Los analistas creen que tendrá que vender Bugatti o Bentley

El escándalo de las emisiones amenaza al grupo Volkswagen

El escándalo de las emisiones amenaza al grupo Volkswagen

Los costes económicos del escándalo por la manipulación de las emisiones de gases contaminantes en los vehículos diésel en el grupo Volkswagen se disparan. España, Italia, Alemania, Francia y EEUU han iniciado ya distintos procedimientos judiciales contra la automovilística y las plataformas de afectados por Volkswagen que buscan las vías de reclamación se multiplican. Con estas mimbres, los analistas entienden que el conglomerado no podrá mantener las 12 marcas de vehículos que agrupa bajo su paraguas. Y ponen el acento en las superfluas, como las de superlujo, o las no rentables, como Seat.

No es el cálculo que ha hecho de momento la compañía. El nuevo presidente de Volkswagen, Matthias Mueller, afirmó hace tres semanas que “Volkswagen no necesita una revolución” y que “paralizarían o retrasarían sólo las inversiones no esenciales para el futuro de la compañía” para recortar costes de cara a hacer frente a las demandas, multas y reparaciones de los 11 millones de vehículos afectados en todo el mundo por esta manipulación de las emisiones. Solo en Europa, la empresa tiene que llamar a revisión en talleres a 8,5 millones de coches. La empresa ha provisionado unos 6.500 millones de euros de las cuentas del año pero esta cantidad será claramente insuficiente.

Y es que el escándalo puede costar a la enseña entre 30.000 y 50.000 millones de euros, en el peor escenario, según las cuentas de expertos en el sector como el Centro de Gestión del Automóvil, en la Universidad de Ciencias Aplicadas de Bergisch Gladbach (Alemania). “Volkswagen tiene varias marcas que caen bajo la calificación de puramente decorativas”, señaló el director de este centro, Stefan Bratzel.m “Bugatti, Lamborghini o Ducati no son centrales para el negocio de la compañía en términos de rentabilidad”, señala.

Un abanico de marcas superfluas

Seat no ha sido rentable desde 2007 hasta junio de 2015


La automovilística alemana se ha hecho, en los últimos años, con una cartera de marcas de superlujo que incluyen el fabricante de motocicletas italiano Ducatti, la también italiana marca de deportivos Lamborghini y las enseñas británica y francesa de alto lujo Bentley y Bugatti, respectivamente.

Dentro de que no son marcas con unos volúmenes de ventas altos por el segmento en el que se encuentran, su rentabilidad también está cuestionada. Bentley ha recibido en sus cuentas el impacto de la ralentización de las ventas en el mercado chino. El beneficio operativo de la británica en el primer semestre ha caído un 43%, hasta los 54 millones de euros. El grupo no facilita datos financieros específicos de Lamborghini o Bugatti pero no tienen una contribución significativa en los beneficios económicos del grupo.

De hecho, Bugatti, que vende unos 10 coches al año por un millón de euros cada uno, nunca ha sido rentable desde que Volkswagen comprara la marca francesa en 1998. “Bugatti estaría entre el grupo de marcas consideradas superfluas dentro del grupo Volkswagen”, afirmó el analista de NordLB, Frank Schwoppe. “Son enseñas que impulsan la imagen de marca en los buenos tiempos, fortalecen la idea de calidad del grupo pero en vacas flacas como las actuales, el público quiere saber qué pretende conseguir Volkswagen manteniendo estas marcas”.

Seat, a examen


Además de estas marcas potentes en imagen pero que no dan beneficios, las hay menos rentables que el resto como es el caso de la marca Seat, que también estaría bajo el escrutinio de los analistas sobre si merece la pena que la marca se desprenda de ella. Seat no ha dado beneficios hasta el primer semestre de 2015 desde el año 2007 y los expertos ven un claro solapamiento entre sus vehículos y los productos de la marca checa, también del grupo, Skoda.

La marca ha dado sin embargo beneficios positivos en este primer semestre, hasta 52 millones de euros y está considerada “un activo estratégico” dentro de la compañía. A su favor juega que ya hay aprobado un nuevo vehículo para la marca, un todocamino compacto que se fabricará en Chequia.

Normas
Entra en El País para participar