Una patente que ya ha sido concedida en EEUU así lo confirma
CarPlay

Con tu iPhone y CarPlay si tu coche está cerca incluso podrás arrancarlo

Se están dando los pasos para que CarPlay de Apple sea mucho más de lo que se podía pensar en un principio a la hora de combinarse con los choches y el interactuar con ellos. Esto se demuestra debido a una patente que la compañía de Cupertino ha conseguido en EEUU y, concretamente, la geolocalización es uno de los elementos esenciales a la hora de conseguir estas nuevas funcionalidades.

Según la patente que se ha publicado, concretamente la número 8.868.254, lo que se consigue utilizando CarPlay junto a un dispositivo con sistema operativo iOS, como por ejemplo un iPhone, es poder dar un salto cualitativo en lo que se puede hacer y controlar en un coche que sea compatible con la funcionalidad de Apple (y que va mucho más allá de simplemente poder abrir cerraduras). Y, por ejemplo, será posible desde que se encienda el aire acondicionado del vehículo hasta arrancarlo cuando el conductor está abriendo la puerta. Es decir, unas muy avanzadas y sorprendentes posibilidades que buscan hacer mucho más sencilla la vida del usuario.

Lo que se consigue es que por ejemplo un iPhone con el software adecuado se pueda utilizar como centro de control e, incluso, mando distancia a la hora de manipular diferentes opciones de un coche. Y, como hemos indicado antes, todo ello se consigue con la integración de la geolocalización que permitirá estar completamente conectados a los dos puntos (teléfono y vehículo) gracias al uso de CarPlay. Así, por ejemplo, se puede establecer un punto de aparcamiento y conocer si el coche sigue en ese lugar e, incluso, el tiempo que hace en dicha localización. Y, todo ello, sin que se ponga en peligro la información utilizada ya que se utilizarían tarjetas tipo vCard.

¿Cómo funcionaría?

Pues lo cierto es que no es precisamente complicado cómo se le dará el uso a las nuevas funcionalidades, ya que CarPlay establece el lugar en el que está el coche, siempre que se incluya el hardware necesario para ello, y una vez hecho esto manda la información al terminal emparejado mediante el uso de las mencionadas vCard (que en ellas incluir las coordenadas geográficas no entraña riesgo). Adicionalmente, si el coche está cerca, para establecer comunicación avanzada se usa Bluetooth LE (bajo consumo), aunque podrían ser de la partida otras opciones como NFC.

Una vez que se establece la comunicación, ya sea utilizando tecnología inalámbrica o las propias tarjetas, es más que viable ejecutar acciones de lo más interesantes, ya que la centralita del coche así lo permite. Un ejemplo es que se podría desde activar la alarma del vehículo hasta ir abriendo las puertas de este según es la posición del conductor. Es decir, que las opciones son innumerables y muy amplias. Además, mediante el uso de algoritmos se pueden establecer parámetros de seguridad adicionales a los habituales.

El caso es que la nueva patente de CarPlay, que como hemos indicado ya está concedida, ofrece una gran cantidad de opciones posibles a la hora de sincronizar un iPhone con iOS y un vehículo. Sólo falta por conocer exactamente cuáles son los planes de Apple y lo que están dispuestos a asumir los fabricantes de coches, pero las posibilidades son máximas y muy interesantes para conseguir cosas que sólo estaban presentes en las películas de ciencia-ficción.

Normas