Se impone la prudencia entre los inversores

Lo que moverá los mercados tras la Fed y Grecia

Dos agentes trabajan desde sus pantallas.
Dos agentes trabajan desde sus pantallas. EFE

Después de la Fed y Grecia, los analistas coinciden en que los inversores están en ‘modo prudente’ y prefieren no arriesgar hasta que nuevos indicadores económicos arrojen luz sobre la evolución de las economías. Prueba de esta cautela es la volatilidad que domina las Bolsas y la apuesta de los inversores por los activos de menor riesgo. "Iremos adaptándonos a un contexto mejor para los bonos que para las Bolsas después de la inacción de la Fed", apunta Bankinter.

El efecto de la Fed: Pese a haber digerido ya la decisión de la Reserva Federal (Fed) de no subir los tipos de interés, los mercados siguen condicionados por los motivos que han llevado a la autoridad monetaria estadounidense a actuar así. "La preocupación ahora está en los términos utilizados en el comunicado. No subirlos (los tipos) porque hay nuevas amenazas de medio y largo plazo para el crecimiento global vuelve a suponer una amenaza para los mercados", sostienen en Unicorp Patrimonio.

Se mantiene pues la incertidumbre que reina en los mercados desde hace semanas, lo que se traduce en altas dosis de volatilidad, al menos en el corto plazo.

Bankinter afirma que la Fed no ha hecho sino reconocer que en su toma de decisiones sí afectan los acontecimientos internacionales. “Equivale a aceptar un cierto papel de banco central global árbitro de la economía mundial”, apunta la entidad.

“Lo que ahora tenemos claro es que hasta que la Fed inicie el proceso de subidas de tipos los mercados van a seguir muy condicionados por ello, siendo poco factible que los inversores se decanten por incrementar posiciones en los activos de mayor riesgo, como es la renta variable, manteniéndose a la defensiva hasta entonces”, aseguran desde Link Securities.

Indicadores económicos: Se publicarán algunos datos que merecen la atención de los inversores, ávidos de determinar cuál es el estado real de las economías desarrolladas.

Se esperan el miércoles las lecturas preliminares del mes de septiembre de los índices adelantados de actividad de los sectores de las manufacturas y de los servicios en la zona euro y de las manufacturas en EE UU. Y el jueves se publicarán en Alemania el índice IFO, que mide la confianza de los empresarios alemanes en la economía del país.

“Cualquier deterioro significativo de estos indicadores penalizará el comportamiento de la renta variable y, si las lecturas están en línea o mejoran lo esperado por los analistas, tranquilizarán a los inversores”, señalan en Link.

Atentos a China: La desaceleración de la economía china sigue generando preocupación entre los inversores, así como el mercado de divisas asiático. Esta semana se conocerá l PMI manufacturero Caixin preliminar de septiembre, donde el mercado descuenta cierta mejora. “Será la principal referencia a la que los inversores prestarán su atención, puesto que podría moderar los temores a una excesiva desaceleración del gigante asiático y su impacto en el ciclo económico global”, opinan en Renta 4.

Estabilidad en Grecia: Grecia pasa a segundo plano después de que los comicios celebrados ayer en Grecia hayan vuelto a dar la victoria a Syriza, cuyo líder y primer ministro heleno, Alexis Tsipras, ya ha confirmado que repetirá el pacto de gobierno con el grupo nacionalista de derechas Griegos Independientes (ANEL).

Sin necesidad de pactar con un tercer partido para tener mayoría parlamentaria, estas elecciones aseguran, al menos de momento, estabilidad política en Atenas, y el cumplimiento de los acuerdos firmados con los acreedores.

Renta 4 apunta que “la victoria de Syriza se traducirá en políticas continuistas que permitan hacer efectivos los planes del tercer rescate al país, por lo que no esperamos reacciones de los mercados por este motivo”.

Tensión en España por Cataluña: En el plano doméstico, las elecciones autonómicas en Cataluña el próximo domingo añaden tensión a los inversores por el "elevado riesgo de que su desenlace coloque al Ibex en una situación más comprometida que el resto de las Bolsas europeas", dice Bankinter.

Normas