Fondo de maniobra negativo por 50,5 millones

San José prevé refinanciar en las próximas semanas

Jacinto Rey, presidente de San José, en la salida a Bolsa del grupo, en 2009.
Jacinto Rey, presidente de San José, en la salida a Bolsa del grupo, en 2009.

Grupo San José inició en el último trimestre de 2013 negociaciones con la banca acreedora para tratar de acordar nuevas condiciones de pago. La compañía controlada por el empresario gallego Jacinto Rey cerró en 2009 la financiación de su deuda por importe de 2.210 millones de euros siendo Banco Popular la entidad agente del sindicado bancario. Dicho contrato de financiación contempla el cumplimiento de ciertos ratios que a finales del pasado año no alcanzaba el grupo por lo que este “inició conversaciones para disponer de una dispensa a dicho cumplimiento”. San José “prevé culminar dicho proceso de negociación durante el primer semestre del ejercicio 2014” , informa la compañía en su último informe financiero.

La ausencia de un acuerdo definitivo de refinanciación a la fecha de la presentación de las últimas cuentas de la compañía ha llevado a Deloitte, auditor de Grupo San José, a apuntar en el informe de auditoría del ejercicio 2013 la existencia de una incertidumbre sobre “la aplicación del principio de empresa en funcionamiento”. El grupo asegura que dichas negociaciones “culminarán de manera exitosa en el corto plazo adecuando el endeudamiento bancario del grupo a las expectativas de generación de recursos en el actual contexto económico”.

Grupo San José cuenta a 31 de diciembre de 2013 con un fondo de maniobra negativo por importe de 50,5 millones de euros al ser el activo corriente menor al pasivo corriente. “Los administradores de la sociedad no prevén dificultades para hacer frente al pago de las deudas en la fecha de su vencimiento”, asegura el grupo. San José destaca en sus últimas cuentas que el “principal pasivo corriente es la deuda con sociedades del grupo, derivada del hecho de que la sociedad sea matriz de un grupo así como de la cuenta corriente financiera que la Sociedad tiene firmada con éstas”.

La constructora ha recibido la dispensa formal de las entidades acreedoras que componen el sindicato bancario en España al respecto del cumplimiento íntegro de los ratios financieros establecidos en el contrato de financiación de 2009. “Así”, explica San José en sus últimas cuentas, “y en línea con el clima de normalidad en el que se están desarrollando las negociaciones, el grupo ha solicitado a las entidades financieras autorización para aplazar el pago de una cuota de intereses por importe de 6,4 millones de euros, vencida el 21 de enero de 2014, hasta el buen fin de dichas negociaciones”.

A 31 de diciembre de 2013 la deuda financiera neta de Grupo San José ascendía a 1.626,3 millones de euros, un 0,5% más que a finales de 2012. El grupo insiste en que el proceso de negociación con la banca acreedora “se está llevando a cabo de común acuerdo con las entidades financieras” y afirma que esto le permite “el desarrollo de su actividad de negocio en un escenario de plena normalidad económica-financiera”.

San José estima que el importe de la deuda financiera resultante “tendrá vencimiento a largo plazo, debiendo quedar registrada como no corriente, acomodando los vencimientos de la misma a los flujos del grupo y reforzando la capacidad financiera del mismo”. La compañía asegura que de acuerdo a la información de la que dispone a la fecha no estima que durante 2014 “vaya a enfrentarse a situaciones de riesgo y/o incertidumbre sustancialmente distintas a las habidas en el ejercicio 2013”.

Parquesol y obra pública

Las visicitudes financieras por las que pasa Grupo San José tienen su origen, como la mayoría de las empresas españolas del sector, en el estallido de la burbuja inmobiliaria y el fuerte descenso de las inversiones en obra pública. San José adquirió en 2007 la inmobiliaria Parquesol en una operación valorada en 1.000 millones de euros. La empresa trata de paliar la caída del negocio inmobiliario y de la obra pública impulsando su presencia en el exterior.

En 2013 San José, con divisiones en construcción, inmobiliario, energía y concesiones, registró un cifra de negocio de 1.146 millones de euros (859 millones en 2012) y pérdidas por 92,9 millones (80,6 millones de pérdidas en 2012). La cifra de negocio internacional mejoró un 10,7% en el pasado ejercicio.