Las desavenencias en el clan retrasan la sustitución del expresidente

La familia Porsche complica el proceso de sucesión en VW

Wolfgang Porsche y Martin Winterkorn se perfilan como sucesores.

El clan Porsche-Piëch mantiene cinco asientos en VW

De izquierda a derecha, Martin Winterkorn, consejero de VW, Ferdinand Piëch, expresidente y Wolfgang Porsche.
De izquierda a derecha, Martin Winterkorn, consejero de VW, Ferdinand Piëch, expresidente y Wolfgang Porsche.

El clan Porsche-Piëch siempre ha sido un bloque. O, mejor dicho, casi siempre. Entre todos sus miembros, controlan el 50,1% del capital de Volkswagen y tienen acuerdos firmados para votar en grupo en los consejos.

Pero la inesperada dimisión de Ferdinand Piëch, presidente del consejo de supervisión y patriarca de la automovilística el pasado fin de semana ha revelado serias desavenencias entre los miembros de la familia, lo que amenaza con complicar sobremanera la sucesión de Piëch, quien, por cierto, mantiene un 13% de las acciones de la enseña Porsche y con ello, mucha influencia sobre sus primos y familia.

El enfrentamiento se hizo patente cuando Wolfgang Porsche, presidente del holding de inversión de su familia y de la automovilística que lleva su apellido, se opuso a su primo, Ferdinand Piëch, en su intención de relevar de su cargo al actual consejero delegado, Martin Winterkorn. Piëch comentó, en una entrevista con Die Spiegel hace dos semanas, que Winterkorn ya no contaba con su confianza. Ese mismo lunes, Porsche envió un comunicado respaldando publicamente al consejero. Su apoyo, junto con el de los sindicatos y el del Estado de Baja Sajonia, han sido determinantes para que Piëch pierda esta batalla y se haya visto obligado a dimitir antes de que le echaran.

La soledad de Piëch contra Winterkorn ha sido toda una sorpresa, ya que el actual expresidente del consejo de supervisión ha conseguido, con la misma estrategia, tumbar a los dos anteriores consejeros y colocar a Winterkorn en su posición. El ataque contra su delfín no sería injustificado de hacer caso a los rumores que señalan que fue el propio consejero delegado de Volkswagen el que hizo correr la voz del deterioro de salud de Piëch.

El beneficio neto de Volkswagen ha ascendido a 2.900 millones de euros en en el primer trimestre, un 19 % más que en el mismo periodo de 2014.

De momento, el puesto de Piëch lo ha ocupado temporalmente el sindicalista Berthold Huber, expresidente del sindicato alemán del metal IG. Por ahora, estarían automáticamente colocados para la sucesión Wolfgang Porsche y Martin Winterkorn, muy debilitados por las luchas internas y a los que les va a costar dar un perfil que satisfaga a los representantes de los trabajadores, al Estado de Baja Sajonia, que también tiene asientos en el consejo y a la gran familia Porsche-Piëch, donde el expresidente aún tiene mucho ascendiente.

El periódico alemán Sueddeutsche Zeitung apuntaba ayer que a la contienda podría concurrir otro candidato más neutral, el presidente del fabricante de componentes para la industria del automóvil Continental, Wolfgang Reitzle.

Y todo esto, con la mira pendiente en la próxima reunión del consejo de supervisión, que se celebrará el próximo lunes 4 de mayo. El primer ministro del Estado de Baja Sajonia, Stephan Weil, afirmó en una entrevista con el periódico NWZ que la decisión sobre la sucesión no se tomará “la semana que viene”. “El consejo y los órganos de gestión son perfectamente capaces de funcionar. El comité encargado de la decisión dentro del consejo puede tomarse este proceso con calma”, señaló.

Dos mujeres nuevas en el consejo

De momento, mientras se dilucida cómo quedará el proceso, los asientos de Ferdinand Piëch y su mujer Úrsula, que dimitió al tiempo que su marido, los ocuparán dos mujeres, Louise Kiesling y Julia Kuhn-Piëch. Van a formar parte del consejo de supervisión de Volkswagen “con efectos inmediatos en sustitución de Ferdinand Piëch y de su mujer Ursula Piëch”, afirmaron ayer desde Volkswagen. No comunicaron si desempeñan algún cargo concreto en el consejo.

Kiesling, de 57 años, ha trabajado como diseñadora en Alemania, Austria y el Reino Unido. Kuhn-Piëch, de 34 años, es licenciada en Derecho por la Universidad de Viena y Gestión de fincas en Viena. Además, Kuhn-Piëch es miembro del consejo de supervisión del fabricante de camiones MAN desde 2014.

Normas
Entra en El País para participar