Breakingviews

El oxígeno de los mercados

La liquidez del mercado es como el oxígeno. Se da por sentada cuando es ubicua, y se echa de menos cuando está ausente. Sin embargo, incluso las medidas recopiladas por los bancos centrales están teniendo dificultades para reflejar si los inversores pueden comprar o vender sin provocar oscilaciones adversas en los precios.

Un indicador Banco Central Europeo muestra que la liquidez del mercado de la zona euro ha mejorado de manera constante durante el último año y se encuentra en su mejor nivel desde 2001. Sin embargo, quienes forman parte del mercado cuentan una historia diferente, sobre todo en renta fija, donde los generadores de mercado se han vuelto menos dispuestos y capaces de mantener grandes inventarios de deuda. Se quejan de la liquidez irregular, que se evapora cuando se juntan demasiados vendedores o compradores.

¿Por qué la sequía de liquidez no aparece en el indicador del BCE? Una razón puede ser que el medidor se extiende por los mercados de divisas, deuda, capital y crédito y no puede poner de relieve los problemas más agudos de mercados específicos, como de renta fija.

Un indicador del BCE muestra que la liquidez del mercado de la zona euro ha mejorado durante el último año

Otra explicación puede ser la disposición de los inversores a renunciar a algunas de las primas que solían exigir como compensación por los riesgos de liquidez, incluso en mercados donde han surgido los problemas.

La culpa se puede achacar a la caza mundial de rentabilidad provocada por otro tipo de liquidez: la proporcionada por los bancos centrales a través de la financiación barata. Desesperados por los rendimientos, los inversores están haciendo la vista gorda para facilitar las operaciones. Los peligros son demasiado obvios cuando son muchos los que intentan vender el mismo activo a la vez.

Hay suficiente liquidez del banco central como para extinguir la capacidad de los inversores para fijar correctamente el precio de los riesgos de liquidez del mercado por un tiempo. Cabe esperar más episodios de violentos y aparentemente inexplicables vaivenes del mercado.