Norman Blackwell
Lord Blackwell
Lord Blackwell

El lord de la banca

Con un periodo de cuatro meses de antelación, el pasado lunes se hizo público el nombramiento de Lord Norman Blackwell (Eastcote, Reino Unido, 1952) como nuevo presidente de Lloyds Banking Group, después de haber recibido el visto bueno de las autoridades financieras británicas: tanto HM Treasury como Prudential Regulation Authority aceptaban la decisión del banco. Se dice que Blackwell fue elegido a finales de la semana pasada y que el sistema regulador y la junta directiva estaban de acuerdo en que él era el más adecuado para el puesto, ya que tiene uno de los perfiles más altos en el mundo de las finanzas británico. Este nombramiento había generado gran expectación durante las últimas semanas.

Dentro del grupo Lloyds, Blackwell tiene una larga trayectoria. Fue nombrado miembro no ejecutivo del consejo en 2012, también forma parte de los comités de riesgos y auditoría, e igualmente preside la filial aseguradora Scottish Widows.

El Estado británico controla un 32,7% del capital social de dicho grupo financiero, que ahora se prepara para volver a invertir en el sector privado.

El actual presidente en funciones, sir Winfried Bischoff, se retira a sus 72 años –deseo que ya había manifestado en la junta general del mes de mayo– y se muestra encantado con la elección de su sucesor: “Le deseo a Norman todo el éxito en este momento tan importante”, y también con los progresos que ha llevado a cabo el grupo en la reconversión de Lloyds en un banco fuerte, eficaz y enfocado a las actividades minoristas y comerciales del Reino Unido.

Bischoff fue designado presidente del banco en 2009, un año después de que la entidad recibiese una inyección de 20.000 millones de libras esterlinas (23.939 millones de euros) que los contribuyentes han tenido que cubrir, y además ha supervisado la reestructuración de Lloyds junto al portugués Antonio Horta-Osorio, antiguo máximo responsable del banco Santander en Reino Unido que se incorporó a la entidad británica en 2011.

Bischoff abandonará Lloyds el 3 de abril del próximo año y Lord Blackwell ocupará el despacho de la presidencia del grupo bancario. De la misma forma, Blackwell no escatima en elogios hacia su antecesor y recuerda la importancia de su trabajo frente al “gran vuelco” que ha supuesto la crisis económica para la entidad.

El futuro presidente está convencido de que tiene ante sí “una gran oportunidad para ayudar al banco a ir más lejos todavía en el servicio al cliente y en el apoyo a la recuperación económica de Reino Unido”, siente que este nombramiento es un honor y no duda en afirmar que su propio recorrido en Lloyds ha sido “muy positivo”.

El grupo cuenta con Lloyds Bank, Halifax, Bank of Scotland –nada que ver con Royal Bank of Scotland, multado esta semana por la UE–, TSB y Scottish Widows, entre otras marcas.

Lord Blackwell tiene una amplia experiencia en banca y seguros, ya que cuenta en su currículum profesional con los cargos de director de desarrollo en el grupo NatWest entre 1997 y 2000, miembro del consejo de Standard Life entre 2003 y 2012, presidente de la empresa de servicios de apoyo y construcción Interserve desde 2006, y asesor especial de la división de finanzas empresariales de KPMG. También estuvo trabajando durante 15 años en la consultora de gestión McKinsey.

Norman Blackwell es miembro vitalicio de la Cámara de los lores, en la que entró el día 2 de octubre de 1997. Este conservador fue, en su momento, uno de los hombres fuertes en el número diez de Downing Street, tanto en el gobierno de Margaret Thatcher –durante la década de los 80– como en el de John Major –de 1995 a 1997–.

Lord Blackwell ha sido uno de los hombres fuertes de los ex primeros ministros británicos Margaret Thatcher y John Major

Blackwell ha participado en multitud de comités durante todos estos años en la cámara parlamentaria británica: Tax Law Rewrite Bills –impuestos–; EU Sub-Committee A - Economic and Financial Affairs and International Trade –finanzas y comercio dentro de la Unión Europea–; European Union Committee –Unión Europea–; EU Sub-Committee E - Justice and Institutions –justicia e instituciones–; Delegated Powers and Regulatory Reform Committee –poderes delegados–; y, actualmente, Secondary Legislation Scrutiny Committee –escrutinio de legislación secundaria–.

Además de todo lo mencionado, ostenta un cargo como directivo en la tecnológica Halma, dedicada a la protección de la seguridad, la salud y el medio ambiente, y también es miembro no ejecutivo del consejo del regulador de comunicaciones Ofcom (anteriormente lo fue también de OFT). Por otra parte, es miembro de la cúpula del think tank conservador Centre for Policy Studies, sin percibir ninguna retribución económica por ello.

El futuro presidente de Lloyds se formó en la Universidad de Cambridge, donde cursó un máster en ciencias naturales, y en la de Pennsylvania, donde cursó un máster y un doctorado en finanzas y economía. También es titular, junto con su esposa, de una serie de inmuebles que tiene arrendados tanto en Londres como en Epsom (al sur de la capital).

Durante el proceso de selección, el director independiente senior del banco, Anthony Watson, contó con la ayuda del cazatalentos Odgers Berndtson, y se llegó a fijar en candidatos tanto de dentro como de fuera de la entidad. Watson afirmó que el banco buscaba a alguien “con profunda experiencia en servicios financieros que también gozara de credibilidad frente a nuestros stakeholders”. Finalmente, Blackwell fue elegido unánimemente por la junta directiva.

Normas