'Outplacement' para empresas

Si hay despido, volar solo ya no es una opción

Con la reforma laboral y la crisis se generalizan este tipo de servicios que otorgan una nueva vida profesional a los despedidos

Mejora de la imagen y paliar la desvinculación profesional del empleado en caso de ERE es la motivación para muchas compañías que lo aplican

Si hay despido, volar solo ya no es una opción
Thinkstock

Momentos de reestructuración en una empresa. Expedientes de regulación de empleo (ERE), empleados despedidos, prejubilaciones y situaciones incomodas por las que nadie quiere pasar. A la vez que nos familiarizábamos con estos términos, por desgracia demasiado, los años de crisis también han traído otros conceptos que ya nacieron en la década de los ochenta pero ahora cobran aún más sentido.

El outplacement es la serie de servicios proporcionados por consultoras especialistas para dar salida a profesionales que se han visto afectados por un ERE o por un ajuste en la plantilla. Gracias a ello es posible reubicar y orientar en una nueva etapa profesional a los trabajadores, con la misión de no dejar a nadie descolgado.

De hecho, los planes de recolocación, en los casos de despido colectivo de más de 50 trabajadores, están contemplados, desde el año 2012, en la reforma laboral. Sin embargo, hasta ahora, era algo reservado a las esferas de dirección de grandes corporaciones. El cambio en la ley ha popularizado estos servicios que muchas veces son la ventana que se abre cuando la puerta se cierra.

Pero ¿qué se puede esperar de un servicio así? Elena Sánchez, experta en gestión de talento y profesora de la escuela de negocios EOI, explica que “se trata de un apoyo que se torna fundamental en un momento difícil. El servicio nunca te asegura otro puesto de trabajo, pero te otorga las herramientas para encontrarlo”. Y es que el factor psicológico en un momento de despido es muy importante y apostar por la reubicación “es creer en los empleados con los que cuenta la compañía en cuestión”.

Desde luego, las corporaciones que deciden incorporar servicios de outplacement (ofrecidos por terceras empresas), lo hacen en varios ámbitos: “Información, orientación, formación en nuevas áreas, acompañamiento o coaching son algunas de las iniciativas que se llevan a cabo bajo esta figura”, enumera la experta.

Y es que no es lo mismo enfrentarse a un duro mercado laboral en solitario que hacerlo de la mano de este tipo de consultoras y más, habiendo pasado el trance de un despido.

Antes allí, ahora aquí

Además, la experiencia arroja otra realidad: muchos de los trabajadores en procesos de reubicación encuentran nuevas salidas profesionales que muchas veces ni se habían planteado. “La ayuda de un coach en mitad de este proceso también ayuda a ordenar las ideas”, apunta Sánchez. Igualmente, bajo la experiencia de la profesora “se acceden a puestos de trabajo que no están a la vista de cualquiera, ya sea por medio del networking o mediante cazatalentos”.

Según un estudio presentado recientemente por la consultora de recursos humanos Randstad, “los principales motivos desencadenantes de la contratación de servicios de outplacemet son el cumplimiento de la normativa, seguido por la preocupación por la dificultad del trabajador para encontrar un nuevo empleo y, en tercer lugar, su nivel profesional”.

La mitad las empresas entrevistadas en dicho informe tienen en cuenta la antigüedad del trabajador y “casi una de cada cuatro lo hace porque forma parte del paquete retributivo de la empresa para ciertos colectivos”, explican desde la consultora.

Las compañías que ya cuentan con experiencia en este ámbito, consideran que “los mayores beneficios se centran en mejorar la imagen de la empresa hacia los empleados, también hacia el mundo exterior y disminuir el efecto negativo de la desvinculación en el propio empleado”.

Ya sea por cuestiones de imagen o como signo de confianza en los trabajadores de una empresa, cualquier despido colectivo es mucho más llevadero si se le acompañan, además de las pertinentes indemnizaciones, este tipo de servicios que, por cierto, han moderado sus precios con la crisis.