Uniformarse será parte de su jornada laboral

Un mecánico alemán cobra 375 euros por ponerse el peto

Un taller alemán deberá pagar a su mecánico por el tiempo que emplee en ponerse el uniforme.
Un taller alemán deberá pagar a su mecánico por el tiempo que emplee en ponerse el uniforme. Getty Images

Un mecánico alemán cobrará 375,04 euros por el tiempo que empleó entre marzo y octubre del año pasado en ponerse y quitarse el uniforme de trabajo, tras demandar al taller municipal en el que trabaja y que consideraba que esa tarea debía realizarla fuera de la jornada laboral.

Según un comunicado de la Audiencia Provincial de lo Laboral de Düsseldorf, las partes llegaron hoy a un acuerdo después de que el tribunal aconsejara que el tiempo gastado en ponerse el mono fuera incorporado a la jornada laboral, aunque rechazó la pretensión del mecánico de incluir también la ducha.

La audiencia se remite a jurisprudencia previa del Tribunal Federal de lo Laboral, que estableció que el tiempo invertido en cambiarse forma parte de la jornada si el uniforme es un requisito establecido "en interés" de la propia empresa y si está prohibido usar la ropa propia en el trabajo.

En este caso, el mecánico estaba obligado a vestir un pantalón de peto, una camiseta y una chaqueta o chaleco y todas las prendas debían llevar el logotipo de la empresa.

El taller y el mecánico han acordado fijar un periodo de cinco minutos al comienzo de la jornada y de otros cinco al final para cambiarse, incluidos en el sueldo, por lo que el empleado percibirá 375,04 euros no cobrados en el pasado.

Respecto a la ducha, la audiencia muestra más dudas porque, a su juicio, es "difícil delimitar en qué grado el ensuciarse en el trabajo puede dar derecho a una ducha dentro de la jornada laboral, ya que siempre entrará en juego una valoración personal".

En su opinión, está claro que se debe pagar el tiempo empleado en lavarse "por razones imprescindibles de higiene", pero en el caso del mecánico el tribunal recuerda que al acabar la jornada la ropa de trabajo quedaba en el taller y éste se encargaba de su limpieza.

"Es cuestionable también si diez minutos para una ducha no es demasiado tiempo", añade la audiencia en referencia a la demanda planteada por el mecánico, que exigía incluir al final de la jornada laboral esos minutos para la ducha.

El tribunal indica que debe aclararse todavía si el acuerdo alcanzado, que puede ser recurrido, será de aplicación al resto de mecánicos del taller, pues quince de ellos ya han pedido cobrar por el tiempo que emplearon en ponerse el peto.

Normas