Sería una de las posibilidades que baraja la compañía coreana
Logotipo de Samsung

¿Sería un acierto que se lanzaran dos versiones del Samsung Galaxy S6?

Todo hace pensar que el Samsung Galaxy S6 será un punto de inflexión para el fabricante coreano. Esto es algo que necesita conseguir ya que debe volver a la senda de referencia en el mercado a la hora de innovar y convencer tanto a los potenciales compradores como al propio sector de la movilidad. Por lo tanto, el inmovilismo no es una solución.

Uno de los pasos que parece que se van a dar cuando se presente el nuevo teléfono de referencia en el mercado, algo que parece ser que ocurrirá en el Mobile World Congress (como ocurrió en el 2014 con el Galaxy S5), es que llegaría en dos versiones: una que se puede considerar como “normal” y, la otra, que incluiría una pantalla curva. Es decir, que se intentaría copiar lo realizado con el Note 4 y el Note Edge cuando fueron oficiales en la feria IFA.

Eso sí, en esta ocasión y según la información que se tiene la versión con un panel diferente es que tendría la novedad de ofrecer los dos laterales curvados, en vez de uno sólo como ocurre con el phablet que se presentó en el mes de septiembre. El caso, es que como ocurre con el Edge se incluirían funcionalidades específicas en estos lugares y, por lo tanto, ofrecería una funcionalidad algo diferente.

Pantalla curva del Samsung Galaxy Note Edge

¿Acertaría Samsung con esta forma de actuar?

Pues lo cierto es que es un movimiento que tiene su importancia, ya que confirmaría la apuesta por ofrecer dos modelos en paralelo a la hora de lanzar sus mejores dispositivos al mercado (algo que puede limitar el impacto en ventas de cada uno por separado). Pero, ciertamente, la innovación que se consigue al utilizar pantallas curvas -que todo apunta a que serán importantes en el futuro de la movilidad- es importante y le puede dotar por un lado de prestigio en el mercado y, por el otro, de experiencia para futuras implementaciones.

El caso es que el lanzamiento de dos modelos también significa imitar a lo ocurrido con la gama Galaxy Note, y por lo tanto tendría un impacto menor que el que en su momento se produjo con el Edge, que casi nadie esperaba. Pero, la verdad, es que se necesita ser agresivo en el mercado de la movilidad para destacar y asumir el coste correspondiente, que en el caso de la fabricación de las pantallas curvas es elevado).

El posible hardware del Samsung Galaxy S6

Para finalizar, queremos recordar los componentes más importantes que serán de la partida en el nuevo buque insignia de Samsung: procesador Snapdragon 810 (en algunos mercados sería un Exynos 7420), 3 o 4 GB de RAM y pantalla de 5,3 pulgadas con calidad 2K. Y, todo esto, con una gran cantidad de sensores, protección frente al agua, y nuevas funcionalidades en lo referente al software.

Normas
Entra en El País para participar