Entrevista con Pablo López-Aranguren, director del canal asesor de Aegon

“Si el cliente está bien perfilado, puede estar tranquilo”

Pablo López-Aranguren, director del canal asesor de Aegon.
Pablo López-Aranguren, director del canal asesor de Aegon.

En 2014 la aseguradora decidió crear el canal asesor para que posibles ahorradores supieran qué hacer con su dinero. Hace medio año se incorporó Aegon Activos, una agencia de valores que ofrece 30 fondos de arquitectura abierta destinados a planificar mejor la jubilación.

Pregunta. ¿Por qué una aseguradora se mete a asesorar?
Respuesta. La misión que tenemos en Aegon es ayudar a la gente a responsabilizarse de su futuro financiero y partimos de una realidad social que lo que está demandando es protección y planificación. Que vayamos a vivir más años es una gran noticia, pero lleva asociada la necesidad de un mayor análisis y reflexión si queremos mantener nuestro bienestar. Queremos que los clientes reflexionen, vean cuál es su realidad y, a partir de ahí, que puedan tomar sus decisiones conscientemente.

P. ¿Qué les llevó a incorporar fondos a sus propuestas de ahorro?

"Estamos sobreponderados en renta variable sobre la fija. Pensamos que los bonos corporativos tienen recorrido”

R. Vimos que los fondos de inversión pueden generar un servicio mucho más adecuado a la demanda que ahora mismo hay en el mercado. Pensábamos que con ellos se redondeaba nuestra oferta de unit linked, PPA (planes de previsión asegurada) y planes de pensiones.

P. ¿Son los fondos de inversión un instrumento adecuado para la jubilación?
R. Partimos siempre de la concienciación. Lo importante es que exista esa planificación y que sea sistemática. En ese contexto, cualquier opción de inversión o de ahorro que permita planificar a largo plazo y cuantificar esas aportaciones a nosotros nos parece razonable. ¿Cuál es el ahorro más idóneo? Ahí hay parámetros como la liquidez o la fiscalidad tan definidos que cada persona va a generar una solución diferente.

P. ¿Qué patrimonio hay que tener para acceder a sus recomendaciones?
R. No hay importe mínimo de filtro. Pero entendemos que cuando uno tiene 25 o 30 años es cuando tiene que calar el mensaje de la necesidad de ahorrar, y que ese ahorro sistemático, junto al interés compuesto, haga que la planificación cubra el desfase que podemos encontrar cuando nos jubilemos. Nuestro perfil medio es una persona de unos 40 años que tiene un sueldo bruto a partir de 35.000 o 40.000 euros anuales, y que vemos que su estructura económica y familiar es estable, por lo que empieza a tener sentido planificar esa jubilación.

P. ¿Cree que ha aumentado la concienciación de ahorrar de cara a la jubilación?
R. El estudio sobre preparación para la jubilación del Instituto Aegon refleja una carencia evidente. El mensaje está, pero hace falta la concienciación. Por eso buscamos un impacto social que sea educacional e intentamos generar un compromiso compartido de que tiene que dar el paso de ahorrar y nosotros vamos a estar a su lado para ayudar.

P. Las recientes reformas, ¿ayudan a esa concienciación?
R. Cualquier tipo de reforma que busque canalizar el ahorro a largo plazo para nosotros es positiva y bienvenida.

P. ¿Qué recomiendan para este año?
R. Ahora estamos sobreponderados en renta variable sobre la fija, aunque pensamos que los bonos corporativos tienen recorrido. Dentro de Bolsa estamos proponiendo Europa, porque tiene una valoración positiva frente al potencial de rentabilidad, y Japón también nos gusta, pero lo tenemos con menor peso dentro de las carteras. Lo que recomendamos es tener un perfil de riesgo adecuado. Para nosotros eso es esencial y es lo que da estabilidad al año. Este ejercicio va a tener diferentes simetrías, volatilidad, y ahí aconsejamos muchísima prudencia y también mucha paciencia.

P. Con lo prudente que es el inversor español, ¿acepta ese poquito más de riesgo?
R. Hasta hace poco, invirtiendo en depósitos tenías unas rentabilidades aceptables. Con los tipos de ahora es verdad que hay que dar un paso más en asunción de riesgo. En ese sentido, insistimos en la importancia de hacer el perfilado adecuado. Aunque haya volatilidad, si el cliente está bien perfilado, puede estar tranquilo. Y si está tranquilo es que hemos hecho bien nuestro trabajo.