Crecen las personas que capitalizan el paro para ser autónomos

Según datos de la Federación de Organizaciones de Profesionales, Autónomos y Emprendedores (OPA)

Capitalización por desempleo

Según datos de la Federación de Organizaciones de Profesionales, Autónomos y Emprendedores (OPA), en el último año, el número de personas que ha optado por capitalizar su prestación por desempleo y hacerse autónomo hasta agosto de este año, ha sido de 86.541, es decir, un 5,68% más que el año pasado en el mismo periodo. Esta práctica consiste en beneficiarse del total o una parte de la prestación por desempleo que le corresponde al individuo para capitalizarlo y con ello pagar las cuotas de autónomos que correspondan.

Una medida que fomenta el autoempleo

Según el análisis realizado por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), en agosto había 3.108.684 personas afiliadas al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) y, entre todos, el 2,78% estaba recibiendo la capitalización por desempleo, o se había beneficiado en el pasado. Ahora esa cifra ha aumentado un 5,68% entre agosto de 2014 y agosto de 2013, y cada vez son más las personas que optan por comenzar su actividad por cuenta propia y recurre a la capitalización de su desempleo para hacer frente al pago de la cuota. Realmente es una de las medidas que ayudan a emprender y a poder comenzar una actividad. La cuota de autónomos tiene hoy día una base mínima de 261,83 euros y hacerle frente al inicio de un negocio se hace complicado. Por ello, muchas personas recurren a la capitalización.

El autoempleo como solución al desempleo

El emprendimiento como salida laboral es cada vez más frecuente. Así lo ha asegurado el presidente nacional de la OPA, Camilo Abiétar, que asegura que la crisis y, sobre todo, la falta de empleo está provocando que “muchos profesionales encuentren el autoempleo como la única salida al mercado laboral”. Pero lo cierto es que se debe tratar el tema con prudencia. Es cierto que el autoempleo es una buena opción, pero para poner en marcha un negocio se debe estudiar primero su viabilidad, su mercado, su público, etc. para garantizar su éxito. Abiétar hace un llamamiento a la cautela para que “el emprendimiento no se convierta en una vía de escape desesperada ante al actual coyuntura económica”, y advierte que “el autoempleo debe contar con un proyecto de viabilidad, un plan de empresa y un estudio en profundidad y serio sobre las posibilidades de éxito que puede tener el negocio”.