La Bolsa rusa baja un 10,6%

Crisis en Ucrania: desplome bursátil en Moscú, subida de tipos y alzas en petróleo y gas

Un soldado sin identificación, probablemente ruso, monta guardia frente a una unidad militar ucraniana.
Un soldado sin identificación, probablemente ruso, monta guardia frente a una unidad militar ucraniana. REUTERS

La amenaza de un enfrentamiento militar en Ucrania ha pasado como un tornado por los mercados financieros internacionales, y muy especialmente por los de Rusia. La Bolsa de Moscú ha cerrado la jornada con una bajada del 10,6%, llegando a caer más del 11%, su mayor desplome en cinco años. En una reunión de emergencia el Banco Central se ha visto obligado a subir los tipos de interés del 5,5% al 7%.

El probable impacto sobre el rublo (caía un 1,3% contra el dólar) tras la decisión de Vladimir Putin de intervenir militarmente en Crimea justifica el movimiento preventivo del Banco Central. Pero difícilmente evitará las consecuencias de una crisis demasiado cercana y estruendosa como para olvidar. Los movimientos de tropas y la toma de control, de hecho, de la península han sido calificados de invasión por Kiev y criticados con dureza por la comunidad internacional, que amenaza con sanciones a unos de los países que aún sigue siendo parte de los BRIC, tan queridos por los inversores.

Los expertos prevén una fuga de capitales si la crisis no se reconduce por vías diplomáticas. “Rusia es la parte más vulnerable, obviamente dejando aparte a Ucrania”, explicaba a Bloomberg un analista. El rublo cae un 8,5% contra el dólar este año, el mayor descenso entre las grandes divisas después del peso argentino. La grivna ucraniana perdió más de una quinta parte de su valor contra el dólar en menos de un mes.

Los efectos, no obstante, no se limitan a estos dos países. Divisas como la lira turca, el zloty polaco o el forinto húngaro caían esta mañana, y los mercados emergentes, ya bajo la lupa de los inversores desde principios de año, arrancaban la sesión con mal pie.

El efecto tampoco es desdeñable en los mercados de materias primas: el  maíz, del que Ucrania es el cuarto productor mundial, avanza el 4,5% y está en máximos de cinco meses. También sube con fuerza el precio del trigo.

Pero el impacto de Crimea también llega a través de los precios energéticos. El petróleo sube más del 2% esta mañana, hasta 111 dólares el barril Brent, y el gas natural repunta casi un 3% en Nueva York y un 7% en Europa. Rusia proporciona el 30% del gas que consume Europa, y buena parte de él discurre a través de gasoductos que pasan por Ucrania.

No obstante, según los expertos, el riesgo de escasez es menor que en otras ocasiones gracias a los nuevos almacenamientos. Por su parte, en el mercado del petróleo hay capacidad de producción para compensar un menor flujo de Rusia (que parcialmente exporta desde las terminales del Mar Negro). Además, los ingresos de los hidrocarburos son necesarios para Moscú. Moscú.

Eso sí, la inestabilidad en los precios está prácticamente garantizada. Y lo están notando los gigantes de la energía rusa, como Gazprom, con descesos del 15%.