Pese a tener un rating siete escalones inferior

España ya paga por su deuda menos que EE UU

Operadores en una mesa de negociación en Londres.
Operadores en una mesa de negociación en Londres.

La combinación de inflación baja, confianza inversora y, por encima de todo, el papel todopoderoso del Banco Central Europeo han provocado esta mañana algo que hace un año habría parecido ciencia-ficción. El bono español a 10 años se cambiaba esta mañana en el entorno del 2,6%, porcentaje que además de suponer un holgado mínimo histórico, implica también alcanzar la cotización de la deuda de EE UU, también en el 2,6%.

Eso, a pesar de que el rating de Estados Unidos es el máximo para dos de las tres agencias de rating (solo S&P lo tiene en un escalón inferior) mientras España está siste escalones por debajo (para Moody's son ocho) y haberse olvidado del riesgo de caer en bono basura hace bien poco.

A cierre de 2013, la diferencia entre ambos bonos era de 120 puntos básicos, más o menos la misma distancia que separa hoy la deuda española de la alemana. Y en 2012, antes de que Mario Draghi proclamase que haría todo lo necesario para salvar el euro, esta distancia fue de 623 puntos básicos, es decir, un 6,23%, de acuerdo con datos de Bloomberg.

Desde arranque de año, la deuda estadounidense ha bajado ligeramente su tipo de interés (aunque ha repuntado en este arranque de junio), pero la española ha pasado de estar en el 4,2% al 2,6% actual. Hace un año, en mayo, la diferencia era de 230 puntos. Fue entonces cuando las especulaciones sobre la retirada de las compras de deuda hicieron mella en el bono estadounidense, que llevaba dos años cotizando por debajo del 2%.

No es la primera vez que la deuda española y la estadounidense empatan. Sucedió de forma puntual en dos ocasiones, entre 2009 y 2010. Y hasta el estallido de la crisis, en 2007, la deuda española cotizaba siempre por debajo de la estadounidense. Claro que entonces los dos países tenían la codiciada triple A. Pero a partir de que en primavera de 2010 la crisis de deuda griega contagiase a España, estos dos activos han vivido en mundos opuestos. Y la caída de ocho escalones en el rating español fue lo de menos.

Mientras España sufría la ira del mercado durante más de dos años, forzando la petición del rescate, en Estados Unidos el papel del Banco Central dejó la deuda a 10 años en tipos cercanos al 1%. Y, para cuando el compromiso del BCE ha empezó a cuajar, en 2013, la Reserva Federal empezó a hablar de retirar estímulos. Las últimas medidas del BCE para inyectar más liquidez y rebajar los tipos han reforzado la tendencia alcista para la deuda europea.

El hecho de que la inflación en la zona euro esté bajo mínimos también ayuda a la deuda española: los inversores exigen más interés a la deuda de EE UU porque la inflación allí es más elevada y, por tanto, la deuda pierde más valor con el tiempo. Debido a esto, y al papel del BCE, no solo la deuda española ha cerrado la brecha con la de Estados Unidos. El bono de Irlanda está en el 2,4% y el de Italia en el 2,7%. De hecho, en la zona euro además de Italia solo Portugal tiene la deuda a un tipo superior al español.