Ya son ocho los locales con la máxima distinción en España

DiverXO devuelve a Madrid un tres estrellas Michelin

Casi dos décadas, 19 años, han pasado desde que Madrid dejó de tener un restaurante con tres estrellas Michelin: Zalacain perdió el tercer macaron en 1995. Pero anoche, en una ceremonia celebrada en el Museo Guggenheim de Bilbao, el transgresor David Muñoz de DiverXO, con su atrevida propuesta gastronómica de fusión, juegos, aromas y texturas (bastante alejada de los cánones tradicionales culinarios) le devolvió un poco de brillo a la capital.

Muñoz tiene además una de las barras más interesantes en estos momentos, StreetXO, en el espacio gastronómico de El Corte Inglés de Callao. De esta forma ya son ocho los tres estrellas en España: El Celler de Can Roca, Martín Berasategui, Pedro Subijana, Arzak, Quique Dacosta, Eneko Atxa y Carme Ruscalleda.

Además de DiverXO, los otros dos grandes triunfadores de la noche fueron, por haber conseguido la segunda estrella (en España hay 19 establecimientos con esta distinción), los restaurantes M.B., de Martín Berasategui en el hotel Abama, en Guía de Isora (Santa Cruz de Tenerife) y El Portal, en Ezcaray (La Rioja), el espacio gastronómico de Francis Paniego.

En cuanto a los locales con una estrella, 144 en toda la península, entran en la lista 22 nuevos: Gaig, L’Angle (ambos en Barcelona) y Zaranda (Mallorca) forman parte de este grupo porque los inspectores han constatado que mantienen las prestaciones en sus nuevas ubicaciones. Cataluña concentra el mayor número de novedades: además de los mencionados Gaig y L’Angle, se incluyen en Barcelona, 41o y Tickets, ambos regentados por Albert Adrià, hermano de Ferran Adrià, que prosiguió en estos locales su aventura culinaria, tras dejar elBulli; y L’Ó, en Sant Fruitós de Bagès (Barcelona). En Ulldecona (Tarragona), Les Moles; y en Gimenells (Lérida), Malena.

La Comunidad Valenciana cuenta en esta edición con cuatro nuevos restaurantes de una estrella: El Poblet (Valencia), con una carta basada en los platos inspirados en Quique Dacosta (que el año pasado consiguió la tercera estrella); Monastrell en Alicante, BonAmb en Jávea (Alicante) y Cal Paradís, en Vall d’Alba (Castellón).

Dos nuevos establecimientos obtienen un galardón en Asturias: La Salgar (Gijón), donde ejerce Esther Manzano, hermana de Nacho Manzano, que también cuenta con dos estrellas Michelin en el restaurante Casa Marcial en Arriondas, y que triunfa con Ibérica en Londres. También sube al firmamento gastronómico Arbidel (Ribadesella).

Toledo cuenta en esta edición con dos novedades: La Casa del Carmen, en Olías del Rey; y Tierra, en el hotel Valdepalacios de Torrico.

En La Coruña recibe su primer galardón Árbore da Veira, cuyo chef, Luis Veira, ya consiguió hace años una estrella para Alborada. En Matapozuelos (Valladolid), La Botica, donde ejerce Miguel Ángel de la Cruz. También ascienden al gastrofirmamento la Hospedería El Batán, en Tramacastilla (Teruel), y el restaurante Alejandro, en Roquetas de Mar (Almería), que recupera la estrella perdida en la pasada edición.

¿Quién pierde? Cataluña se queda sin un dos estrellas, tras el cierre del restaurante Can Fabes en Sant Celoni (Barcelona). También por cese de actividad, el local de Paco Morales en el Hotel Ferrero en Bocairent (Alicante). Y pierden su macaron Alejandro G. Urrutia, en Gijón (Asturias), Casa Marcelo en Santiago de Compostela, debido a la nueva orientación, mucho más informal, que el chef Marcelo Tejedor le ha dado al establecimiento; y el restaurante Villena, en Segovia, por nueva ubicación.

En Portugal se queda sin estrella São Gabriel, en Almancil (Faro); y se estrenan dos nuevos restaurantes en esta categoría: Joachim Koerper recupera la estrella para Eleven de Lisboa, y L’And Vineyards (Montemor-o-Novo, Évora).

Berasategui y Paniego, con mucha estrella

Martín Berasategui, todo lo que toca lo convierte en estrella. En total acumula, con la estrella obtenida ayer, siete galardones de la famosa guía de origen francés. Su restaurante en Lasarte (San Sebastián) cuenta con tres estrellas, a las que se suman dos en el Lasarte de Barcelona y las dos que tiene desde ahora en el Hotel Abama en Tenerife.

Otro de los agraciados por los inspectores de Michelin es el riojano Francis Paniego, que ya contaba con un galardón en El Portal, su espacio gastronómico en Ezcaray, y desde ayer suma uno más. Este cocinero cuenta además con una estrella en el restaurante que gestiona en el Hotel Marqués de Riscal (El Ciego, La Rioja).

Hasta aquí los ganadores, pero conviene recordar que en esta guía hay grandes perdedores, a los que los inspectores de Michelin no hacen justicia, como es el caso de Andoni Luis Aduriz en Mugaritz (Rentería, Guipúzcoa), que en estos momentos cuenta con dos estrellas y, sin duda, es un claro merecedor de una tercera, ya que es considerado el cuarto mejor del mundo, según la lista The World’s 50 Best Restaurants 2013.

Normas