El último sería la compra de los terrenos
El presidente y accionista de Las Vegas Sands Corp, Sheldon Adelson, su esposa Miriam Adelson, el presidente de Las Vegas Sands, William Weidnerel, y su esposa Lynn Weidner contemplan una maquetadel nuevo casino Marina Bay Sands Casino
El presidente y accionista de Las Vegas Sands Corp, Sheldon Adelson, su esposa Miriam Adelson, el presidente de Las Vegas Sands, William Weidnerel, y su esposa Lynn Weidner contemplan una maquetadel nuevo casino Marina Bay Sands Casino

Las Vegas Sands: los seis pasos que faltan para levantar Eurovegas

Todo hace pensar que a finales de este año no se pondrá la primera piedra del macrocomplejo de juego y ocio que proyecta el grupo Las Vegas Sands en Madrid, a pesar de que el pasado mes de febrero así lo avanzara el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González.

En una reciente presentación publicada por Las Vegas Sands, la compañía controlada por Sheldon Adelson incluye las “áreas geográficas para futuros desarrollos de interés” para el grupo. La última es Europa-Madrid (con la bandera de la UE); antes figuran Macao, Japón, Corea del Sur, Vietnam, Singapur, Norteamérica –con las banderas de EE UU y Canadá– y Suramérica –con la bandera de Brasil–. La compañía asegura que en todos sus proyectos puede acarrear con entre el 25% y el 35% del coste, el resto sería financiación bancaria. Y que en todos ellos se propondría lograr un retorno “como mínimo” del 20%. Según han referido los principales responsables de la compañía estadounidense, el macrocomplejo de Madrid requeriría 18.000 millones de inversión, con lo que Las Vegas Sands pretendería un beneficio de 3.600 millones de euros.

En una página posterior de esa presentación, Las Vegas Sands se centra en el proyecto europeo. “En diciembre de 2012 el Gobierno de Madrid aprobó la legislación necesaria para facilitar el desarrollo de macrocomplejos”, explica. Y a continuación detalla los siguientes pasos que deben seguirse para levantar Eurovegas.

El primer paso es que los Gobiernos local, regional y nacional deben completar desarrollos legislativos y ser aprobados por la UE. En una conferencia ofrecida en octubre en Las Vegas por Michael Leven, consejero delegado de Las Vegas Sands, el ejecutivo del grupo se refirió a la complejidad que suponía negociar con los Ejecutivos locales, autonómico, nacional y europeo a la hora de abordar el proyecto en Madrid. En un comunicado oficial de Las Vegas Sands del pasado mes de septiembre, la multinacional aseguraba que “no existen barreras financieras para que la empresa pueda iniciar o completar el proyecto propuesto en Madrid”, y destacaba que tenía un “balance financiero sólido” y capacidad “para asegurar la financiación necesaria”.

El segundo paso que debe darse es que el Gobierno de Madrid convoque un concurso para adjudicar el proyecto a Las Vegas Sands. El presidente madrileño dijo el pasado mes de febrero que dicho concurso se convocaría en abril y que en septiembre estaría todo listo para que a final de año se pusiera la primera piedra.

Los siguientes dos pasos serían determinar el tamaño del proyecto, y determinar la primera fase y completar su estudio. En la conferencia conjunta que ofrecieron en Madrid en febrero pasado Michael Leven e Ignacio González se explicó que la primera fase del proyecto estará terminada en 2017 y que los cuatro primeros resorts de la primera fase de Eurovegas darán trabajo de forma directa o indirecta a 80.000 personas cuando estén en marcha. Leven explicó que cada hotel contará con 3.000 habitaciones, zonas de reuniones, convenciones y teatros.

El quinto paso marcado por Las Vegas Sands en su presentación es el de “comple tar la operativa financiera”. La compañía de Sheldon Adelson ha insistido, al referirse a su proyecto en Madrid, en que dispone de capacidad para financiarlo, aunque no ha especificado qué bancos y de qué manera lo harían.

El sexto y último paso es la adquisición de los terrenos. El lugar escogido por Las Vegas Sands para levantar su macrocomplejo en Europa es la ciudad de Alcorcón, al sur de Madrid, en unos terrenos propiedad de Metrovacesa y otras inmobiliarias, del Ministerio de Defensa y grupos familiares.

Finalmente Las Vegas Sands destaca en su presentación que cualquier “inversión está sujeta a recibir la aprobación del Gobierno y las garantías e incentivos que facilitarían la inversión, así como a lograr la adjudicación en el concurso público”.

Normas