¿Qué cambiará cuando dejen de existir las tarjetas SIM en 2017?

¿Qué cambiará cuando dejen de existir las tarjetas SIM en 2017?

Hemos pasado de la SIM a la micro SIM, y de esta anterior a la nano SIM. Pero lo próximo será la llegada de la eSIM en 2017, lo que quiere decir que dejaremos de utilizar una tarjeta física externa y en su lugar los teléfonos inteligentes ya incorporarán el chip correspondiente. Un cambio que, por una parte, ahorrará los costes derivados de su fabricación y la fabricación de los slots correspondientes en los teléfonos inteligentes, pero que también supondrá modificar algunos otros puntos, probablemente más interesantes que este anterior.

Ya se han dado ciertos pasos en este sentido, y durante el año anterior tuvimos los más importantes de la mano de Telefónica y Apple. La primera de ellas, con su operador de telefonía Movistar, mostraba un avance de esta tecnología en el Mobile World Congress. La segunda, mantiene ya operativa su eSIM en los últimos iPad, aunque con un servicio que es válido únicamente en los Estados Unidos.

¿Qué va a cambiar con las eSIM?

Como adelantábamos, el cambio más evidente es que dejaremos de utilizar una tarjeta física externa, y el chip irá directamente incluido en los teléfonos inteligentes y tabletas. Esto, evidentemente, controlado con un software -o más bien, un firmware- que contenga la información sobre los operadores de red y sus perfiles correspondientes, así como el vínculo directo a los planes del operador vía Internet.

Es decir, que no estaremos vinculados a un operador por la tarjeta SIM, luego se eliminarán los retrasos en la portabilidad y migración, además de que se evitarán los cambios de la SIM física por modificaciones en la infraestructura del operador, algo que recientemente ha ocurrido con los clientes de Pepephone o Symio por la evolución en favor de la telefonía móvil 4G. Por otra parte, también facilitará la contratación de planes.

En el campo del roaming, los usuarios tendrán más fácil la contratación, directamente desde sus dispositivos móviles y sin acudir a un establecimiento físico, de cualquiera de los planes disponibles en el país en que se encuentren. Ahora bien, también dará la posibilidad de imponer 'límites' o restricciones SIM-lock para itinerancia o la compatibilidad fuera de un mercado determinado.

Normas