La versión de su sistema operativo será Android Lollipop
Desvelan cómo será el teléfono con Android Nokia C1

Desvelan cómo será el teléfono con Android Nokia C1

El muerto está muy vivo, como en alguna ocasión seguro que se ha escuchado. En este caso nos referimos a Nokia, compañía que tiene previsto volver al mercado de la telefonía en el año 2016, justo cuando acaban las condiciones impuestas por Microsoft una vez que los de Redmond compraron el negocio móvil de los finlandeses. Y, como muchos esperaban y deseaban, el nuevo modelo de esta compañía “abrazará” a Android.

El modelo en concreto se llamará Nokia C1 y será el compañero de viaje del tablet que ya tiene en el mercado esta empresa, y que ha sido uno de los modelos que han llamado la atención últimamente (incluye una interfaz personalizada por encima del sistema operativo, esto es importante saberlo). El caso es que el nuevo teléfono de esta compañía, que todo apunta que será fabricado por Foxconn -ya que no dispone actualmente de fábricas propias-, utilizará Android Lollipop.

Por cierto, cabe la posibilidad que sean dos los modelos que los finlandeses pongan en juego desde un primer momento, ya que se ha conocido hace un tiempo al Nokia 1100, un modelo de gama media/baja, que nada tiene que ver con el C1, orientado a un segmento del mercado superior, como se podrá ver a continuación.

Diseño muy reconocible

Lo primero es indicar que se espera que el sistema operativo incluya la misma personalización que se ha visto en el tablet Nokia N1. Esto no quiere decir que le falte alguna funcionalidad habitual, simplemente que su aspecto es diferente y que algunas operaciones se realizan de otra forma, pero nada se echará en falta en el uso diario.

Teléfono Nokia C1

El acabado del nuevo Nokia C1 todo apunta a que será metálico, con unas líneas que recuerdan bastante al iPhone de Apple. Es decir, que tiene un cuerpo de una pieza (unibody). Dispondrá de un altavoz en la parte baja y, además, la cámara estará situada en la parte superior, centrada, y no sobresaldrá mucho de la carcasa. Los laterales serán curvados y los marcos realmente reducidos.

La pantalla del nuevo teléfono será de 5 pulgadas, por lo que no será un phablet, y la resolución de esta Full HD. En cuanto a la RAM, esta será de 2 GB, por lo que no le permitirá ser parte de la gama alta, pero casi. Una pequeña sorpresa: el procesador parece que será un modelo de Intel, por lo que no utilizará uno con arquitectura de ARM. Finalmente, otra característica que se ha conocido es que la cámara principal será de 8 megapíxeles y la secundaria de 5 Mpx. En definitiva, nada que impresione, y parece que la idea es tener un acercamiento con el mercado para conocer cómo está la situación actual en este y si la marca todavía es reconocida.

El caso es que cada vez está más cerca la vuelta de Nokia al mercado de los teléfonos y veremos si consigue tener éxito en él (con la mitad de lo que obtuvo en su día ya estaría más que bien). Pero, lo cierto, es que todo es muy complejo ahora, pero la elección de Android parece un acierto.

Normas
Entra en El País para participar