El partido reconoce esta circunstancia y asegura que pulirá su propuesta

El IRPF de Ciudadanos perjudica a rentas entre 16.000 y 19.500 euros

Rentas muy bajas y muy elevadas salen especialmente beneficiadas con el modelo

Ciudadanos es el único partido que, hasta la fecha, ha detallado su apuesta fiscal

El IRPF vigente comparado con el propuesto por Ciudadanos Ampliar foto

Ciudadanos, uno de los partidos llamados a revolucionar el mapa político en las próximas elecciones generales, ha puesto encima de la mesa su propuesta fiscal. Es el único partido que ha desgranado con tanto detalle las medidas tributarias que implementará si acaba en La Moncloa. En el IRPF, propone reducir el número de tramos de cinco a tres y eliminar las reducciones vigentes por rendimientos del trabajo y otros gastos. Ello genera una pérdida de progresividad que se absorbe con la aprobación de un complemento salarial para los trabajadores con nóminas bajas.

La idea inicial de Ciudadanos es que la rebaja del IRPF beneficie a todos los contribuyentes, sin embargo, una simulación realizada por Cinco Días a partir del documento presentado el martes revela que la propuesta del partido de Albert Rivera supondría un aumento fiscal para un contribuyente soltero y sin hijos con ingresos entre 16.000 y 19.500 euros (ver gráfico). Se trata de un perfil numeroso en la demografía del IRPF y que se mueve entre el sueldo medio y el salario más frecuente.

Fuentes de Ciudadanos reconocieron esta circunstancia y aseguraron que pulirán su propuesta para evitar que un grupo determinado salga perjudicado en su modelo. El sistema que propone Ciudadanos parte de tres tipos impositivos: los primeros 22.500 euros tributarían al 18%; entre ese importe y 75.000 euros se aplicaría un gravamen del 28% y, por encima de ese nivel, la renta se gravaría al 42%. Un modelo que Ciudadanos considera más simple y eficiente frente al vigente que, tras la reforma fiscal del Gobierno de Mariano Rajoy cuenta con cinco tramos que van del 20% (19% a partir de 2016) hasta el 47% (45% el próximo año). La reducción fiscal actual por rendimientos del trabajo, que se aplican rentas bajas, y el gasto deducible de 2.000 euros común a todos los asalariados desaparecerían con la propuesta de Ciudadanos. Esta decisión afecta especialmente a los trabajadores con peores sueldos, aunque se ven recompensados por un “complemento salarial anual”, figura similar a la existente en EE UU. La formación naranja defiende que el Estado abone una paga adicional a los trabajadores peor remunerados. En función del número de hijos, esta ayuda puede alcanzar hasta los 5.496 euros y llegar a beneficiar a rentas inferiores a 28.000 euros. En el caso de contribuyentes solteros y sin hijos, la subvención se aplica a salarios hasta 16.000 euros y la ayuda puede alcanzar los 2.500 euros.

El resultado de ambas medidas provoca que la propuesta de Ciudadanos sea especialmente beneficiosa para las rentas muy bajas. Por ejemplo, un contribuyente con 10.000 euros de ingresos estará exento de tributar con el IRPF de 2016 previsto en la reforma fiscal y abonaría 801 euros con la propuesta de Ciudadanos. Sin embargo, este contribuyente obtendría del Estado un complemento salarial de 2.500 euros. Así, sus ingresos netos aumentarían un 18%. El beneficio derivado del modelo de Ciudadanos se mantiene hasta que se torna negativo para ingresos que se mueven entre 16.000 y 19.500 euros. Un contribuyente cuyo sueldo –tras descontar las cotizaciones sociales– alcanza los 16.000 euros abonará 1.683 euros con el IRPF de 2016 ideado por el Gobierno de Mariano Rajoy y 1.881 euros si se aplicara la propuesta de ciudadanos. Un 11,8% más. ¿Cómo es posible que, con una rebaja de tipos, la factura fiscal aumente? En estos tramos de renta se produce un efecto escalón. Los contribuyentes no gozan del complemento salarial anual y el beneficio de la rebaja de tipos no compensa el perjuicio derivado de suprimir la reducción de 2.000 euros que contempla la legislación actual.

A partir de 16.000 euros se produce un efecto escalón y la rebaja de tipos no compensa la eliminación de reducciones fiscales

Fuentes de Ciudadanos insistieron en que modificarán su propuesta inicial para corregir esta situación. Una de las posibilidades sería ampliar el grupo de beneficiarios del complemento salarial. A partir de 20.000 euros de renta, la propuesta de Ciudadanos vuelve a ser ganadora y con una tendencia creciente. Es decir, cuanto mayor es el sueldo, más beneficioso es el modelo propuesto. Por ejemplo, un trabajador con ingresos de hasta 30.000 euros abonará 5.151 euros, un 6,6% menos. Otro que gane 60.000 euros verá su factura fiscal reducida un 15,9%. Y el mayor beneficio lo obtiene el contribuyente que gana 80.000 euros, cuya cuota a pagar con el IRPF se reduciría un 20,4%. Pasaría de pagar 24.497 euros a 19.851 euros. A partir de ese umbral, la ventaja comparativa decrece, aunque un salario superior a los 500.000 euros sale más beneficiado con el modelo de Ciudadanos que otro de, por ejemplo, 30.000 euros.

Según los cálculos de la formación de Albert Rivera, el impacto agregado de su propuesta fiscal, incluyendo una deducción de hasta 500 euros para los pensionistas, tendría un coste de 12.592 millones sin tener en cuenta el efecto sobre la actividad económica. La cifra se reduce al entorno de los 7.700 millones al contabilizar el probable impacto positivo sobre el PIB.

El IVA, ¿quién gana y quién pierde?
En el IVA, el segundo gran impuesto por recaudación, Ciudadanos propone una reforma radical. En primer lugar, apuestan por reducir el tipo general, un hecho inédito desde que se introdujo el impuesto en 1986. Su idea es que el gravamen del 21% pase al 18%. El tipo reducido del 10% también bajaría hasta el 7% y desaparecería el gravamen superreducido del 4%. Significa que bienes como alimentos frescos (pan, huevos, leche, frutas o verduras), libros, periódicos o medicamentos pasarán del 4% al 7%.

Cara y cruz en el IVA cultural: bajan las entradas al cine y sube la fiscalidad sobre los libros

Que bienes de primera necesidad como los alimentos vean su IVA reducido tiene un componente regresivo en la medida en que son las rentas más bajas quienes destinan un mayor porcentaje de sus recursos a este tipo de productos. Ciudadanos defiende que, con su modelo, se gana eficiencia y recuerdan que otros servicios cotidianos como electricidad, gas o telefonía verán su IVA reducido del 21% al 18%. En cualquier caso, la idea que subyace detrás de la propuesta de Ciudadanos es que la fiscalidad indirecta no es método redistributivo adecuado. Una idea compartida por organizaciones como la OCDE o la Comisión Europea. Bruselas recomienda siempre en sus informes limitar los productos bonificados, aunque en ningún caso planteaba una rebaja del tipo general.

Entre los asesores económicos de Ciudadnos, coordinados por el catedrático de la London School of Economics Luis Garicano se planteó la posibilidad de trasladar los servicios en bares, restaurante y hoteles al gravamen del 18%. Finalmente se optó por mantenerlos en el tipo reducido y, por lo tanto, el IVA que soportan bajará del 10% al 7%. La decisión tiene un componente regresivo en la medida en que son los contribuyentes más adinerados quienes destinan una mayor parte de su renta a hoteles y restaurantes. La formación de Rivera argumenta su decisión en la importancia capital que tiene el turismo en la economía española.

La rebaja del tipo general IVA beneficia al bautizado como IVA cultural. En realidad, ese término se refiere únicamente a las entradas de cine y teatro. El actual Gobierno, en septiembre de 2012, incorporó estos servicios al gravamen general y el tipo pasó del 8% al 21%. Ahora, bajará al 18%. Sin embargo, otras expresiones culturales salen perdiendo con la propuesta. Los libros sufrirían, si se aprobasen las propuestas de Ciudadanos, un un incremento del IVA del 4% al 7%. 

Normas