Exigen puestos estables y con jornadas completas

Los sindicatos vinculan el pacto con CEOE a que haya empleo de calidad

Los secretarios de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer (izquierda) y de CC OO, Ramón Górriz.
Los secretarios de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer (izquierda) y de CC OO, Ramón Górriz.

A finales de este mes el equipo de economistas de la patronal CEOE-Cepyme y de los sindicatos CC OO y UGT que está realizando un diagnóstico de la situación económica para que sirva de base para el texto del próximo acuerdo de negociación colectiva tiene previsto terminar sus trabajos a finales de este mes. Pero antes de que esto ocurra, el secretario de Acción Sindical de UGT y número dos del sindicato, Toni Ferrer, que está llevando a cabo estas negociaciones, ya avanzó que la renovación del acuerdo de convenios no dependerá solo de que ambas partes lleguen a un acuerdo en materia de recomendaciones salariales.

Es más, para Ferrer, las recientes declaraciones del presidente de CEOE, Juan Rosell, en las que se mostró partidario de que el próximo año se suban los salarios en aquellos sectores que se lo puedan permitir por su pujanza económica, marcan un cambio claro en la posición empresarial, que se acerca a lo que persiguen los sindicatos.

De hecho, este dirigente sindical –que ayer presentó el Anuario de Relaciones Laborales 2014– aseguró, a la vista de esta posición patronal:“seremos capaces de sortear el tema salarial” que no será un obstáculo para la firma del pacto.

Sin embargo, dicho esto, aseguró que esta circunstancia no es garantía de que el acuerdo vaya a salir adelante y añadió que la firma de cualquier pacto por parte de los sindicatos estará condicionada “a que los empresarios se comprometan a crear empleo de calidad”.

En cada uno de los acuerdos de negociación colectiva firmados por los agentes sociales desde 2001 las recomendaciones salariales han sido siempre la clave del pacto. Si bien, ahora, debido a los cambios que está habiendo en el mercado laboral, en el que prácticamente el único empleo que se crea temporal y con jornadas parciales, los sindicatos quieren elevar el peso que tendrán en el futuro pacto, “los compromisos de los empresarios para crear puestos de trabajo con derechos”, insistió Ferrer.

Aunqu tampoco dió por hecho el acuerdo salarial, ya que según explicó, “habrá que buscar un modelo concreto de recomendaciones” que –en opinión sindical– “deberá incluir cierta vinculación a la evolución de los precios”. Y esto podría ser un escollo para lograr el visto bueno empresarial.

Junto a esto, Ferrer también vinculó el éxito del pacto a que incluya otras cuestiones como un rediseño del papel de la negociación colectiva, que según los sindicatos ha perdido peso en favor del poder unilateral del empresario, por la reforma laboral. “La firma del acuerdo será muy difícil si este no otorga a la negociación colectiva un papel central a la hora de asignar recursos”, indicó el dirigente de UGT. Y citó otros contenidos que deberá tener el acuerdo como medidas para acortar la brecha salarial entre mujeres y hombres o para frenar el deterioro de la salud laboral.

Por su parte, el presidente del Consejo Económico y Social (CES) –que reune a empresarios y sidicatos–, Marcos Peña, se mostró ayer convencido que el consenso acerca de mantener la moderación salarial y subir los sueldos en los sectores donde sea posible, llevará con seguridad a la firma de un nuevo pacto de convenios.