La mitad de los autónomos se queda sin paro

El 51,6% de las solicitudes presentadas para cobrar el paro por parte de los autónomos son rechazadas

La mitad de los autónomos se queda sin paro

Cada vez es mayor el número de solicitudes que se aprueba para recibir la prestación por cese de actividad, el conocido como paro de los autónomos. Pero más de la mitad sigue siendo rechazado, según datos de los nueve primeros meses del año del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS). Entre este órgano, las mutuas y otras entidades gestoras, se han rechazado el 51,6% de las solicitudes presentadas por parte de trabajadores autónomos para cobrar el paro.

Según los datos facilitados por la organización de autónomos (UPTA), entre enero y septiembre del presente ejercicio se presentaron un total de 5.416 solicitudes, de las que se rechazaron 2.797 y 1.941 se aceptaron, que representan el 35,8% del total. SIn embargo aún hay otras 678 que se encuentran en periodo de tramitación.

Desde UPTA destacan que cada vez es mayor el porcentaje de solicitudes que salen adelante, sobre todo si tenemos en cuenta que hace un año se rechazaban dos de cada tres. Esto, en gran parte se debe también a que las solicitudes son cada vez inferiores porque los propios trabajadores por cuenta propia son conscientes de lo complicado que resulta acceder a esta prestación por cese de actividad, que afecta a aquellas personas que han cotizado para cobrar el paro y que ahora tienen la posibilidad de recibir esta prestación en el caso de que tengan que cerrar el negocio.

La entidad que preside Sebastián Reyna muestra mucho interés en que entre en vigor el nuevo sistema de acceso a estas prestaciones que aparece en el proyecto de ley de mutuas, ya que mejora de manera sustancial el modelo actual, al tiempo en que insisten sobre la necesidad de que el Gobierno realice una potente campaña de publicidad informando sobre todos los cambios introducidos en el sistema.

Gracias a la nueva ley de mutuas, los trabajadores por cuenta propia lo tendrán más fácil paa conseguir la prestación por cese de actividad, que está ligada a la cotización por contingencias profesionales. La ley de mutuas separa ambos conceptos y mantiene como voluntaria la cotización por el cese de actividad.

El proyecto de ley de mutuas rebaja desde el 30 al 10% el nivel de pérdidas anuales por motivos económicos, organizativos, técnicos o de producción que debían acreditar los autónomos para acceder al paro. También se mejoran los medios de prueba que pueden emplear para demostrarlo.