Los expertos señalan los retos del sector en 2016
En qué bancos invertir en tiempos difíciles

En qué bancos invertir en tiempos difíciles

Ante un escenario tormentoso para los mercados donde se imponen las pérdidas y la volatilidad, el sector bancario sigue sometido a las presiones bajistas, lo que hace que, por el momento, los inversores prefieren mantenerse al margen. Pero no precisamente los márgenes de las entidades financieras, que empiezan a mejorar, son la causa de que estas estén sumidas en terreno negativo. La incertidumbre regulatoria, la inestabilidad política, un entorno de tipos muy complejo y un euríbor que se encuentra por debajo de cero, son algunas de las dificultades que hacen que los bancos no encuentren regocijo en los mercados.

Pese a la mejora generalizada en las cuentas de resultados en el sector, las dudas sobre bancos de otros países, como Italia, y el miedo a un posible contagio siguen presionando a la baja en las Bolsas. En este escenario, analistas como Juan Gómez Bada, director de inversiones de Avantage Capital, consideran que, pese a que los resultados han sido buenos, servirán principalmente para “recapitalizar a las entidades y no para entregar dividendos a los accionistas”. Aun con todo, las entidades financieras en España siguen frenando el deterioro en sus márgenes de intereses y mejorando en los ratios de capital y perfil de riesgo, lo que lleva a pensar que, un repunte en los mercados, podría hacer que este sector se configurara como una buena apuesta de inversión en los próximos meses.

Santander: La fidelización de clientes, el éxito de su plan estratégico

Ana Botín, presidenta de Banco Santander
Ana Botín, presidenta de Banco Santander

Ni frío ni calor. Eso es lo que debieron sentir los inversores al conocer las cuentas de la entidad. El día en el que Santander divulgó sus resultados de 2015 sus acciones concluyeron con una caída del 0,2%. Ni siquiera la presentación de las cuentas ha servido para establecer un punto de inflexión al comportamiento de su cotización, que en este arranque de año se está viendo arrastrada por la corriente bajista que atraviesan los mercados. Fruto de esta inestabilidad, Santander retrocede un 17,7% en Bolsa y pierde el soporte de los cuatro euros por título. A pesar de esto, Nuria Álvarez, de Renta 4, considera que la evolución subyacente del negocio y de los ingresos ha sido positiva. La experta cree que, a los precios actuales, Santander puede ser una opción interesante para entrar, pero “hay que tener presente que la volatilidad continuará. Las inversiones en Bolsa y, en concreto, en el sector financiero están reservadas en la actualidad para perfiles tolerantes al riesgo”, añade. El consenso de Bloomberg le otorga un potencial del 34%.

En los últimos tres meses del pasado ejercicio, el beneficio de Santander se ralentizó debido a las provisiones. En el conjunto de los 12 últimos meses las dotaciones alcanzaron los 1.718 millones, la mayoría de las cuales se efectuaron en el cuarto trimestre (1.118 millones). Pero con ello incluido, el beneficio de la entidad alcanzó los 5.966 millones, un 2,6% más que en 2014. Sin el efecto de los resultados no recurrentes el resultado habría crecido un 13%. Por su parte, los ingresos aumentaron un 6,2% hasta los 45.272 millones, presionados por los tipos de interés cero que dominan en Europa, la fuerte competencia y el empeoramiento de las condiciones del mercado en Brasil. No obstante, desde Renta 4 creen que los resultados deberían calmar los ánimos. “La entidad sigue mostrándose positiva y se espera una mejora del beneficio neto pese al deterioro del perfil de riesgo que, como ya señalaron en la presentación, continuará en 2016”, afirma Álvarez.

El departamento de análisis de Norbolsa considera que los fundamentales se mantienen y que el precio al que cotiza en la actualidad “ya recoge los riesgos” procedentes de un contexto más complicado. Entre los aspectos positivos se encuentran el programa de compras del BCE que “ayudará a consolidar la recuperación del crédito en Europa”, así como las menores presiones desde el punto de solvencia (cuenta con un exceso de recursos de 15.000 millones), lo que le permitirá centrarse en el crecimiento orgánico a través de programas de fidelización.

El consenso de los expertos resalta la buena evolución de su base de clientes, pilar de su plan estratégico, gracias a la aportación de la Cuenta 1, 2, 3. En los siete meses que lleva en funcionamiento, Santander ha abierto 860.000 cuentas para particulares y espera que en 2016 alcance los dos millones. Entre las pymes (la cuenta se empezó a comercializar hace dos meses), la entidad ha abierto 50.000.

Después de la ampliación de capital efectuada en 2014, la entidad ha mejorado sus ratios de solvencia. A día de hoy el ratio de recursos propios, si aplicara Basilea III, alcanza el 10,05%, por encima del 10% que exige la norma que entrará en vigor en 2019.

BBVA: una opción que despierta interés entre los expertos

Sede del BBVA
Sede del BBVA

A lo largo de 2015 el resultado de BBVA ha estado caracterizado por las operaciones corporativas como, por ejemplo, la integración de CatalunyaCaixa y la consolidación de la entidad turca Garanti. Esto, unido a los efectos del tipo de cambio (peso méxicano y lira turca)han pasado factura al resultado, que tan solo ha crecido un 0,9% hasta los 2.642 millones. En Renta 4 consideran que el banco “ha cumplido con la guía de 2015 con un crecimiento del margen de intereses (diferencia entre lo que cobran por prestar y lo que pagan por pedir) de un dígito en España (+4,4%) y de dos en América del Sur”. De entre las unidades de negocio de la entidad destaca el comportamiento de México que aporta un 46,1% de las ganancias y que, como indica Nuria Álvarez, ha mostrado un fuerte crecimiento de los créditos en moneda local que es de prever que se mantenga en 2016. En lo que respecta a España se espera que en los próximos meses BBVA impulse sus ingresos básicos con la ayuda de las comisiones.

En la recta final de año, la entidad que preside Francisco González ha conseguido solventar algunas de las decepciones del tercer trimestre. De entre ellas, desde la Eafi Didendum destacan la evolución del requisito de capital que concluyó 2015 en el 10,3% después de haberse situado por debajo del 10% en septiembre, así como el éxito de la gestión que ha sabido adaptarse al entorno para crecer en márgenes y reducir la tasa de morosidad. Sin embargo, estas mejoras parece que no han sido suficientes para los inversores.El día que presentó sus cuentas sus acciones se dejaron un 2,16%. Pese a este castigo, y el que acumula desde el inicio del ejercicio (-12,4%), BBVA es la entidad que mejores recomendaciones ostenta entre los expertos. De hecho, el consenso de Bloomberg le concede un potencial cercano al 26,4% hasta los 7,49 euros por acción. Esto se ve confirmado por las recomendaciones. El 52,5% de las firmas que siguen el valor recomiendan comprar;el 32,5%, mantener y solo el 15%, vender. Eso sí, el día que siguió a la presentación de los resultados hasta cinco casas de análisis (Société Générale, Nmas1, RBC, Mediabanca y Kepler) rebajaron su precio objetivo.

Carlos Fernández, de XTB, también elige a BBVA como una de sus opciones preferidas por su menor exposición a los países emergentes y la buena evolución experimentada por el mercado mexicano. Por su parte, Adrián Pernas, de DCM Asesores, cree que uno de los principales catalizadores será la apuesta del banco por el crecimiento orgánico e inorgánico. La firma está pendiente de futuras adquisiciones en España, aunque si bien es cierto, durante la presentación su presidente afirmó que las ganas “son cada vez menores”. El experto resalta, además, el objetivo de volver al dividendo completamente en efectivo que represente entre el 35% y el 40% del beneficio recurrente.

CaixaBank: el negocio de seguros, la llave de los resultados en 2016

Presidente de CaixaBank, Isidro Fainé
Presidente de CaixaBank, Isidro Fainé

Un 3,81% fue el ascenso que se anotaron los títulos de CaixaBank el día en que la entidad presentó sus cuentas.A diferencia de los casos anteriores, los resultados sí han servido a los títulos para hacer un alto en el camino de los descensos.Sin embargo, a pesar de este soplo de aire fresco, la corriente bajista que impera en la renta variable mundial sigue decantando la balanza hacia los números rojos.En lo que va de año, la cotizada retrocede un 18% hasta los 2,63 euros por acción, niveles de agosto de 2016.

Los tres últimos meses del pasado ejercicio estuvieron marcados por las aportaciones al Fondo de Garantía de Depósitos, el efecto negativo de Repsol y las dotaciones extraordinarias relacionadas con cláusulas suelo. Todo ello llevó a CaixaBank a cerrar el trimestre con unas pérdidas de 182 millones. Pero en el conjunto de 2015 el beneficio de la entidad se incrementó un 30%, hasta los 814 millones. Esto estuvo acompañado por un repunte del 11% de los ingresos y la caída de un 25% en las provisiones. Además, el recorte del pasivo minorista permitió un crecimiento del margen de intereses del 4,8%. De cara a 2016, desde Renta 4 esperan que el margen de intereses descienda entre un 4% y un 6% por los efectos de “la eliminación de cláusulas suelo, la menor aportación de la cartera Alco (compuesta fundamentalmente por deuda y en menor medida el efecto de un euríbor en mínimos históricos”. Esto se verá compensado con un crecimiento estimado de las comisiones netas de un 4,6% debido al avance de las comisiones en seguros y activos bajo gestión.

“Las sinergias a obtener por la integración de Barclays, además de la buena evolución del negocio de seguros, repercutirán positivamente en su cuenta de resultados”, señala Adrián Pernas, analista de DMC Asesores, quien explica que la entidad presenta unas ratios de solvencia “sostenibles”. Y es que, actualmente, el ratio de capital de Caixabank se sitúa en el 11,6%, destacando por encima de la media del sector bancario.

Además, para los próximos trimestres, los analistas de la Eafi Didendum esperan que tanto la reducción de gastos como la disminución del coste del riesgo sirvan de catalizadores para el avance de sus resultados, que también se verán impulsados por “la reciente reducción de su participación en Repsol en un 2% al amortizar una emisión de bonos, que consideramos positiva”.

Tras la presentación de los resultados de la compañía el pasado 29 de enero, Société Générale elevó su recomendación hasta retener, fijando un precio objetivo de 2,85 euros por acción, aunque inferior al establecido por el consenso de analistas de Bloomberg, que lo sitúa en los 3,46 euros. Pese a los últimos descensos que ha registrado en Bolsa CaixaBank, la firma posee un potencial del 31,1%. Además, el 30% del consenso recomienda comprar, el 50% aconseja mantener y solo un 20% prefiere vender. Por ello, firmas como Barclays mantienen la recomendación de la entidad en igual que el mercado, al considerar que posee “un riesgo bajo en su modelo de negocio y una fuerte posición en el mercado”.

Bankia: a la cabeza de las entidades en ratios de solvencia

José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia
José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia

Un día antes de que Bankia presentara sus cuentas, la entidad anunció al cierre del mercado uno de los caramelos más apreciados entre los inversores: el incremento del dividendo.En concreto, el banco comunicó que elevaba en un 50% la retribución al accionista hasta los 0,02625 euros por título, lo que supone un pay out (parte del beneficio que se reparte entre los accionistas) del 29%. Al día siguiente, el lunes 1 de febrero, el banco hacía públicos sus resultados de 2015 que arrojaban un beneficio de 1.040 millones, un 39% más que un año antes. Y esto a pesar de que tuvo que hacer frente a nuevas provisiones extraordinarias por las posibles demandas contra la entidad por su salida a Bolsa después de la sentencia del Supremo. Sin esto, las ganancias habrían aumentado un 63,8% hasta los 1.224 millones. Estas dotaciones han sido compensadas, no obstante, por las plusvalías de la venta de City National Bank (CNB) en Miami.
La ratio de capital de Bankia es uno de los aspectos que más destaca de la presentación de resultados. A cierre de diciembre, su nivel de solvencia alcanzaba el 12,3%, por encima de lo que exige Basilea III y gran distancia del resto de bancos.

Los expertos de Norbolsa destacan como uno de los aspectos positivos del pasado ejercicio la defensa de los márgenes en crédito pese a la fuerte caída del euríbor, que el viernes entró en terreno negativo. Esto se debió a la estrategia de orientarse hacia un segmento de mayor spread como las pymes y el crédito al consumo. De cara a 2016, el departamento de análisis de la firma señala que el banco tendrá que hacer frente a una caída de los ingresos debido a la desconsolidación de CNB (119 millones), la eliminación de los suelos hipotecarios (30 millones) y la nueva política comercial que rebajará en 40 millones lo aportado por las comisiones.Además, habrá que sumar la repreciación a la baja de las carteras de Sareb que, según lo anticipado por la entidad, alcanza los 150 millones, por encima de lo previsto por los expertos.
Los analistas de Ahorro Corporación señalan, además, que en el entorno actual la mejora del beneficio “continuará viniendo de la contención de los costes y la caída de las provisiones (ya este año bajaron un 35%).

Entre los catalizadores que pueden servir de impulso a las cuentas y a la acción, Adrián Pernas, analista de DMC Asesores, apunta a un nuevo descenso de la morosidad (en 2015 la tasa bajó el 12,9% al 10,8%) tanto por la caída orgánica de los activos dudosos como por la venta de las carteras de fallidos. Esto se vería completado por el aumento del dividendo y la presentación del plan estratégico en el primer trimestre de 2016.

Las cuentas del pasado ejercicio fueron recibidas por el mercado con entusiasmo.El lunes las acciones se anotaron un 2,19%.A pesar de todo, en lo que va de 2016 la entidad se deja en Bolsa un 20,4%con la barrera del euro por título como principal resistencia, nivel que no recupera desde el 13 de enero.

El consenso de Bloomberg se muestra confiado con la evolución de la entidad en los próximos meses y fija como precio objetivo los 1,17 euros. Es decir, le otorga un potencial de revalorización del 36%. Este optimismo se refleja también en las recomendaciones.Así, el 44,8% de los analistas aconseja comprar mientras que el 27,6% se decanta por mantener y vender a partes iguales. Desde que la entidad divulgara sus cuentas, cinco firmas de análisis han recortado su precio objetivo, algunas incluso en dos ocasiones. Es el caso de AlphaValue que rebajó, además, la recomendación a reducir desde añadir.

Popular: la mejora del perfil de riesgo, el reto de los próximos meses

Presidente de Banco Popular, Ángel Ron
Presidente de Banco Popular, Ángel Ron

Los resultados de Popular convencieron a los inversores y el día de la presentación sus títulos se anotaron un 6,95% debido a “las menores provisiones, la reducción de costes y la mejora de la calidad de los activos”, tal y como apuntan desde la Eafi Didendum. Sin embargo, la alegría duró poco y en las sesiones sucesivas las ventas volvieron a apoderarse de los títulos de la entidad que se sitúan en los 2,3 euros, niveles de agosto de 2013. Las razones de estos descensos hay que buscarlas no solo en el comportamiento de la renta variable mundial, sino también en las revisiones de los expertos.A lo largo de la última semana cinco casas de análisis han recortado el precio objetivo. De entre ellas destaca Société Générale que lo ha rebajado un 15,8% desde los 4,1 euros a los 3,45.A pesar de esto, y del descensos del 23,2% que acumula en lo que va de año, el consenso de Bloomberg le otorga un potencial del 41%. Eso sí, la mayoría de las firmas se decantan por vender (40,6%) mientras que el 31,3% aconseja mantener y el 28,1%, comprar.

En 2015, Popular ganó 105 millones, un 68% menos que un año antes debido a los saneamientos extraordinarios asociados a las cláusulas suelo. Entre los aspecto más positivos de su negocio, Nuria Álvarez, de Renta 4, destaca la posición de liderazgo en el segmento de pymes, lo que “le proporciona una mayor rentabilidad. El crecimiento continuado en este mercado le permite compensar en cierta medida la eliminación del suelo”. De cara a los próximos meses Álvarez y los expertos de Ahorro Corporación coinciden al señalar que las cuentas continuarán estando apoyadas en la mejora del perfil de riesgo que esperan que se sitúe en el rango de 90-100 puntos básicos, todavía por encima de la banca doméstica (80 puntos) y la presión por elevar los ingresos.

Adrián Pernas considera como catalizadores la reducción de morosidad (a cierre del año la tasa alcanzaba el 12,86%, a la cabeza del resto de entidades), las caída de las provisiones y la venta de los activos inmobiliarios improductivos de que arrastra desde la crisis.

La entidad intentó calmar los rumores que existen sobre la posibilidad de que Popular forme parte de una operación corporativa ahora que su cotización ha caído de manera significativa. Ante esto, la dirección señaló que analiza las opciones, pero siempre como comprador.

Sabadell: TBS, la apuesta con la que refuerzan las cuentas

TSB, banco británico adquirido por Sabadell
TSB, banco británico adquirido por Sabadell

En una jornada en la que el Ibex gozó de una espectacular alza gracias al rebote del petróleo, Banco Sabadell aprovechó para marcarse una subida de casi el 12% con motivo de la presentación de resultados, un ascenso que no alcanzaba desde julio de 2013. La entidad, que multiplicó su beneficio anual hasta los 708 millones de euros, logró con su subida en Bolsa sobreponerse a las caídas que llevaba arrastrando desde que comenzara el año. Y es que el grupo con sede en Cataluña suma un descenso del 1,4% en lo que va de 2016 en comparación con el rango del 12% y el 20% que acumulan los bancos del Ibex.

Los resultados del cuarto trimestre, con los que la entidad ganó 128 millones de euros, “han mostrado, además, un buen comportamiento, superando nuestras estimaciones y las del consenso en el conjunto del año”, señalan desde Renta 4, quienes explican que lo más destacable es la fortaleza que muestra el margen de intereses –que alcanzó los 963 millones de euros– en un contexto complejo de tipos cercanos a cero.
En este sentido, Victoria Torre, jefa de análisis y producto de Self Bank, explica que, en el entorno actual, los bancos han sabido adaptarse bien. “Ante la presión que supone unos tipos en mínimos, las entidades han compensado esa debilidad vía crecimiento de las comisiones”, apunta la experta. Además, según explican desde Renta 4, en Sabadell “no se muestran preocupados por la incertidumbre política que existe actualmente y no esperan ningún impacto negativo en la evolución del crédito esperada”.

No obstante, de no ser por la compra de TSB, los resultados de Banco Sabadell no hubieran registrado un alza tan destacada. Y es que el banco británico que la compañía adquirió en 2015 ha aportado 122 millones de euros en beneficio atribuido, además de generar un beneficio extraordinario (por fondo de comercio negativo) de 231 millones de euros, lo que se ha traducido en buenas recomendaciones desde las casas de análisis. Así, el pasado 29 de enero, cuando la compañía presentó sus resultados, firmas de análisis como Mirabaud Securities o Beka Finance elevaron la valoración de la entidad hasta comprar fijando, esta última, un precio objetivo de 2,25 euros. Actualmente, el consenso de analistas de Bloomberg sitúa el valor de sus acciones en los 1,94 euros y le otorgan un potencial en Bolsa del 25,2%.

Bankinter: una menor tasa de mora reduce a la mitad sus provisiones

Maria Dolores Dancausa, presidenta de Bankinter
Maria Dolores Dancausa, presidenta de Bankinter

Con una subida de más del 5% Bankinter celebró sus resultados el día de su presentación. La entidad, que consiguió incrementar sus beneficios un 36,3% en 2015, lo hizo gracias al aumento de los ingresos recurrentes y a la mejora de la calidad de sus activos. En un entorno marcado por la incertidumbre política y la inestabilidad en los mercados, Bankinter destaca “positivamente al mejorar su margen de intermediación, sus comisiones y sus provisiones”, señala Juan Gómez Bada, director de inversiones de Avantage Capital.

La compañía, que ha conseguido reducir sus provisiones en casi la mitad desde 2014 gracias, entre otros, a la mejora en el ratio de mora (4,13%, el más bajo del sector), sigue manteniendo su cotización en los mercados en torno a los seis euros, muy cerca del precio que fija el consenso de analistas de Bloomberg, que sitúa sus títulos en los 6,68 euros.
Desde que la entidad presentara sus resultados el pasado 21 de enero, solo dos firmas han cambiado su recomendación: Mirabaud Securities y Société Générale, que mejorararon la valoración de la entidad hasta comprar y retener, respectivamente. Además, según destacan desde Renta 4, “Bankinter acumula un mejor comportamiento relativo al Ibex y sus comparables”. Y es que, “el perfil de riesgo del banco, una elevada rentabilidad, niveles de capital sólidos o un dividendo íntegramente en efectivo” son los factores que explican ese mejor comportamiento. Por ello, la entidad sigue resistiendo en los mercados con una de las caídas acumuladas más leves respecto a la media del sector bancario.

Liberbank: los mercados, cautos ante el contrasplit de acciones de la entidad

Logo de Liberbank
Logo de Liberbank

Liberbank parece no haber salido del todo airoso tras el contraslipt que llevó a cabo. Desde que el pasado 11 de enero empezaran a cotizar sus títulos agrupando una nueva acción por cada tres antiguas, la compañía se ha dejado más de un 39% en Bolsa, casi el triple respecto al 13,9% que perdió en todo el ejercicio 2015.

Pese a ello, las cuentas que la compañía presentará el próximo 24 de febrero se saldarán con ganancias, según prevén los expertos. Y es que el consenso de analistas de Bloomberg estima que la entidad ganará 167 millones de euros, frente a los 117 millones del año anterior, lo que determinará también su evolución en los mercados, que no han celebrado precisamente de forma efusiva el contrasplit del banco. El agrupamiento de acciones llega en plena marea especulativa sobre posibles nuevas operaciones corporativas en las que la entidad podría verse envuelta, lo que podría beneficiarle. “La manera de apostar por el sector bancario sería decantarse por futuras operaciones corporativas, aunque no parece que se vayan a producir en el corto plazo”, apunta Victoria Torre, jefa de análisis y producto de Self Bank, quien asegura que, entre las opciones que podrían ser factibles, estaría Liberbank “debido a su tamaño, precio o zona de influencia geográfica”.

Desde que las nuevas acciones de Liberbank cotizaran en el mercado, tan solo una firma de análisis ha elevado su recomendación hasta situarla en neutral. No obstante, la entidad parece tener un largo recorrido, ya que posee casi un 74,8% de potencial en Bolsa.