Los mayores recortes llegarán en una reunión en diciembre

VW reduce en 1.000 millones sus inversiones para 2016

El consejero delegado de Volkswagen, Matthias Mueller, en la presentación del plan de recorte.
El consejero delegado de Volkswagen, Matthias Mueller, en la presentación del plan de recorte. REUTERS

El escándalo de las emisiones de Volkswagen comienza a tener un impacto directo en los planes futuros de la compañía. La previsión de los posibles costes que tenga esta crisis (reparaciones, multas, etc.) ha afectado a las previsiones de inversiones del grupo automovilístico, que el viernes fueron recortadas en 1.000 millones.

El grupo destinará en 2016 en torno a 12.000 millones de euros a inversiones, un 8% menos de lo que tenía previsto en su anterior plan de negocio. La automovilística alemana presentó ayer este recorte tras una reunión del consejo de administración. “Nos vamos a ver en un periodo de incertidumbre y volatilidad y tenemos que adaptarnos”, señaló el presidente de la compañía, Matthias Müller, tras el encuentro. “Todo lo que no sea imprescindible será eliminado o pospuesto”, apuntó.

El consejo de administración del grupo volverá a reunirse el próximo 9 de diciembre para abordar la crisis delas emisiones. Según informaba el viernes la agencia Bloomberg, se estaría preparando un plan de ajuste mayor para cubrir las consecuencias del trucado de las emisiones. La compañía tenía hasta el viernes para presentar un plan de acción ante los reguladores estadounidenses.

La empresa ha firmado, segñun informaron Reuters y la CNBC, un crédito de 20.000 millones con trece entidades financieras, previsiblemente para hacer frente a las consecuencias de este escándalo.

Frente a este recorte, la compañía anunció el aumento en 100 millones de la inversión en vehículos de energías alternativas como son los híbridos y los eléctricos. “No vamos a cometer el error de ahorrar en nuestro futuro”, aseguró Müller. “Planeamos ir más allá en la apuesta por la digitalización”, comentó, poniendo el foco en los sistemas eléctricos de rápido desarrollo. Dara prioridad a las marcas Audi, VW y Porsche.

El grupo explicó en una nota que la mayor parte de las inversiones irán a nuevos productos, al desarrollo de las plataformas modulares, así como al aumento de capacidades. Estos fondos irán, por ejemplo, al Golf de la próxima generación, al Audi Q5, a la nueva fábrica de Polonia y a los adelantos en electrización de las plataformas modulares. El 50% de los 12.000 millones irá a las 28 factorías alemanas.

El recorte en la inversión va a afectar algunos proyectos como la construcción de la nueva fábrica de diseño prevista en la localidad alemana de Wolfsburgo. Además, la compañía ha anunciado que revisará la construcción de una planta de pintura prevista en México y la nueva generación del modelo Phaeton. No obstante, Müller garantizó que, pese a esta revisión de los gastos, “haremos todo lo posible para mantener a la plantilla a bordo”.

El plan de recorte no afecta a la joint venture que tiene la compañía en China, cuyos planes alcanzan 4.400 millones de euros de inversión. Estas inversiones saldrán de los fondos propios de las sociedades que tiene la compañía en el gigante asiático.

El grupo automovilístico anunció además un cambio en la composición del consejo de vigilancia del grupo. La compañía ha dado acceso a Jörg Hoffman, del sindicato IG Metall, y a Jonah Järvklo, del sindicato sueco Swedish Metal Workers. Según informó la empresa, estas designaciones se producen después de las renuncias de Berthold Huber y de Hartmut Meine.

Normas
Entra en El País para participar