Informe Axesor

Prim, alta sensibilidad al ciclo económico

La empresa especializada en suministros hospitalarios Prim es un grupo plenamente consolidado en el mercado sanitario nacional, hasta el punto de que su nivel de ingresos en España es equiparable al de las grandes multinacionales del sector, como Boston Scientific, Stryker o Smith Nephew. Sin embargo, en su fortaleza también radica buena parte de su debilidad, ya que el mercado nacional representa cerca del 90% de la actividad consolidada, lo que incrementa su sensibilidad al ciclo económico doméstico. Si bien es cierto que la división de suministros ortopédicos opera en Europa, EE UU, Canadá, México, América Latina, Japón y Australia, la de suministros hospitalarios actúa únicamente en España y es de ahí de donde procede el grueso de la facturación.

Esta dependencia de ingresos en las ventas nacionales resta calidad crediticia. Adicionalmente, las medidas de contención de gasto público aplicadas en España han afectado a la compañía, dada su concentración de clientes en el sector público, donde el presupuesto dotado para las partidas de sanidad se redujo en 2014 un 6,6%. Axesor otorga a Prim un rating de BB con tendencia estable. El grupo opera en un mercado muy competitivo, que tradicionalmente tiene elevadas barreras de entrada, con la tecnología como rasgo diferenciador fundamental. Sin embargo, en los últimos años se observa un creciente intrusismo en el mercado de productos de bajo coste, procedente principalmente de países asiáticos, a lo que se añade la todavía patente debilidad del ciclo económico.

Desde un punto de vista financiero, la principal característica de Prim es su sólida estructura patrimonial, siendo la proporción de recursos de la compañía próxima al 75% sobre el total de la financiación, lo que la dota de una autonomía financiera óptima. La puesta en marcha por el Gobierno de los sucesivos planes de pago a proveedores ha proporcionado a la empresa un flujo de tesorería continuado, pues la firma contaba con elevados saldos deudores, la mayoría de la Administración Pública, donde el cobro llegó a demorarse en algunos casos hasta dos años. La capacidad de solvencia y la liquidez se han reforzado de manera considerable. Pero los saldos deudores siguen suponiendo un peso superior al 30% de su activo, exigiendo ello unas mayores necesidades operativas de fondos que, no obstante, se han visto minimizadas con los recientes excedentes de tesorería de la enajenación de la rama de actividad de infusión y los cobros de sus saldos deudores.

En el aspecto económico, durante los primeros meses de 2014 la compañía recuperó la tendencia creciente en ventas y mantuvo su margen sin apenas variación respecto a 2013, cuando mostró cierto deterioro al cierre tras la venta de su rama de infusión, que supuso una pérdida del 2% de facturación. Destaca la optimización de la estructura de costes, que ha permitido mantener una rentabilidad estable, a pesar de la coyuntura económica adversa. Las cuentas del tercer trimestre reflejan una deuda financiera neta de 720.664 euros, pero desde Axesor consideramos que esta partida se encuentra incluso en niveles negativos, al considerar líquidas las inversiones financieras temporales acometidas para optimizar su tesorería.

Por otra parte, uno de los desafíos que Prim afronta en este ejercicio es el del potencial impacto de la entrada en vigor de la subida del IVA sanitario. La UE ha obligado al Gobierno a subir el IVA de todos los productos sanitarios, salvo excepciones, del 10% al 21%. Esta medida afecta a buena parte de los productos comercializados por Prim. En cualquier caso, no hay dudas sobre la capacidad de reembolso de la deuda o acerca de las posibilidades de Prim para recurrir a financiación adicional si los cobros previstos se retrasasen. El calendario de pagos es asumible sin dificultad por la empresa en el escenario actual.