José Carlos Díez, economista

“El programa económico de Ciudadanos es inviable”

"Rajoy pasará a la historia como el presidente que ha sido rescatado por el FMI”

"No es normal que los tipos de las hipotecas estén por debajo del 0%"

“El programa económico de Ciudadanos es inviable”

José Carlos Díez (Palencia, 1971) es profesor universitario y colabora en varios medios de comunicación. En septiembre de 2008, coincidiendo con la quiebra de Lehman Brothers, empezó a publicar el blog El economista observador en CincoDías, con el que ha diseccionado lo ocurrido desde entonces.

Tras la buena acogida de su primer libro, Hay vida después de la crisis. El economista observador (2013), Díez se atreve ahora con una obra de carácter más divulgativo. La economía no da la felicidad, pero ayuda a conseguirla (Plaza & Janés) es un pequeño manual en el que el autor vuelca su manera de entender esta ciencia social.

¿El dinero da o no da la felicidad?

La conclusión del libro es que, cuando las cosas van bien y se crea empleo, las encuestas de felicidad no mejoran, pero cuando la economía va mal y sube la pobreza, sí vemos que empeora mucho el bienestar. El mensaje es que debemos ocuparnos de proteger a la sociedad de la infelicidad. Para eso es necesario tener una economía estable, entre otras cosas.

¿Empezamos a ver la luz al final del túnel?

La euforia está muy bien, pero la crisis no ha acabado. La pobreza sigue aumentando y la deuda está muy alta. En economía, como en la vida, hay que tener buenos hábitos para evitar los infartos. No es bueno que en España el crédito a las hipotecas vuelva a crecer un 30% anual. Deberíamos haberlo aprendido ya. Quien crea que lo normal es tener un BCE que permite que los tipos de las hipotecas estén por debajo del 0%, tiene un problema.

“La derecha no corrige las desigualdades; la izquierda habla mucho de distribuir y poco de crear riqueza”

¿La Bolsa realmente puede caer por unos resultados electorales?

Los mercados dan señales y se pueden interpretar muchas cosas, pero lo del lunes fue un error. La Bolsa no penalizó las elecciones, porque también cayó en Italia y allí no hubo comicios. El bono a dos años en España sigue cotizando al 0%.

Usted es un firme defensor de las economías mixtas. ¿Cómo rebatiría a quienes rechazan cualquier intervencionismo en el mercado?

La economía de mercado ha vencido al comunismo y a la planificación. Pero hay muchas cosas que no es capaz de resolver. Sabemos que el mercado no funciona con la protección del medio ambiente. Tampoco con la educación: si no hubiera intervención pública, el precio de los estudios sería tan alto que un 60% o 70% de la población ni lo intentaría. La sanidad en EE UU, donde no hay un sistema público de protección, deja fuera a un 20% de la población debido al precio de mercado y a las aseguradoras.

¿Qué opina del programa electoral de Ciudadanos?

Creo que empezaron bien. Las propuestas que plantean sobre el modelo de desarrollo a largo plazo coinciden con lo que digo en el libro. Pero el demonio está en los detalles. Cuando sacaron la propuesta fiscal, copiando a FAES y al Tea Party, dejaron claro que todo lo que dicen es inviable. Primero porque si vas a Bruselas con esa propuesta la Comisión Europea ni te recibe, como le pasa a Grecia, ya que se sale del protocolo de déficit excesivo. Y segundo porque conlleva un recorte del Estado del bienestar en el futuro mucho más duro que el de Rajoy de 2012.

¿Y de los de PP y PSOE?

El PP no tiene programa: dice que va a seguir haciendo lo mismo, que tampoco sabemos muy bien lo que es. En el PSOE todavía no he visto un programa completo. Comparten algunas ideas que figuran en mi libro, como la estrategia a largo plazo apostando por la educación y la innovación. Creo que ha quedado demostrado que la derecha no tiene ninguna sensibilidad con la pobreza. Rajoy no ha tomado ni una sola medida para corregir el aumento de las desigualdades desde 2011. La izquierda, por su parte, habla mucho de distribuir y poco de crear. Creo que esas dos cuestiones no se pueden separar: sin una economía sólida no puede haber buena redistribución de renta.

“El programa económico de Ciudadanos es inviable”

En estos nuevos tiempos, ¿la derecha sube los impuestos y la izquierda los baja?

Mariano Rajoy ha hecho la mayor subida de impuestos desde Isabel la Católica. Ahora sabemos que subir los impuestos es de derechas. Los ha elevado todos, en el caso del IRPF por encima de la propuesta de IU. Tenemos los tipos marginales más altos de la OCDE y la recaudación y presión fiscal están entre las más bajas. Algo estamos haciendo mal. Hay que ordenar todos los agujeros negros y salidas en forma de desgravación para que no toda la recaudación se concentre en los que tenemos nómina.

¿Vería con buenos ojos la instauración de un contrato único?

No, porque significaría no confiar en que los empresarios vayan a contratar bien. Aspiro a un país mejor que eso. Aunque lo que hay ahora tampoco sirve. Hay que construir un marco laboral flexible para adaptarse a los cambios de la globalización y la revolución tecnológica, que son muy rápidos y muy intensos. Y a la vez necesitamos un nuevo contrato social, como el de los Pactos de La Moncloa, que corrija las bolsas de pobreza que ha dejado el Gobierno de Rajoy.

¿Mantendría las Sicav?

Sí, pero mejor ordenadas. Aunque es un problema global, porque si lo hace solo un país, las fortunas se irán a los paraísos fiscales.

¿Cuál cree que ha sido el mayor error de Rajoy?

La forma en que gestionó el rescate bancario. Pasará a la historia como el único presidente de la democracia que ha sido rescatado por el FMI. Cuando llegó había 30.000 millones de euros en la cuenta corriente del Tesoro, una LTRO [operación de refinanciación a largo plazo] y una subasta extraordinaria del BCE que permitía emitir más. Podíamos haber hecho un saneamiento de 40.000 millones sin rescate y sin haber provocado la mayor fuga de capitales de la historia de España: el 25% del PIB. En febrero de 2012, Rajoy sacó un decreto diciendo que la banca no iba a necesitar ni un euro de dinero público y en mayo le tuvieron que rescatar porque fue un inconsciente, igual que lo está siendo ahora Tsipras en Grecia.

¿Y su mayor acierto?

Me gustó el plan de pago a proveedores. Fue una medida muy rápida, que metía la liquidez directamente en las empresas en una situación crítica, con la que se evitó que se destruyera más empleo.

Normas
Entra en El País para participar