Ambas se han convertido en las personas más influyentes de Europa en sus respectivos cargos

Ana Botín, la ‘Merkel’ del sector financiero internacional

Ana Botín, la ‘Merkel’ del sector financiero internacional

Nueva era para el primer banco español, Santander, y de la zona euro. Y  por extensión para el sector financiero español. El mercado está convencido de que la llegada de Ana Patricia Botín a la presidencia de Santander marcará un antes y un después en la imagen internacional de la banca española, pese a su ya gran diversificación. De momento, nadie duda de que la llegada de una mujer tan influyente a una entidad tan carismática y en un sector dominado prácticamente por completo por el sexo masculino ya es un signo de cambio. Y, aunque no es políticamente correcto hablar de ello, no está de más aportar un toque femenino al gran poder de la banca.

Una parte significativa de la plantilla en España valora positivamente su nombramiento, a tenor de la circular interna remitida la semana pasada por CCOO. Los empleados del banco tienen como referente su paso por la presidencia de Banesto durante ocho años en los que, pese a su imagen (y fama) de fría y distante, atendió en más de una ocasión las peticiones de los trabajadores, o eso recuerdan.

“Es la primera mujer al frente de una empresa del Ibex 35, lo que esperamos se traslade a las políticas de igualdad en la empresa”, señala CC OO en su circular. Y recuerdan positivamente que durante su gestión en el ya desaparecido Banesto “puso de manifiesto su talante dialogante con la representación sindical, que supuso significativas mejoras para la plantilla”.

El favorable recibimiento de la plantilla ya es un punto importante a su favor.

Su estilo más anglosajón que español en su forma de hacer y pensar acabará también impregnando a todo el grupo Santander, y sobre todo a la cúpula directiva. Y no hay duda de que también influirá en las reuniones que mantenga con el resto de sus colegas banqueros en España. “Angela Merkel ha cambiado el paso a Europa en más de una ocasión, y lo mismo hará Ana Patricia Botín con algunos hábitos del sector. Su influencia se hará patente a medio plazo”, comentaba el viernes una persona cercana a los círculos políticos del país, de ahí la comparación de la banquera con la presidenta alemana.

“Ana Patricia Botín marcará su estilo y revolucionará al sector como lo hizo antes su padre. Aunque la marca personal de la banquera se ira imponiendo más sutilmente que la de Emilio Botín, sin tanto personalismo, pero dejará tanta o más huella que él. Ana Patricia Botín ha mandado y mucho en Banesto y en Santander UK”, añade un directivo que sí ha trabajado con ella.

Algunas fuentes políticas que han despachado con la directiva en su etapa como presidenta de Banesto (en esos ocho años en tarjeta ponía presidente) la califican de una ejecutiva fría, distante e implacable, con ideas difíciles de modificar. Imagen contraria a la que proyectaba su padre, más cercano, afable y socarrón, aunque “también muy exigente y mandón”, afirma alguna que otra persona relacionada con círculos políticos.

Aunque físicamente Angela Merkel y Ana Patricia Botín no tienen nada que ver, se aprecia en ambas toques muy personales de coquetería, aunque cada una con un estilo propio. Las dos también transmiten una imagen impertérrita públicamente, a sabiendas de que la transmisión de cualquier signo de duda o despiste podrá ser utilizado en su contra. Todo el mundo espera que marquen el paso cada una en sus respectivos cargo, una en el banco más grande de la Europa del euro. La otra en el país más rico e influyente de la misma zona (otra similitud). Ambas, además, parecen dominar la situación y el escenario a sabiendas de quiénes son y de dónde están en cada momento, explica un experto en lenguaje kinésico. Eso sí, tanto la banquera como la presidenta alemana conocen la imagen que transmiten. Por ello, también buscan proyectar su lado más humano, ese que poseen cuando dejan de un lado sus influyentes cargos.

Ana Patricia Botín tiene ya muchas tablas presidiendo juntas de accionistas, hablando ante inversores, políticos o ante la prensa. El orden del día de la junta extraordinaria que celebra hoy Santander parecía inicialmente de mero trámite, pero se ha convertido en el primer escenario en el que la banquera, sin quererlo, deberá exponer las nuevas líneas que marcarán su mandato en el banco. Eso es, por lo menos, lo que esperan los inversores, el mercado, la plantilla y lo que establece el código de comunicación.

Hay que tranquilizar a las Bolsas lo antes posible y eso se hace con información. Y si los mercados no están nerviosos, pero esperan un mensaje y no se facilita la intranquilidad podría apoderarse de un valor, recomiendan los expertos. La también favorable reacción de los mercados su nombramiento como presidenta del mayor grupo financiero de la eurozona ha marcado otro punto a su favor. Hace solo una semana nadie sabía como iba a reaccionar la cotización de Santander una vez que Ana Patricia Botín sucediese a su padre. Era un acontecimiento que parecía aún lejano en el tiempo. Y sin embargo, la primera batalla la ha ganado. El mercado ha reaccionado sin estridencias ante la continuidad de la saga Botín en la presidencia del grupo Santander.

Como Merkel, Ana Patricia Botín parece que ha conseguido imponer su estilo en un mundo aún muy masculino.