La petrolera cae en Bolsa tras abrir al alza

El plan de ajuste de Repsol agita el mercado: las claves de su nueva estrategia

¿Qué ha anunciado Repsol hoy?

La petrolera ha planteado las líneas generales de su estrategia para los próximos cinco años. La estrategia pasa, fundamentalmente, por un ajuste en casi todos los capítulos, enfocado a conseguir ahorros cercanos a los 20.000 millones de euros de aquí a 2020. La empresa resume: pasa de tener una estrategia de crecimiento a la creación de valor para el accionista y la resistencia a precios bajos.

¿Por qué?

La caída del precio del petróleo (actualmente en torno a los 50 dólares) motiva este plan, enfocado a mantener el rating de la empresa y los objetivos de deuda, así como el dividendo que se abona actualmente al accionista, aunque el petróleo se mantenga en los precios actuales. El objetivo es que en 2020 la compañía sea capaz de generar caja (después de dividendos) con el petróleo a 45 dólares (actualmente este breakeven está en 60).

REPSOL 17,16 0,73%

¿Cómo ha reaccionado la Bolsa?

Comportamiento contradictorio el de la acción de Repsol. Subía el 2% después de publicar en la CNMV su nuevo plan estratégico, y ha llegado a avanzar el 3,8%. A mediodía, no obstante, el valor ha girado violentamente a la baja, llegando a marcar caídas del 5%. Al cierre, desciende un 4,28%. En lo que va de 2015, y afectada por el precio del petróleo, baja el 25%.

¿Cuáles son las líneas generales del plan?

La partida más importante son las nuevas desinversiones, 6.200 millones de euros, y la reducción de nuevas inversiones. Además, se prevé mantener el dividendo en acciones, lo que ahorra caja, se plantean nuevas sinergias y se emitirán 1.400 millones en deuda híbrida. Todo, para generar efectivo aun en el peor escenario (petróleo a 50 dólares), llamado "escenario ácido" por la empresa.

¿Cuáles son las desinversiones?

Sumarán 6.200 millones de euros, después de que la empresa ya haya vendido activos por 1.000 millones tras la compra de Talisman. Repsol pretende “mejorar el portafolio a través de ventas de activos no vinculados al precio del petróleo o con alto breakeven”. El plan prevé ventas por 3.100 millones entre 2016 y 2017 otros 3.100 millones entre 2018-2020. Repsol señala que la venta de parte del negocio de gas canalizado "generará 700 millones de euros (100 millones en 2015 y 600 millones que se contabilizarán en 2016)".

¿Y la reducción de inversiones?

Se espera que en dos años el gasto anual en inversiones baje un 40% sobre los cerca de 7.500 millones actuales. La reducción más importante será en el negocio de exploración, donde se pasará de unos 2.100 millones de los últimos años a 900 en el periodo 2016-2020. La mayor parte de los ajustes se producirán en recursos no convencionales, más sensibles al precio.

¿Habrá ahorros de costes?

También contempla un programa de recorte de costes a través de un plan de eficiencia, que se sumarán a las sinergias detectadas con Talisman y que ascienden a 350 millones (antes se preveía 220 millones). En total, se espera unos ahorros de costes, incluyendo las sinergias, de 2.100 millones de euros anuales a partir del 2018.

¿Cuáles son las previsiones de beneficio?

En cuanto a la previsión de beneficios, el grupo espera lograr un ebitda de 5.400 millones este año que se duplicaria en 2020 hasta los 11.500 millones en un escenario que llama "base" (previsión de barril de crudo en torno a 80 dólares). En caso de un escenario "ácido" (barril de petróleo en 50 dólares), el objetivo de ebitda para 2020  aumentaría un 50%, hasta alcanzar los 7.900 millones.

La compañía ya adelantó ayer a la CNMV que espera registrar un beneficio neto de entre 1.250 y 1.500 millones de euros este año, lo que supone una caída de entre el 22% y el 7% sobre el resultado de 2014 (1.612 millones), debido al impacto de los bajos precios del crudo, informa Efe.

¿Qué opinan los analistas?

Sonia Ruiz De Garibay, de Beka Finance, considera en una nota publicada hoy que Repsol es un valor con un futuro brillante: "Con un potencial relevante cercano al 40% seguimos pensando que Repsol es una opción muy atractiva en estos niveles y consideramos que es una de las opciones más defensivas dentro del sector gracias a la competitividad y eficiencia de su negocio de refino". Eso sí, el análisis no incluye la presentación del plan estratégico realizada esta mañana. 

 Goldman Sachs mantiene el precio objetivo en 11 euros por acción y la recomendación en vender: "Cuestionamos la capacidad de la compañía de alcanzar sus objetivos", aseguran, según Bloomberg. El banco estadounidense tiene tudas sobre la capacidad de emitir más deuda híbrida y resalta la necesidad de reducir su deuda hasta el entorno de entre los 5.000 y los 7.000 millones de euros en los próximos dos años para mantener su rating con un barril de petróleo entre los 65 y los 75 dólares. Goldman añade que su previsión del precio del crudo es inferior al escenario base de Repsol y que es muy optimista al considerar que obtendrá un margen de refino de 6,4 dólares por barril.

Jefferies mantiene su recomendación en mantener con un precio teórico también de 11 dólares por acción, según Bloomberg. El bróker advierte de que el plan tiene muchos temas en el aire –entre ellos, el precio del crudo–  y que asume que conseguirá unos objetivos ambiciosos en el ámbito de de las desinversiones. Así, Jefferies ve limitadas razones para modificar al alza su recomendación de mantenerse neutral con la petrolera. 

"La compañía ha destacado su capacidad para generar valor, y ha puesto también el foco en un ambicioso programa de eficiencia con los que obtendrá 2.100 millones de ahorros y sinergias. Algunas partes del plan generan algunas dudas, como la reducción de inversiones. [...] También hay un foco de incertidumbre en la pérdida de valor mencionada por la compañía en activos en Norteamérica, sin que se haya entrado en detalle al respecto", señala Victoria Torre, de Self Bank. Esta experta también cree que el plan deja dudas en el aire como "la pérdida de valor mencionada por la compañía en activos en Norteamérica" o el precio del petróleo que maneja, lo que le lleva a pensar que "algunos aspectos del plan de Repsol pueden resultar algo optimistas".

Por su parte, desde el departamento de análisis de Renta 4 valoran positivamente el plan y consideran que "debería contribuir al mantenimiento del grado de inversión". En su opinión, el plan "busca la neutralidad en el flujo de caja, adaptando para ello su capex al flujo de caja que sea capaz de generar en el complicado entorno actual de precios del crudo, y mantiene el foco en la mejora de eficiencia y en la desinversión de activos no estratégicos".

Gemma Hurtado, gestora de Mirabaud Equities Spain, también extrae una buena conclusión del plan.“Van a crecer en producción reduciendo costes, es decir, será una compañía más eficiente.Creo que es un plan ejecutable, aunque tal vez las dudas del mercado lleguen de la capacidad de Repsol para llevar a cabo sus objetivos de desinversiones”, aporta.

Normas