Breakingviews

Las cuentas clave de África en 2015

Una balanza de pagos positiva será el factor de éxito clave de África en 2015. Es probable que el rápido crecimiento continúe. El FMI prevé una expansión del PIB del 5,8% para el África subsahariana, por encima del 5,1% en 2014. Sin embargo el gasto y un endeudamiento excesivo y –en algunos países– el ébola podrían causar problemas.

El mundo financiero parece menos amable para los deudores con una Reserva Federal de Estados Unidos que ya no compra bonos. Los países más afectados serán los que tienen más necesidad de financiarse y un riesgo mayor de no poder pagar. En ese entorno, es preocupante que el FMI considere que el déficit por cuenta corriente en los países subsaharianos crecerá del 2,6% del PIB en 2014 al 3,2% del PIB en 2015.

El dato agregado esconde el especialmente mal estado de las economías más débiles. No menos de 15 países de la región tendrán un déficit por cuenta corriente de más del 10% del PIB. Las explicaciones varían. Liberia y Guinea han visto sus economías afectadas por el brote de ébola. República Centroafricana y Guinea Ecuatorial se encuentran sumidas en un terrible caos económico.

Sin embargo, tres de los preocupados por la cuenta corriente, Ruanda, Tanzania y Uganda, han sido recientemente elogiados por su gestión económica y actualmente están disfrutando de un rápido crecimiento.

No todo es pesimismo. Se espera que seis países registren un superávit en cuenta corriente en 2015. Para el grupo, con Nigeria, la mayor economía de África, Botswana y Zambia, la financiación no debería ser problema.

El deseo del continente africano para 2015 debe ser que ébola no se propague. En muchos países, el siguiente deseo debería ser una reducción en el endeudamiento externo y la mejora de su balanza de pagos. Sin eso, será difícil que su prosperidad se prolongue en 2016 y más allá.