Solicitan a cambio más protección social, según McKinsey

Los españoles, los más dispuestos a ampliar su jornada laboral

Hasta 2,7 horas semanales, según McKinsey

Un trabajador en el astillero de La Coruña.
Un trabajador en el astillero de La Coruña.

Los trabajadores españoles son los más dispuestos de la Unión Europea a ampliar su jornada laboral, hasta 2,7 horas a la semana, para ayudar al impulso de la economía. A cambio, piden que aumente el gasto social y en educación. Esta es una de las conclusiones que se extraen de un estudio presentado ayer por la consultora McKinsey sobre la economía europea.

La compañía considera que Europa se encuentra en la encrucijada de decidir cómo salir de la crisis que ha frenado su economía en los últimos años. En este estudio, presentado por su director en España Alejandro Beltrán y su socia Gloria Macías-Lizaso, se pone de relieve el potencial del viejo continente para crecer.

La consultora argumenta que con una inversión de entre el 2% y el 3% del PIB europeo, se podrían crear hasta 20 millones de puestos de trabajo en la próxima década. Dicha inversión vendría dada en colaboración entre los estados y la Unión Europea.

En concreto, ponen sobre la mesa 11 propuestas de modificación de puntos claves de la economía para poder impulsar un crecimiento que superaría el 3% del PIB. Estas propuestas irían desde una reducción de la carga energética a una mayor inclusión de la mujer al mercado laboral, pasando por medidas de eficiencia en la educación, la apertura a la inmigración laboral o la mejora de la productividad del sector público. No todas las medidas irían encaminadas a inversión directa sino también a cambios regulatorios. El 75% de las propuestas dependerían de la escala nacional.

De esta lista de 11 puntos en los que apoyarse, el estudio analiza que las fortalezas de España se encuentran en dos de ellos: la sanidad y las infraestructuras. Sin embargo, la educación y la innovación son los principales lastres del país para salir adelante.

Otro estudio presentado ayer sobre recuperación económica, en este caso realizado por Bain & Company, concluía que los empresarios españoles, junto con los británicos, son los más optimistas sobre la mejora de sus respectivas industrias. Las buenas perspectivas, más positivas que las que había en 2014, han hecho que se aumenten las herramientas de crecimiento y los planes empresariales a largo plazo.

Normas