El ministerio baraja rebajar el céntimo verde y dar pagos por capacidad

Industria estudia una bonificación fiscal para el carbón nacional

Las mineras insisten en la voluntad del ministerio de aprobar un plan e incentivo

Las eléctricas niegan que haya contactos técnicos o negociaciones

Lavadero de carbin de Hullera Vasco Leonesa.
Lavadero de carbin de Hullera Vasco Leonesa.

El Ministerio de Industria continúa manteniendo contactos con las empresas mineras, a través de la patronal Carbunión, y las grandes eléctricas para elaborar un plan de ayudas a la generación con carbón nacional, después de que los incentivos aplicados en los últimos años caducaron el pasado 1 de enero. Según fuentes empresariales, el departamento que dirige José Manuel Soria, está trabajando en dos vías:una a largo plazo y otra a corto. En el primer caso, se estudia un mecanismo de pagos por capacidad que beneficiaría a las eléctrica y, en el segundo, una bonificación fiscal a la venta de carbón autóctono.

Más exactamente, añaden las mismas fuentes, la idea es rebajar el llamado céntimo verde al carbón. Este tributo es un tipo del impuesto de hidrocarburos que el Gobierno activó para gravar el consumo de gas natural y el carbón y formó parte del paquete de impuestos energéticos cuyo objetivo era reducir el déficit de la tarifa y que entró en vigor el 1 de enero de 2013. Concretamente, 14,97 euros por cada tonelada de carbón.

En el sector minero esperan que a finales de febrero el ministerio tenga ya una propuesta encima de la mesa, y que esta pueda aplicarse en el primer trimestre. Una mayor demora pone en juego la compra de carbón por parte de las eléctricas, que, en general, siguen adquiriéndolo a un precio similar al del regulado. Gas Natural Fenosa sigue siendo la más reacia, pues no está dispuesta a aceptar un precio no competitivo para sus centrales del norte.

El ministerio no quiere comprometerse con fechas cerradas y se limita a hablar de “unos pocas semanas” e insiste en que los contactos con Carbunión y las eléctricas son “casi diarias” para presentar lo antes posible un acuerdo marco. Sin embargo, las compañías de Unesa aseguran que no hay ni negociaciones ni contactos técnicos y que no han vuelto a oír hablar de posibles pagos por capacidad desde finales del año pasado. El nerviosismo comienza a palparse en Endesa e Iberdrola.

Precisamente, el secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, recibió ayer a una delegación de parlamentarios del Partido Popular de las regiones mineras. Según fuentes de esta delegación, en el encuentro se habló del nuevo sistema que sustituirá al real decreto que obligaba a las eléctricas a comprar determinados volúmenes de mineral al año a un precio regulado. “La redacción del mecanismo está en marcha” y se regulará mediante una norma, por lo que “hay que estudiarlo a conciencia para que la Unión Europea no lo frene”, señalaron las mismas fuentes.

La normativa comunitaria permite que se incentive cierto porcentaje de la producción de carbón nacional como garantía del suministro. El año pasado, tanto Soria como Nadal, se comprometieron a tomar medidas para asegurar la quema de un 7% del mineral autóctono.

La “desprotección” del carbón ha llegado en el peor momento para el sector, con un hundimiento de los precios internacionales, que han pasado de 100 dólares la tonelada a 58 dólares. Ello obliga a buena parte de las minas “a trabajar a pérdida”, según Carbunión.