10,7% de la energía procedió de plantas nucleares, por debajo de los niveles registrados en 2007.

Aportación récord de las renovables en 2013

El sistema eléctrico español en 2013 Ampliar foto

En 2013, las energías renovables marcaron un récord en la cobertura de la demanda peninsular, al alcanzar una cuota del 42,2%, más de diez puntos superior a 2012, y ello pese a la desaceleración en el desarrollo de nuevos parques eólicos y solares”, concluye Red Eléctrica en su informe sobre el comportamiento del sistema eléctrico en 2013.

El documento, que cada año elabora el gestor de la red, apunta a que el resultado de las energías limpias es casi siete puntos mayor si se compara con 2010, tirado por la elevada generación hidroeléctrica, gracias a las fuertes lluvias registradas durante gran parte del año.
El pasado año fue uno de los peores para la industria renovable por la definitiva supresión de las ayudas económicas que recibía, aprobada en la reforma eléctrica del Gobierno.

En un contexto de caída de la demanda, por tercer año consecutivo, que en 2013 retrocedió hasta ponerse en niveles de 2006, la producción de electricidad descendió un 3,4% respecto a 2012, debido en gran parte a la menor exportación de energía a través de las conexiones internacionales.

9,5% de la demanda de electricidad en 2013 la aportaron los ciclos combinados de gas.

Y ahí las renovables pusieron la nota más alta de aportación de electricidad al sistema por el buen comportamiento de la eólica, que supuso el 21,2% de la cobertura de la demanda del país (18,1% en 2012). El volumen de energía de las tecnologías incluidas en el régimen especial representaron un 42,6% de la generación total de energía eléctrica.

El momento álgido lo puso la eólica. El 25 de diciembre, a las 2.56 horas, el viento cubrió el 68,5% de la demanda, y el 6 de febrero, a las 15.49, se superó el récord de energía horaria. Más allá de esos dos picos, la eólica fue la tecnología que más contribuyó a la producción de energía total del sistema en enero, febrero, marzo, noviembre y diciembre.

Mientras las instalaciones de energías limpias siguen creciendo, las de régimen ordinario “han acentuado la línea de descenso de generación iniciada en 2008”. En 2013 produjeron un 10,6% menos de electricidad y su aportación a la demanda eléctrica se quedó en el 57,4%, cinco puntos menos que en 2012. Las centrales de gas de ciclo combinado y el carbón registraron importantes descensos en su cobertura de la demanda respecto al año anterior, un 9,5% y 14,6%, respectivamente.

Pero en producción, la caída fue mayor. Los ciclos combinados generaron un 35% menos que en 2012, “confirmando su tendencia claramente descendente iniciada en 2009”. Por su parte, la producción de carbón bajó un 27,3% respecto a 2012 y la nuclear se saldó con un descenso del 7,6%, principalmente debido al cierre exprés de Garoña, propiedad de Endesa e Iberdrola, en diciembre de 2012.

Las suaves temperaturas, que estuvieron acompañadas de fuertes lluvias, también frenaron los picos de demanda instantánea, la energía que se consume en el mismo momento en el que se genera. El máximo anual se quedó un 10,7% por debajo del registrado en 2007. El descenso del consumo se saldó con el comportamiento anómalo de la energía nuclear.

Debido a la bajada en la demanda de electricidad, que acumula tres años consecutivos de descenso, y a la alta producción hidráulica y eólica en el periodo de Semana Santa, Red Eléctrica dio órdenes de reducir la producción, al sobrar electricidad en el sistema. La merma afectó, entre otras, a la producción de las centrales nucleares, “un hecho excepcional que no se producía desde 1997”.