Tsipras se compromete a presentar un listado de reformas "en cuestión de días"

Merkel, Hollande y Draghi dan otro ultimátum a Grecia

El presidente del Gobierno italiano, Matteo Renzi, con su homólogo griego.
El presidente del Gobierno italiano, Matteo Renzi, con su homólogo griego.

Alemania, Francia y el BCE dieron ayer un ultimátum a Atenas para que presente "en los próximos días" un "listado completo" con las reformas que va a acometer para cumplir con los objetivos previstos en el rescate de Grecia. La canciller alemana, Angela Merkel, advirtió que la zona euro no liberará nuevos préstamos ni ayudas hasta que no se verifique el alcance de ese listado.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, acorralado por la situación financiera de su país, no tuvo más remedio que aceptar el compromiso. Tsipras había solicitado la convocatoria de una minicumbre de emergencia (en la que participaron Alemania, Francia, el BCE, la Comisión Europea y los presidentes del Consejo y del Eurogrupo) para reclamar la liberación de fondos y de líneas de liquidez que permitan a Atenas superar sus próximos vencimientos de deuda.

Los asistentes a la cita recriminaron a Tsipras su presunto incumplimiento de los compromisos adquiridos en el acuerdo del 20 de febrero para prorrogar el rescate. En ese acuerdo, Atenas se comprometió a no adoptar medidas unilaterales sin consultar con la troika (CE, BCE y FMI), a pesar de lo cual aprobó anteayer, sin esperar el visto bueno de Bruselas, una ley humanitaria para facilitar vales de comida y electricidad gratuita a las familias más empobrecidas por la crisis.

Merkel y Hollande aceptaron dar una nueva oportunidad a Tsipras. "Ha asegurado que esta vez será diferente y le hemos dicho que confiamos en él", señaló la canciller alemana. Atenas dispone ahora de unos días más, quizá hasta la semana que viene, para intentar convencer a la zona euro de que libere unas ayudas imprescindibles para evitar una crisis de liquidez. Sin ese apoyo, Atenas parece abocada a un corralito, que sería el segundo de la zona euro después del decretado en Chipre hace dos años y que todavía sigue en vigor.

Tensión con Moscú

La tensión de la UE con Moscú también sobrevoló ayer sobre la primera jornada de Consejo Europeo, que concluirá hoy en Bruselas. España y otros países se negaron a ampliar la sanciones contra Rusia como represalia por la violencia en el este de Ucrania. Los páises más duros, como Reino Unido, Polonia o los bálticos, se resignaron a lo que consideran una claudicación ante el régimen de Putin. El presidente del Consejo, el polaco Donald Tusk, intentó al mnenos que Brsuelas vigile más estrechamente a Gazprom.

A partir de ahora, y por si surge una emergencia, el Eurogrupo (ministros de Economía de la zona euro) estará preparado para reunirse en cualquier momento, según el acuerdo de esta madrugada.

 Tres horas de negociación

La reunión extraordinaria de anoche duró casi tres horas y media y tuvo lugar tras la primera jornada del Consejo Europeo que se celebra ayer y hoy en Bruselas. A las 2.30 de la madrugada del miércoles, Merkel y el presidente francés, François Hollande, celebraron sendas ruedas de prensa para explicar los acuerdos alcanzados. Tsipras se limitó a hacer unas breves declaraciones, en griego y en inglés, en las que dijo sentirse "más optimista después de este encuentro", y se declaró "convencido de que todas las partes han reafirmado su voluntad de superar las dificultades de la economía griega".

Normas