Ventajas de Nueva York como destino de startups europeas

Su estratégica ubicación, una red empresarial que opera a nivel mundial y ciertas ventajas fiscales podrían hacer de Nueva York el nuevo y principal centro neurálgico de startups: Sillicon Alley, en donde las empresas europeas pueden evitar la enorme competitividad existente en Silicon Valley.

Ventajas de Nueva York como destino de startups europeas

El sector de la alta tecnología se desarrolla a nivel internacional a un paso tan acelerado y salvaje que no tiene sentido concebir el emprendimiento desde un punto de vista local, sobre todo cuando se trata de startups europeas.

El fundador de Venionaire, Berthold Baurek-Karlic aporta su visión en Venture Beat sobre el potencial de la ciudad de Nueva York a este respecto: El continente europeo está formado por muchos países pequeños, en los que rigen diferentes jurisdicciones, se hablan decenas de lenguas distintas y cada uno posee una cultura propia. Frente a este panorama, una startup no puede tratar de expandirse a gran escala lo suficientemente rápido sin que le surja la necesidad de abrir sus puertas fuera de Europa.

Por otro lado, si nos fijamos en EE.UU, es un país que ofrece un mercado extenso y homogéneo, y cuenta con operadores a escala global y una cultura de consumo inigualable. Es el hogar de corporaciones influyentes, personas con alto nivel adquisitivo y agrupaciones de startups innovadoras. Como me comentó un día cierto inversor británico, los estadounidenses no están dispuestos a otorgarles un valor norteamericano a las startups europeas. Lamentablemente, lo cierto es que, la mayoría de las veces, las startups europeas no operan haciendo uso de todo su potencial. Y este es un serio problema, que conoce bien cualquier fundador europeo inteligente.

La cuestión clave que se formula en todas las conferencias de startups es siempre la misma: cómo crear una startup "a nivel mundial", con equipos internacionales y una estructura empresarial a ambos lados del Atlántico. Pero, ¿a dónde exactamente deben dirigirse las startups europeas en EE.UU?, a pesar de que Silicon Valley sigue siendo el destino favorito de la mayoría de fundadores, Silicon Alley se encuentra actualmente en alza.

Potente ecosistema financiero y mejor zona horaria

Nueva York ofrece uno de los ecosistemas financieros más sólidos de todo el mundo y una creciente disponibilidad de capital de riesgo. Según CB Insights, Nueva York recaudó 4,5 billones de dólares en capital de riesgo el año pasado a través de 422 acuerdos, y según Dow Jones VentureSource, las compañías europeas respaldadas con capital de riesgo recaudaron en total 8.5 billones gracias a 1.460 acuerdos. Esto demuestra que en Nueva York se localiza más de la mitad del volumen de capital de riesgo de Europa.

Por otra parte, el volumen medio de inversión en Nueva York se sitúa en alrededor de 11 millones de dólares, mientras que en Europa está por debajo de los 6 millones, lo cual hace que esa ciudad resulte el lugar idóneo para inversiones en etapas empresariales posteriores. Una gran parte del dinero invertido proviene de empresas multinacionales. Aceleradoras como TechStars asesoran activamente a empresas de capital de riesgo, impulsando esta tendencia. Otra ventaja de Nueva York es su potente sector bancario. Los bancos, y en particular los de inversión, son instituciones esenciales para dar salida empresarial hacia la Oferta Pública Inicial, lo que rara vez sucede en Europa. Además, la iniciativa "START-UP NY", adoptada por la ciudad, ofrece a las startups de alta tecnología la opción de localizar empresas cualificadas en una "zona libre de impuestos".

Nueva York constituye una importante puerta de entrada a EE.UU. y a los mercados globales, y cuenta con 52 de las 500 empresas Fortune, desde el sector finanzas hasta la moda, que tienen su sede allí. Todo ello proporciona oportunidades de fusión entre startups y grandes corporaciones. Un ejemplo es la startup austríaca Spidercam, que ha aprovechado los contactos en los medios sociales de Nueva York y ha alquilado su sistema robótico de cámara por cable para retransmisiones de la NFL y la Escuela de Fútbol. Otro ejemplo lo tenemos en nextSociety, una nueva aplicación comunitaria para gente de negocios. Sus dos fundadores austriacos, Alex y Peter, trabajaron con anterioridad para Ernst & Young en Nueva York. Ellos consideran que lo normal es abrir el negocio en la ciudad donde comenzaron su trayectoria corporativa, especialmente teniendo en cuenta el gran potencial de Nueva York en cuanto a los negocios ‘business-to-business’.

Por último, existe otra razón bastante obvia de por qué los europeos prefieren la costa este a la costa oeste: Nueva York se encuentra más cerca de Europa, y la diferencia horaria es bastante importante si se trabaja con equipos fuera de Europa. En el caso de nextSociety, Alex lleva la compañía en Nueva York, y Peter y el equipo de desarrollo se encuentran en Viena. La ventaja de Viena es que resulta más fácil encontrar a desarrolladores tecnológicos altamente cualificados y sin tener que preocuparse de que una gran corporación pueda hacerse con tu mejor personal, echando por tierra tu proyecto.

Nueva York como plataforma de aterrizaje

Cuando una startup europea se encuentra preparada para dar el salto a EE.UU, debe considerar seriamente a dónde dirigirse. Por supuesto, Silicon Valley, incluyendo San Francisco, sigue siendo el número uno mundial en empresas de alta tecnología, pero también se trata de una de las zonas más competitivas del mundo, sobre todo a la hora de contratar talentos. Esta es una de las principales razones por las que algunos inversores europeos prefieren una plataforma de aterrizaje más controlable, como es Nueva York, y así poder asegurar una expansión rápida por EEUU hacia potenciales startups de alta tecnología. Yo comparto firmemente esta idea, y recientemente hemos abierto nuestra propia oficina en Nueva York, siendo cada vez mayor el número de nuestras empresas que están dispuestas a aprovechar esta oportunidad. Un centro de agrupación de startups en Nueva York ayudaría de forma efectiva a los fundadores europeos a encontrar inversores locales y socios estratégicos, así como a entrar en contacto con el panorama startup de NY.

Normas