La montaña rusa de la deuda

Trader de una mesa de deuda
Trader de una mesa de deuda REUTERS

Ningún activo como la deuda española ha vivido un carrusel tan vertiginoso durante los últimos seis años de crisis financiera y económica. De los niveles estándar de 2008, cuando el Tesoro lograba financiación a 10 años a un tipo de interés del 4 - 5%, pasando por los momentos de pánico del verano de 2012, cuando la prima de riesgo superó los 600 puntos básicos y la rentabilidad del bono a 10 años tocó su máximo desde que entró en vigor el euro (7,62%); hasta llegar a la situación actual, en la que España se está financiando a los precios más baratos de su historia, con un tipo cercano al 2%, a pesar de que la deuda pública ha superado el billón de euros y roza el 100% del PIB.

¿Qué ha pasado para explicar este comportamiento ciclotímico de los bonos españoles, junto con los italianos, los portugueses, los griegos...? Básicamente, los problemas estructurales del euro y los problemas presupuestarios de los países de la periferia europea. Con el rescate de Grecia, y luego el de Irlanda y Portugal, llegó un momento en que los mercados empezaron a descontar que el euro se rompería, así que no era fácil encontrar inversores dispuestos a comprar deuda, denominada en euros, emitida por el Tesoro español o el italiano.

En el caso de España, la situación empezó a normalizarse después de que el país solicitara formalmente apoyo financiero a Bruselas y al FMI para recapitalizar el sistema financiero. Una ayuda que se acabó concretando en un préstamo de más de 40.000 millones de euros. Pero el acontecimiento que puso fin de forma decisiva a la peligrosa deriva que había adoptado la deuda española, llegó cuando, en el verano de 2012, el presidente del BCE, Mario Draghi, se comprometió de manera categórica a garantizar la viabilidad del euro.

La gran duda que asalta ahora a los inversores es si el mercado no se ha pasado en la mejoría ¿Es normal que España se financie más barato que Estados Unidos? Stefan Kreuzkamp, directivo de Deutsche Asset & Wealth Management reconoce que es un asunto que les preocupa. “Los tipos que pagan los países de la periferia europea se han acercado mucho a los de Estados Unidos. Nos estamos cuestionando constantemente si existe un riesgo de que comience un movimiento de venta masiva de bonos periféricos”.

Pese a estas dudas, este especialista considera que sigue habiendo factores que justifican los bajos precios actuales, como son la política ultraexpansiva del BCE, la ligera recuperación económica y la creencia de que Draghi puede ir aún más lejos con medidas heterodoxas para apuntalar la economía europea. La “artificialidad” de los precios actuales, que algunos llegan a calificar de burbuja, es reconocida por todos los expertos, pero son pocos los que aventuran un estallido inminente.