Ha obtenido 83 puntos tanto en la sección de fotografía como de vídeo
La cámara del Motorola Moto X Style a prueba en DxOMark

La cámara del Motorola Moto X Style a prueba en DxOMark

Poco después del anuncio del nuevo Motorola Moto X 2015, que fue presentado ayer en dos versiones, Style y Play, DxOMark ha realizado una extensa revisión a la cámara con la que cuenta la versión Style y ha obtenido una puntuación de 83 puntos sobre los 100 posibles, situando al nuevo buque insignia de Motorola como el tercer teléfono con mejor cámara de acuerdo con DxOMark.

De esta manera, el Moto X Style se queda tan sólo por detrás del Samsung Galaxy S6 Edge y el Samsung Galaxy Note 4, ocupando un privilegiado lugar en el prestigioso ranking del punto de referencia DxOMark.

Recordemos que el Moto X Style cuenta con una cámara principal de 21 megapíxeles con una lente gran angular, autofoco, flash, HDR y apertura f/2.0 que ha hecho que el dispositivo logre unos resultados muy competitivos en las pruebas a las que ha sido sometido tanto fotográficas como de vídeo.

En la sección de fotografía, el Moto X Style ha ofrecido fotos bien expuestas con un gran balance de blancos y un colorido en las imágenes que también ha sido elogiado, así como un bajo nivel de ruido en las fotografías realizadas al aire libre.

La cámara del Motorola Moto X Style a prueba en DxOMark

Ha demostrado que ofrece un enfoque automático de precisión, aunque en ocasiones puede mostrar una ligera inestabilidad e imágenes algo superpuestas con cierta saturación de azules cuando se usa el flash. Momento en el que la cámara ofrece sus peores resultados y hace bajar la puntuación final obtenida.

En lo que a la grabación de vídeo se refiere, apuntar que el Moto X Style es capaz de grabar vídeo en 4K con su cámara principal que ha demostrado poder hacerlo con gran nitidez de imagen y así conseguir los 83 puntos obtenidos, la misma puntuación que en la sección de fotografía.

Entre lo destacado de la cámara del Moto X Style, se puede afirmar que es capaz de ofrecer imágenes de gran nitidez en cualquier situación de iluminación y que cuenta con unos ajustes rápidos, en el momento de la grabación, de la exposición y el balance de blancos. Además, ofrece una estabilización de vídeo que también se ha situado entre las mejores hasta la fecha.

Pero también se han encontrado algunas de sus desventajas y es que cuenta con un enfoque automático algo lento en los momentos de poca luz junto con un sombreado en los colores cuando se está bajo situaciones de luz artificial de tungsteno. Además, en estas situaciones también se produce la aparición de artefactos a la hora de la estabilización en estas situaciones de luz sobre todo cuando se realizan en movimiento.

Aún así, el resultado de los test ha sido muy bueno, posicionando al terminal justo por debajo de dos teléfonos que según comentó ayer la compañía cuestan entre 200 y 400 dólares más del precio al que saldrá próximamente el Moto X Style y que aún desconocemos.

Normas