Breakingviews

Golpe a las tecnológicas

La campaña De-OIE, de China afecta a las grandes firmas de Silicon Valley. Para aquellos no familiarizados con el término, se está utilizando para describir el impulso de las empresas estatales de Pekín para dejar de depender del software y los servicios las empresas estadounidenses, principalmente IBM, Oracle y EMC.

China es el tercer mayor mercado de tecnologías de la información del mundo –con un rápido crecimiento–. El gobierno chino, sin embargo, quiere dejar de depender de empresas masivas a favor de proveedores nacionales como Huawei y Lenovo en nombre del desarrollo económico y la seguridad.

China solo representa alrededor del 4% de las ventas de IBM y Cisco. En Oracle y EMC es probable que la cifra sea aún menor. Apple obtiene el 20% de sus ingresos allí. Pero los grandes bancos, operadores de telecomunicaciones y empresas estatales son los objetivos naturales del espionaje estadounidense, y las decisiones de compra son más vulnerables a la presión de las autoridades. Tales cuestiones no afectan realmente a los consumidores chinos, lo que puede explicar por qué las ventas de Apple en China subieron el último trimestre y las de Cisco cayeron en cifras de dos dígitos.

Las grandes firmas de hardware se enfrentan al grueso del problema, por lo que estos vendedores serán los primeros en hacer frente a la caída de las ventas. IBM está particularmente expuesta. Alrededor de la mitad de sus ventas en China provienen del hardware. Las mayores cifras de la compañía en China cayeron un 20% en el último trimestre. Quedan por delante más caídas. Microsoft, por su parte, verá ralentizarse o incluso reducirse lo que había sido un mercado de rápido crecimiento, después de que China prohibiera instalar Windows 8 en los equipos del gobierno.

Los inversores no parecen esperar mucho crecimiento de estos gigantes de la tecnología. IBM, Oracle y EMC –los principales objetivos en China– o de, Cisco y Microsoft . Los resultados trimestrales, que comienzan a salir esta semana, pueden poner un poco más de manifiesto el problema.