Entrevista con José Luis Bonet, presidente de la cámara de comercio de España y de Freixenet

“Sin estabilidad politica la economía no funciona”

“Sin estabilidad politica la economía no funciona”

Bonet (Barcelona, 1941) es un optimista antropológico. Positivo es una de las palabras más repetidas en una entrevista en las que no deja ninguna pregunta sin respuesta, pero en la que bordea cualquier asunto peliagudo con una llamada permanente a la unidad. ¿La pelea entre CEOEy el Consejo Empresarial para la Competitividad? “Si queremos correr tenemos que ir todos juntos”. ¿La secesión en Cataluña? “Tengo mucho respeto por la gente que pide la separación de España”. ¿La irrupción de Podemos? “Las fuerzas antisistema son legítimas, pero no convenientes”.

Ve el camino de la recuperación libre de obstáculos, pero considera que será muy importante potenciar la formación de los jóvenes, “ya que solo entrarán en el mercado laboral los que estén adaptados a la globalización”, y garantizar la estabilidad política, “la única que lleva el bienestar a la gente”.

Pregunta. Asume las riendas de un organismo que será el encargado de liderar la salida al exterior de las empresas. ¿Cómo lo afronta?

Respuesta. Acepté la oferta porque creí que podía prestar un servicio al país. Ya lo hice cuando cogí las riendas de Alimentaria o de la Fira de Barcelona. Lo he asumido con ilusión, responsabilidad y compromiso. El contexto económico está en una fase muy distinta, ya se ha iniciado una recuperación y una parte de la misma vendrá del sector exterior. La economía española ha tomado una posición internacional muy importante en los últimos 30 años. Hay 500 empresas que se han hecho multinacionales, con una posición de privilegio y y liderazgo en el mundo y que han sido decisivas en la salida de la crisis. Detrás vienen otras 5.000 o 10.000 empresas que ya han iniciado el recorrido, pero que tienen unas posibilidades inmensas. Y aún más detrás hay muchas pymes a las que la crisis les ha hecho ver que es necesario salir al exterior si quieren sobrevivir. Los que antes te decían que con lo que ganaban aquí les daba de sobra, ahora te dicen. “O salgo o muero”. Ha cambiado la mentalidad y la actitud de las pymes. Por eso uno de los objetivos de la Cámara será facilitarles mucho el trabajo para salir al exterior, porque nadie les va a regalar nada.

"Veo en la Feria de Barcelona a ochenta sectores de la economía española y en todos ellos contemplo repuntes en el empleo”

P. En la presentación del plan de internacionalización para los dos próximos años, el presidente de CEOE, Juan Rosell, y el del Consejo Empresarial para la Competitividad, César Alierta, apostaron por eliminar las diferencias que les han separado y trabajar conjuntamente. ¿Qué papel va a jugar la Cámara de Comercio?

R. Las empresas españolas deben adaptarse a la globalización. España ha llegado más tarde al proceso de internacionalización que otros países, pero todas (grandes, medianas y pequeñas) tienen que ir a la una para acelerar el proceso. Va a haber una alianza entre las empresas y las administraciones. Si queremos correr tenemos que ir todos juntos y esto yo lo suscribo. No concibo divisiones que puedan perjudicar un proceso. A España le conviene acelerar por ahí ya que estos planteamientos han sido muy útiles para salir de la crisis y para asentar las bases del futuro también serán necesarios.

P. Los dos ejes sobre los que va a rotar el trabajo de la Cámara en el corto y medio plazo serán los planes de internacionalización y competitividad de las empresas. ¿En qué van a consistir y con qué recursos van a estar dotados?

R. Competitividad e internacionalización son dos caras de la misma moneda. Tu te internacionalizas si eres competitivo y si eres competitivo te puedes internacionalizar. De ello cuelgan una serie de condicionantes muy importantes. Dos de ellos son paz social y estabilidad política. No podemos hacer un desarrollo de la economía, que es lo que lleva al bienestar a la gente, si no tenemos paz social y estabilidad política. Pero el factor decisivo y el más importante para elevar la competitividad es la formación. Si no tienes trabajo de calidad acabas en la cultura del lowcost.

"La recuperación económica aportará ingresos suficientes para que la consolidación fiscal no sea necesaria”

P. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, apuntó el jueves en una cumbre empresarial que en muchos aspectos la crisis es “historia del pasado”. ¿Comparte ese diagnóstico o considera que aún queda mucho para llegar a esa situación?

R. Soy optimista. La recuperación ya se ha iniciado. El año de Freixenet en España será mejor que el anterior. Lo que sí tengo que aclarar es que estamos en los inicios de la recuperación y como dijo Rajoy, la crisis es historia en muchos aspectos, pero en otros no. Está la situación de paro que afecta a más de cuatro millones de personas que se debe resolver. Estoy convencido de que se resolverá con el paso del tiempo , pero no será de hoy para mañana.

P. ¿Cree que en algún momento se recuperarán los niveles de empleo previos a la crisis o considera que esa tasa por encima del 20% es prácticamente estructural?

R. La recuperación en el empleo también ha empezado, pero lentamente, y desde luego no va a ser de hoy para mañana. Hay datos que invitan al optimismo. En España el año es mejor que el anterior y lo veo claramente en la Feria de Barcelona. Veo todos los días a ochenta sectores de la economía española y en todos ellos contemplo repuntes de empleo. Eso no quiere decir que se vaya a llegar ya a niveles precrisis, pero soy optimista y creo que se alcanzará en un tiempo no muy lejano.

"La estabilidad política pasa porque no haya fuerzas antisistema y porque no haya secesión en Cataluña"

P. Encauzada la recuperación económica y atisbada la del empleo, surgen, sin embargo, algunos elementos en el contexto internacional algunos riesgos que pueden dar al traste con esta senda. En su opinión, ¿cuáles son aquellos que más le preocupan?

R. La primera prioridad es que es necesaria estabilidad política y social. Un país en el que todos empujan a la vez. Por un lado, los empresarios que luchan y que progresan; por otros los trabajadores que han tenido que sufrir una devaluación salarial. No se debe perder esa cohesión social. La colaboración debe superar los niveles de tensión que se puede presentar en cualquier cuestión. También es decisiva una buena comunicación social y en ella los medios de comunicación tenéis un papel clave.

P. España debe reducir su déficit del 6,6% al 5,5% este año y del 5,5% al 4,2% en 2015. Un proceso de consolidación fiscal que puede restar recursos a consumidores y empresas.

R. No la he mencionado porque la doy por superada. La propia recuperación aportará ingresos suficientes para que la consolidación fiscal no sea necesaria. Hay elementos, como la mejora de la actividad o del empleo, que me dan a entender que habrá más recaudación.

P. Otro factor que puede inmiscuirse en la salida de la crisis puede ser un año electoral en el que habrá comicios municipales, autonómicos y generales. ¿Qué sensación le produciría un escenario sin mayorías absolutas o con fuerzas contrarias al sistema entre las más votadas?

R. Insisto. La recuperación económica necesita estabilidad política y paz social. Lo que no acabo de entender es porque en política no pueden entenderse dos formaciones aunque sea de partidos políticos distintos? ¿O es que el interés general no está por encima?

P. ¿Un objetivo deseable sería la coalición en Alemania entre los dos partidos más votados, aunque ambos estén en las antípodas desde el punto de vista ideológico?

R. La coalición en Alemania sería una posibilidad. Sin estabilidad política la economía no funciona. La estabilidad política pasa porque no haya fuerzas antisistema en el juego. Que son legítimas, pero no convenientes. La gente puede votar lo que quiera, pero mi punto de vista es este, que no es conveniente. La estabilidad política pasa porque no haya secesionismo en Cataluña y el que defienda unas teorías que puedan perjudicar la marcha del sistema. El pueblo español es sabio y decidirá.

P. Se ha distinguido como uno de los empresarios catalanes que más ha defendido la pertenencia de Cataluña a España y Europa. ¿Teme un posible escenario de secesión a tenor del plan presentado por Artur Mas?

R. No contemplo un escenario de secesión en Cataluña. Me puedo equivocar, tengo mucho respeto por la gente que pide la separación, siempre que sea siempre que sea dentro de un orden, con respeto y tolerancia a los demás.

 

 

“Los jóvenes tienen que estudiar y trabajar”

P. Otra de las prioridades va a ser la formación dual, un sistema para que jóvenes menores de 25 años se formen y al mismo tiempo aprendan un oficio en una empresa.

R. Hay que decir a la gente que los recursos humanos que necesitarán las pequeñas y las medianas empresas para salir tienen que estar preparados para adaptarse a un entorno globalizado. Los jóvenes tienen que estudiar y trabajar al mismo tiempo. La virtud de las cámaras es que tiene un capilaridad total y eso nos permite extrapolar un modelo que funciona en la factoría de Seat en Barcelona a todo el país, a través de las 88 cámras de Comercio.

P. Una de las grandes incógnitas es saber si contarán con recursos económicos para implantar un sistema tan novedoso.

R La Cámara tendrá que tener los recursos suficentes para desarrollar el programa. Si lo hacemos bien serán suficientes. Una de las partes más importantes del nuevo modelo sin recurso cameral permanente será la del pago por servicios para obtener ingresos. La adscripción será obligatoria para aglutinar a todas las empresas, pero el pago de una cuota dependerá de los servicios que seamos capaces de ofrecer. Habrá contribuciones voluntarias, que serán necesarias y que serán la respuesta a una contraprestación.

P El colectivo más afectado por el desempleo siguen siendo los menores de 25 años. ¿Sigue apostando porque salgan a otros países para seguir aprendiendo?

R El mercado laboral de los próximos años va a tener problemas de entrada, ya que solo accederán los trabajadores que estén adaptados a la globalización. Por esto defiendo, y a veces no se me entiende bien, la necesidad que nuestros jóvenes salgan a ver mundo y a aprender idiomas. Una vez que lo hayan conseguido, tendrán sitio en el mercado laboral de España, donde serán necesarios.