Su funcionamiento es parecido al de Uber
Shipper

Llega Shipeer, una forma sencilla de compartir el maletero del coche

Parece que Uber sólo es el comienzo en lo que se refiere a los servicios colaborativos entre los usuarios. Un ejemplo de lo que decimos es Shipeer, que lo que ofrece en su página web es el poner en contacto a personas que necesitan enviar algo de un lugar a otro y que desean hacer esto compartiendo el maletero de su coche.

De esta forma se quiere aprovechar el espacio que en muchas ocasiones se lleva libre en el coche para ir de un sitio a otro y, también, la necesidad de un servicio de mensajería. Es decir, un punto d encuentro para que se consiga que una parte tenga un gasto menor y, la otra, que se pueda ganar algo de dinero en un desplazamiento que se tiene pensado realizar.

Los envíos se realizan, por ahora, a toda España y veremos si se pone en jaque a las compañías de mensajería de una forma similar a la ocurrida con Uber en diferentes lugares. Eso sí, hay un detalle muy importante que se debe manejar y que el tiempo dirá si Shipeer es capaz de darle solución: la confianza. Según los creadores del servicio, disponen de un sistema para “potenciar esto”, como por ejemplo el poder realizar un seguimiento en tiempo real del lugar en el que está el paquete que se ha enviado (con obligación para el “mensajero” de prestar este servicio).

¿Cómo funciona Shipeer?

Pues lo cierto es que el uso del servicio es de lo más sencillo. Una vez que se accede a la página web, existen dos opciones: buscar un maletero u ofertar el propio. Una vez que se hace esto, simplemente se tiene que proporcionar cierta información personal y, además, el lugar del destino y uno de los tres tamaños que existen en lo referente al paquete a enviar (que por cierto, no debe estar empaquetado si no se desea). Estos son Ratón, Gato y León. Una vez hecho esto, se procede a encontrar alguien que necesite de tus servicios o que te los ofrezca. Así de sencillo.

La verdad, es que la aparición de servicios colaborativos entre los usuarios, con un servicio que intermedia entre ellos, cada vez aumenta más y sólo la imaginación parece ser el límite de lo que se puede llegar a conseguir. Lo cierto es que hasta la fecha era complicado pensar en compartir un maletero del coche para realizar un envío, salvo que fuera el de un familiar o amigo, pero Shipeer demuestra que es muy posible.

Normas
Entra en El País para participar