El Ibex cae un 2,33%, pierde los 9.900 y entra en caídas anuales

La tensión en Crimea castiga las Bolsas

El Dow Jones pierde un 0,9% y el S&P un 0,7%

Un empleado surcoreano de la Bolsa de Seúl trabaja en la sede de la Bolsa de Seúl, en Corea del Sur. EFEArchivo
Un empleado surcoreano de la Bolsa de Seúl trabaja en la sede de la Bolsa de Seúl, en Corea del Sur. EFE/Archivo EFE

Vuelve el miedo a los parqués. La tensión militar aumenta en Ucrania y se acrecienta con ella la onda expansiva sobre los mercados. Como una piedra arrojada a un lago, el impacto de la crisis ucraniana se extiende en círculos concéntricos a toda clase de activos. Desplomes en las Bolsas mundiales, depreciaciones del rublo ruso y de la grivna ucraniana en el mercado de divisas, subida de materias primas como el petróleo y de valores refugio como el oro… Los temores a un conflicto armado a las puertas de Europa desestabilizan a los mercados. Las Bolsas asiáticas recibieron con caídas del 2% las alarmantes noticias procedentes de Crimea, región autónoma de Ucrania que ha sido tomada militarmente por Rusia, y los índices europeos y los estadounidenses han recorrido ese mismo camino. La Bolsa rusa ha caído un 11,5%.

El Ibex baja hoy un 2,33%, por lo que la tensión en Ucrania arrastra al selectivo español a terreno negativo en el año (-0,23%) y le hace perder su soporte de los 9.900 puntos. Los temores han sido generalizados en todas las plazas europeas. El miedo a que la situación se descontrole en Ucrania ha llenado de órdenes de venta los parqués. “La incertidumbre nunca gusta a los mercados y mientras siga existiendo pesará negativamente sobre las Bolsas”, señala Tomás García, analista de Cortal Consors, quien cree que un aumento de la tensión no interesa a ninguna de las partes implicadas.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha defendido hoy en el l Foro Global España 2014 celebrado en Bilbao que la tensión en Ucrania no tendrá efectos directos sobre la economía española.

El Dax alemán y el FTSE MIB italiano se han dejado más de un 3%. En torno al 2% han caído las otras grandes Bolsas europeas. En Wall Street también pesan los temores a un conflicto en Ucrania. El Dow Jones de industriales ha cerrado con una bajada del 0,94% y el S&P del 0,74%.

Desde Link Securities explican que "este factor pesa en el ánimo de unos inversores que ven en él un motivo serio de preocupación, ya que las medidas que amenazan adoptar las potencias occidentales podrían llegar a tener un impacto negativo en el crecimiento global”, afirman, en alusión a las amenazas de sanciones económicas a Rusia por parte del G-7.

Nuria Álvarez, analista de Renta 4, cree sin embargo que las Bolsas han sobre reaccionado a la baja porque considera que no hay un riesgo para la recuperación económica, hasta menos en el estado actual de la situación. “Las Bolsas en las últimas semanas no han tenido una tendencia muy clara e incluso ha sido más bien a la baja. Esta situación puede estar empleándose como excusa para unas correcciones algo más fuertes”, añade.

García observa dos grandes riesgos de la tensión en Ucrania. Uno, que la deuda ucraniana pudiera entrar en peligro hasta el punto de caer en el impago. Las nuevas autoridades de aquel país negocian ya con el FMI una ayuda financiera para poder afrontar el pago de la deuda. El posible impago de la deuda ucraniana presionaría al resto de deuda de países emergentes, explica. El segundo riesgo es que haya un gran aumento de las materias primas como el gas y otras materias primas de agricultura como el maíz o el trigo.

En efecto, las materias primas tampoco permanecen impasibles. El gas puede ser el primer gran perjudicado directo. “El peso de Ucrania en el PIB mundial es insignificante (0,2%) pero su peso estratégico (el gas exportado por Rusia a la UE pasa en un 80% por gasoductos de Ucrania) eleva exponencialmente la importancia de esta economía. Un aumento del precio del gas natural podría restar potencial al crecimiento del PIB europeo”, alerta Miguel Ángel Paz, director de la unidad de gestión de Unicorp. El petróleo Brent también se dispara hasta su máximo desde verano del año pasado. Su precio aumenta un 2% en el día hasta los 111,56 dólares. Otros activos suben de forma indirecta como el oro, valor refugio por excelencia, cuyo precio se eleva cerca de un 2%.

En el mercado de divisas también se sienten con fuerza los efectos de la crisis ucraniana. El rublo ruso se deprecia hasta mínimos históricos en su cambio con el dólar. Cae un 2% hasta las 111,56 unidades. Esto ha conducido a la subida de tipos de interés decicida con carácter de urgencia por el banco central ruso hasta el 7% desde el 5,5%. La grivna ucraniana, por su parte, se aprecia ligeramente hoy pero cae un 20% en el último mes.

En el mercado de deuda, cae el interés (sube el valor) de la deuda estadounidense y sobre todo de la alemana, tradicionales valores refugio. El bono a diez años de Estados Unidos cae al 2,61% y el bund baja hasta el 1,55% desde el 1,62% del viernes. Es su mínimo desde julio del año pasado. El bono español no se ve perjudicada por la crisis ucraniana y su rentabilidad se mantiene en el 3,5%, con la prima de riesgo en los 194 puntos.

Los datos macroeconómicos han pasado hoy a un segundo plano. Los datos económicos de China han indicado un mayor enfriamiento de la economía, con el PMI al nivel más bajo en ocho meses, aunque algo por encima de la previsión. Y en España, la confianza de los consumidores se desplomó en febrero ante unas peores perspectivas, aunque la actividad manufacturera siguió recuperándose por tercer mes consecutivo.

También se han conocido hoy los índices PMI del sector manufacturero en febrero en Europa. Este índice bajó en la zona euro hasta los 53,2 puntos frente a los 54 de enero, mientras que en España volvió a subir por tercer mes consecutivo desde los 52,2 puntos del mes anterior hasta los 52,5 de febrero. Es el mejor dato en 46 meses.