Aspectos legales que debe tener una página web

Dado el auge del comercio electrónico, muchos empresarios y autónomos se decantan por poner en marcha una tienda online, o empezar a vender sus productos y servicios a través de la red. Para ello, no sólo hay que diseñar la plataforma y subir los productos, sino que también hay que tener en cuenta una serie de consideraciones legales.

Aspectos legales que debe tener una página web

El comercio electrónico crece a pasos agigantados en España. Por eso, muchas empresas se decantan por tener una plataforma online en la que vender sus productos. Es una manera de llegar a más público, conseguir nuevos clientes, dar salida al stock, etc. Además, crear una tienda online no resulta difícil. Hay muchos autónomos desarrolladores web que se dedican a ello y no resulta excesivamente caro. También hay plantillas que facilitan el diseño.

Consideraciones legales de un eCommerce

Sin embargo, poner en marcha un negocio de venta online no sólo consiste en crear la plataforma y exponer los productos, se debe tener en cuenta también los aspectos legales que deben cumplir. Según LanceTalent, plataforma online de trabajo freelance, estos son las principales cuestiones a considerar:

Lo primero es decidirse por darse de alta como autónomo o S.L., y es que depende de la actividad que se vaya a llevar a cabo: tipo de producto o servicio, volumen de negocio, etc. Si la actividad la va a desarrollar una sola persona, la mejor opción es comenzar como autónomo, y una vez que el negocio esté más afianzado se podrá considerar constituir una sociedad mercantil. Por otro lado, se debe tener en cuenta que una tienda online tiene los mismos derechos y obligaciones que si fuera física, es decir, se debe dar de alta la actividad correspondiente y se deben declarar a Hacienda todos los ingresos de igual manera. Además, se deben emitir tantas facturas como ventas se hagan, para justificar esos ingresos.

En cuanto a las leyes que se deben tener en cuenta y cumplir a la hora de desempeñar una actividad de comercio electrónico, son las siguientes:

  • Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD): para proteger los datos que proporcionan los clientes.
  • Ley de ordenación de comercio minorista: encargada de regular las ventas y las actividades profesionales con ánimo de lucro.
  • Ley de condiciones generales de contratación: protege y regula la igualdad de las partes contratantes.
  • Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico en España (LSSICE): normaliza los trámites necesarios para contratar online. Para ello, en la página web se deben hacer referencia a los siguientes aspectos:
  1. Datos de contacto: nombre, denominación social, teléfono, fax, email, etc.
  2. Inscripción en el registro mercantil o en el registro público que corresponda: indicando folio, hoja y tomo.
  3. Identificación fiscal: NIF o CIF.
  4. Precios: gastos de envío, impuestos, etc.
  5. Autorización previa: Datos relativos a la autorización, datos identificativos del órgano competente encargado de su supervisión.
  6. Profesión regulada: número de colegiado, título académico o profesional, estado de la Unión Europea en la que se expidió dicho título y demás normas profesionales aplicables al ejercicio de la profesión.
Normas