La operación se cerrará entre hoy y el miércoles

Cajamar ultima la venta de su plataforma inmobiliaria por más de 200 millones

Fachada de la sede de Cajamar en Madrid
Fachada de la sede de Cajamar en Madrid

Cajamar tiene previsto cerrar la venta de su plataforma de gestión de activos inmobiliarios esta semana por un precio superior a los 200 millones. Los fondos Apollo y Cerberus son los finalistas de la puja.

Cajamar, la primera cooperativa de crédito española, última el traspaso de Cimenta2, su plataforma de gestión y comercialización de inmuebles procedentes de sus activos adjudicados. La venta de la gestión de su negocio inmobiliario está prevista que se cierre entre hoy y el miércoles tras un proceso competitivo en el que han participado una decena de inversores, según fuentes cercanas al proceso.

Dos candidatos han llegado a la fase final del proceso de selección iniciado en marzo con el asesoramiento de KPMG. Se trata de dos fondos estadounidenses que ya tienen una gestora del ladrillo en España y buscan ganar cuota, Apollo, dueño de Altamira adquirido a Banco Santander, y Cerberus, que compró Bankia Habitat el pasado año. Ambos fondos, además, están presentes en todos los procesos de subasta de plataformas de gestión de inmuebles.

Cajamar tiene sobre la mesa sus ofertas y todo indica que la operación se cerrará esta misma semana. La operación supone la cesión por 10 años de la gestión exclusiva y comercialización de activos inmobiliarios, cuya titularidad continuarán siendo de Cajamar y permanecerán en su balance, así como la actividad de recuperación de la cartera crediticia, lo que representa un volumen de 7.300 millones.

El precio se eleva a más de 200 millones de euros, muy por encima del registrado en las últimas ventas del sector. En el caso de BMN el precio alcanzado fue de 50 millones de euros, la venta de la plataforma de Catalunya Caixa le aportó 40 millones, Bankia (entre 40 y 90 millones, dependiendo del cumplimiento del plan de negocio) y La Caixa obtuvo 98 millones por la venta de Servihabitat.

Santander obtuvo, sin embargo, un precio mucho más elevado, 664 millones, lo mismo que Banco Popular, que logró por una operación similar 715 millones.

Los ingresos que obtendrá Cajamar por esta venta supondrán un nuevo balón de oxígeno para superar los test de estrés. Luis Rodríguez, presidente de Banco de Crédito Social, cabecera del grupo Cajamar, asegura que en la firma “tenemos capital de sobra para pasar los test sin el más mínimo problema”.