Evolución de la negociación colectiva

Fuerte descenso de los trabajadores afectados por ‘descuelgue’ salarial

Fuerte descenso de los trabajadores afectados por ‘descuelgue’ salarial Ampliar foto

Los líderes sindicales no cesan de repetir que ha llegado el momento de subir salarios en los sectores que ya lo permitan. Y hasta el presidente de la patronal CEOE, Juan Rosell, ha comprado esta posibilidad. No obstante, de momento, los convenios que se han firmado hasta junio mantienen incrementos salariales muy moderados, fijados en una media del 0,54% por segundo mes consecutivo, para más de 3,6 millones de trabajadores que ya han pactado sus condiciones laborales para este año.

Así lo indican los datos del registro de convenios firmados hasta junio hechos públicos ayer por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, según los cuales 1,6 millones de estos trabajadores registraron un alza salarial media del 0,6%. Pero hay otros 1,4 millones con los sueldos prácticamente congelados e incluso 6.660 que han pactado bajadas salariales de un 2,4% de media. No obstante, también hay otros 216.000 asalariados con subidas superiores al 1,5% para este año.

En cualquier caso la contención salarial que afecta a la mayoría de quienes han firmado sus convenios, junto con cierta mejora de la actividad económica, está provocando una fuerte caída del número de trabajadores afectados por descuelgues de convenios. Se trata de un mecanismo que facilitó la reforma laboral para que el empresario que atraviesa dificultades pueda incumplir las subidas salariales pactadas para sus trabajadores en sus convenios de referencia.

Así, según los últimos datos, hasta junio se registraron un total de 47.031 trabajadores afectados por algún tipo de descuelgue de sus convenios –siete de cada diez para no abonar el alza del salario o la remuneración pactada–, lo que supone un descenso del 47% respecto a los 88.543 asalariados afectados en el primer semestre de 2013.

De hecho, solo en el mes de junio pasado hubo 3.323 trabajadores que vieron incumplir sus convenios, en comparación con los 7.694 del mismo mes del año anterior y con los 44.319 afectados en abril del año pasado, que fue el mes con mayor número de trabajadores inmersos en una de estas inaplicaciones, desde que sus condiciones son más accesibles al empresario.

En total, desde febrero de 2012 un total de 235.933 asalariados han experimentado subidas salariales inferiores a las que tenían reconocidas en sus convenios colectivos de referencia. Si bien aproximadamente el 90% de estos descuelgues se hace con el acuerdo entre la empresa y los trabajadores, ya que la alternativa suelen ser despidos o incluso el cierre de la empresa. Aunque en ocasiones esta inaplicación salarial se pacta también a la vez que se producen los despidos.

Más celeridad y menos cláusulas de garantía

A partir de 2009 y 2010 la negociación colectiva se vio sumamente afectada por la crisis, provocando una caída sustancial del número de convenios que se firmaban y del volumen de trabajadores protegidos. Las negociaciones simplemente se eternizaban ante la falta de acuerdo o ni siquiera se iniciaban.

El pasado año aún se mantenía esta ralentización de las negociaciones de convenios, de forma que en junio de 2013 solo habían pactado sus condiciones laborales dos millones de trabajadores. Sin embargo, en 2014, la limitación de la prórroga automática de los convenios (ultraactividad) en la reforma laboral y la menor conflictividad derivada de la mejora económica, ha hecho que los negociadores aceleren sus trabajos. De esta forma, hasta junio ya hay 3,6 millones de asalariados con su convenio cerrado, lo que supone 1,6 millones más que en el mismo periodo del año anterior.

Otra de las variaciones que están registrando los convenios este año está marcada por la baja inflación. Hasta este año, uno de los elementos fundamentales que defendía la parte sindical a la hora de fijar las subidas salariales era la incorporación de una cláusula de garantía salarial, que compensaba la diferencia entre el salario pactado y la inflación de ese año si esta había sido superior, para garantizar así el poder adquisitivo. Estas cláusulas que podían fijar esta compensación de forma total o parcial y retroactivamente o de cara al futuro, llegaron a beneficiar a más del 80% de los trabajadores con convenio. Pero en la actualidad, el bajo nivel de los precios ha permitido que los negociadores sindicales acepten un notable descenso de estas cláusulas: de los 3,6 millones de asalariados con convenio hasta junio, solo 1,1 tenían esta protección (el 32,5%).