Mínimo de entidades

El incierto futuro de la banca extranjera en España

El incierto futuro de la banca extranjera en España

La venta de los negocios en España de dos bancos emblemáticos como Citibank y Barclays tienen una significación importante. Citibank si se había centrado más en el mercado de préstamos consumo (créditos y tarjetas) pero lo ocurrido con Barclays, un banco global, el extranjero más importante en España sí es significativo. En sus inicios (empezó a operar en España en 1974) nunca tuvo prisa en crecer. Dio el salto de importancia en 1982, con la compra de Banco de Valladolid y desde entonces ganó la fama de un banco serio y algo elitista, hasta los años 2000. En plena efervescencia bancaria decidió crecer y ganar mercado a un precio que se convirtió muy caro, aumentando oficinas sin mucho criterio y comprando el Banco Zaragozano. El cambio de modelo acabó con 40 años de presencia en España en el sector de banca minorista, pues sigue en España a través de sus negocios de banca de inversión, Barclaycard (negocio de tarjetas) y banca corporativa..

Esto es lo que la ha convertido en un punto diferenciador a muchos de los fracasados intentos de desembarco en España: NatWest, Abbey National, LLoyds, Credit Lyonnais entre otros, pero con muchos menos años en España.

Modelos distintos y retos de futuro

Aunque es un mercado maduro y ha cometido grandes barbaridades en los años anteriores por querer sobredimensionarse, España no es mal mercado bancario. Es estable y ofrece aun buenos márgenes por comisiones en muchos productos. Pero en esta madurez, existe fuertes barreras de entrada por parte de bancos bien consolidados y eficientes. ¿Cómo conseguir abrirse paso? O lo haces comprando, ganando cuota en una entidad consolidada (como Banesco con Abanca) o lo haces ofreciendo algo distinto como lo ha conseguido ING Direct, pionero de la banca online y líder en el banco español.

Hacerlo no es nada fácil y a veces ser fuerte en un segmento puede condicionar crecer posteriormente en otros. Esto por ejemplo pasa con NovoBanco, banco portugués surgido tras la escisión de activos en 2014 del intervenido Banco Espirito Santo y que ha centrado su crecimiento en productos de ahorro e inversión. Algo parecido ocurre con el también portugués Banco Caixa Geral, lejos de su mayor presencia con oficinas (Extremadura, Galicia) es un banco más conocido por sus productos de ahorro.

Otro caso de difícil crecimiento es el de Banco Pichincha. El banco ecuatoriano tiene 15 oficinas en España, en zonas con amplia presencia de población ecuatoriana o de otros países andinos. Con ese mercado bien cubierto tiene el reto de hacerlo entre un mercado mucho mayor como es el de clientes españoles y no lo tiene fácil. Ha conseguido notoriedad en depósitos por sus altos tipos, pero más complicado lo tiene en cuentas nómina o préstamos personales o hipotecarios. Además del hándicap de estar muy relacionado con un segmento de población se enfrenta a un muy pequeño conocimiento de marca por el público general que tiene que subsanar.

Un reto distinto es de Deutsche Bank. Con una marca conocida y una oferta global con todo tipo de productos, el mayor problema está en llegar a más público. Un paso prudente ya lo consiguió hace años haciéndose con Bancorreos y comercializando productos en las oficinas de Correos, el reto mayor es conseguir un mayor alcance de consumidores desde sus oficinas y romper su imagen de distantes. Por último Banco Mediolanum, también ha apostado por crecer en España con su modelo de banca personalizada.

Diferentes formas de negocio en un momento en el que con menos bancos, tener más entidades financieras será siempre positivo.

Normas