Cuatro millones de escoceses votan hoy la independencia

Las empresas españolas miran a Escocia

Referéndum en Escocia - empresas en España Ampliar foto
Planta de Scottish Power en Longannet.

El primer ministro escocés, Alex Salmond, calificaba recientemente de “idiotas” a las empresas por fomentar el miedo entre los escoceses y promover el no en la referéndum de hoy. Fue su respuesta ante lo que se ha convertido en una posición empresarial unánime en las últimas semanas. Cinco bancos escoceses habían amenazado con marcharse, y otras grandes empresas como Standard Life, BP, Shell, John Lewis y Asda conformaron que estaban siguiendo con preocupación los acontecimientos.

Esta preocupación empresarial no se circunscribe a Escocia. Europa y el mundo entero llevan días mirando al país con atención. También en España. No en vano, algunas de las compañías más importantes del Ibex 35, como Iberdrola, Repsol, Telefónica, Banco Santander e Iberia, cuentan con considerables intereses en el país, si bien resulta difícil calcular su importancia, toda vez que solo facilitan datos sobre el conjunto del Reino Unido.

La primera de todas es Iberdrola. En 2006, la empresa que preside Ignacio Sánchez Galán se hizo con la eléctrica Scottish Power, y ya es el tercer operador eléctrico en Reino Unido, con 5,8 millones de clientes a través de su filial Scottish. Escocia aporta aproximadamente el 5% de su Ebitda, según los cálculos de Banco Sabadell. Allí, además, participa en la construcción de un nuevo parque eólico de 69 MW de capacidad.

Otra empresa con intereses en energía, Repsol cuenta con proyectos de parques eólicos marinos en el Mar del Norte. El Gobierno escocés concedió en marzo el permiso de construcción y explotación de un proyecto de energía eólica marina de 1.116 megavatios (MW) de potencia a Moray Offshore Renewables, sociedad participada por la petrolera española Repsol y la compañía portuguesa EDP Renováveis.

En total, la petrolera española espera la aprobación de tres parques eólicos marinos en Escocia este año, que sumarían una potencia de 3.500 MW. Sacyr, por su parte, construye en estos momentos subestaciones eléctricas para Scottish Hydro Electric.

Telefónica, activa
Telefónica ha participado activamente en la campaña a favor del no. No en vano, la operadora española desembolsó 17.000 millones de libras esterlinas en 2005 (una cantidad equivalente a unos 21.250 millones de euros al cambio actual) por O2, que en la actualidad es el segundo operador de móviles británico con 23 millones de clientes. De esta cifra, el 8% reside en Escocia.

El CEO de la compañía en Reino Unido, Ronan Dunne, aseguró recientemente a Bloomberg que la secesión generaría “costes significativos al forzar la división del negocio” de O2 en dos partes. Así, el directivo era de la opinión que los precios para los clientes escoceses deberían subir porque la inversión necesaria para darles cobertura es mayor que en Inglaterra y desaparecerían las actuales subvenciones de una región a otra.

Santander también mantiene sus intereses en Escocia, si bien estos son más limitados. La entidad financiera cuenta con 85 sucursales en el territorio, y con 8.000 millones de libras (unos 10.000 millones de euros) en préstamos en el país, lo que representa el 4% de la cartera en el país y el 1% del total. Reino Unido, incluyendo Escocia, representa un 8% de su margen neto.

Ferrovial es el principal accionista de los aeropuertos de Glasgow y Aberdeen (además de controlar el 25% de Heathrow) y está en proceso de comprar el 100% de ambos a fondos de inversión de China, Qatar y Singapur. Entre otros contratos, se ha adjudicado la construcción de hasta 40 subestaciones eléctricas en Escocia, dentro de un proyecto valorado en 700 millones, y el mantenimiento y mejora de 885 kilómetros de autopistas y carreteras principales en el Sureste de la región por 114 millones.

La constructora ACS se adjudicó en marzo de 2011 la construcción de un puente en la bahía de Forth en Edimburgo por 1.116 millones, y ha sido preseleccionada para llevar a cabo el nuevo campus del centro de estudios Ayrshire College valorado en 60 millones.

Siguiendo con el negocio aéreo, Iberia y Vueling pertenecen al holding empresarial IAG, junto a British Airways. La sociedad ha sido criticada por haber cerrado Caledonian Airways y clausurado aquellas líneas que no conectasen el país con Londres.

Las posibles repercusiones en el marco jurídico y legal escocés también podrían afectar a otras empresas medianas de origen español, como Cupa Natural Slate, que pertenece a Cupa Pizarras y tiene su sede en Edimburgo desde que en 2007 adquirió Caledonian Roofing Supplies, uno de los mayores distribuidores de pizarra en Escocia. También afecta a Aqua Express, perteneciente a Herroleiva, con sede en Glasgow.