Tras la estela de Eurovegas
Mesas de punto y banca, black-jack y bacará en el Casino Gran Madrid. EFEArchivo
Mesas de punto y banca, black-jack y bacará en el Casino Gran Madrid. EFE/Archivo EFE

Los casinos de Madrid confían en el posible cambio de la ley antitabaco

La posible modificación de la ley antitabaco para facilitar la puesta en marcha de Eurovegas inquieta a los dos casinos de Madrid, inmersos en la construcción de nuevas salas de juego en la capital, que consideran que de haber un cambio al respecto tendría que afectar a todos por igual.

El proyecto de la construcción del complejo de ocio y casinos Eurovegas en la localidad madrileña de Alcorcón sigue sin fecha de inicio a la espera de concretar algunas de las peticiones de la multinacional estadounidense Las Vegas Sands, entre las que figura la eliminación de la prohibición de fumar.

La Comunidad de Madrid ignora si un posible cambio en la ley antitabaco afectaría a otros establecimientos además de Eurovegas, ya que el asunto está “en manos” del Gobierno, que no se ha pronunciado con precisión al respecto.

La ministra de Sanidad, Ana Mato, ha reiterado en varias ocasiones que para el Gobierno “la salud siempre será lo primero, pero sin olvidar lo importante que es la creación de empleo”, por lo que ha indicado que están abiertos a estudiar “todas las propuestas” que permitan conjugar estos dos elementos.

Sin embargo, fuentes del Casino Gran Madrid de Torrelodones han asegurado a Efe que dan “por hecho” que los cambios legislativos que puedan producirse con relación a este proyecto serán “extensivos” a otros negocios similares, por lo que piden trabajar “en igualdad de condiciones”.

“Cualquier cambio normativo que afecte a Eurovegas ha de tener traslación a los casinos de Madrid e incluso españoles”, han apuntado.

Inaugurado en 1981, el casino de Torrelodones, el más antiguo de la Comunidad de Madrid, pertenece al mismo grupo que los establecimientos de Benalmádena (Málaga) y Cartagena (Murcia) y recibe a cerca de medio millón de visitantes al año procedentes de más de un centenar de países.

A pesar de estas cifras, las fuentes de este grupo reconocen que en el casino madrileño los beneficios son cada vez “más ajustados”, y apuntan a la ley antitabaco y a la crisis económica como dos de las causas que han afectado “muy negativamente” al sector.

Sobre el complejo de Eurovegas, que tiene previsto inaugurar su primera fase en 2016 en el municipio de Alcorcón, lejos de verlo como una competencia, lo consideran una posibilidad de “dinamizar” la economía madrileña de la que creen podrían salir beneficiados.

“Sería una lástima que al final no viniese”, inciden.

El Gran Casino de Aranjuez ha rehusado evaluar los posibles efectos que la construcción de Eurovegas pueda tener en su establecimiento, pero no ha dudado en solicitar que “las condiciones que se cambien sean las mismas para todos”, en alusión a la ley antitabaco.

El grupo Comar que lo gestiona cuenta con casinos en otras siete provincias españolas, entre ellas Santander, Cádiz y La Coruña, y prevé abrir una nueva sucursal en la Gran Vía de Madrid, proyecto que se pretende esté operativo “antes de que termine el año”, según indicaron a Efe fuentes del establecimiento de Aranjuez.

El casino de Torrelodones está inmerso también en la construcción de una nueva sucursal junto a la Plaza de Colón de Madrid con la que tratará de “contrarrestar los efectos de la crisis” al poder atraer a más clientes desde su céntrica ubicación.

“Estamos avanzando en las obras, estará (listo) muy pronto”, revelan.

Aún no hay previsiones sobre el número de empleos que generará este local ni sobre su facturación, ya que estos asuntos dependen de la superficie total que se destine a juego, que en ningún caso podrá superar 1.000 metros cuadrados de los 4.000 de que disponen en el nuevo local.

 

Normas