La 'teleco' confirma los contactos ante la CNMV
El presidente de Telefónica, César Alierta.
El presidente de Telefónica, César Alierta. EFE

Telefónica negocia la venta de su filial checa con el grupo inversor PPF

Su participación tiene en la actualidad un valor de mercado de 2.808 millones de euros

Telefónica ha reactivado su estrategia de venta de activos para reducir deuda y mejorar la flexibilidad financiera. Así, en un hecho relevante remitido a la CNMV, Telefónica ha señalado que “está explorando alternativas estratégicas en relación a su participación en el capital de Telefónica Czech Republic, incluyendo conversaciones con el grupo inversor PPF, no existiendo certeza respecto a que se vaya a alcanzar un acuerdo, ni en cuanto a sus eventuales términos y condiciones”.

En la actualidad, la compañía que preside César Alierta posee un 69,4% del capital de Telefónica Czech Republic. Una participación que tendría en la actualidad un valor de mercado cercano a 2.800 millones de euros.

El grupo de inversión PPF es propiedad de Petr Kellner, el empresario más rico de la República Checa. Esta firma vendió recientemente su división de telecomunicaciones si bien no descartó su regreso a este negocio.

De igual forma, según señaló ayer la agencia Reuters, algún grupo privado de inversión podría pujar por la filial checa de Telefónica. Asimismo, también podría participar algún operador ruso (que meses atrás mostraron su interés por esta firma checa), si bien estos grupos podrían encontrarse con el rechazo de las autoridades del país centroeuropeo.

Las noticias sobre la posible operación provocaron una gran agitación en Bolsa de Telefónica Czech Republic. Sus acciones subieron ayer un 6,6%, su mayor avance en los últimos tres meses. Esta mañana, los títulos suben otro 2,3% y desde enero acumulan ya una subida del 5,5%.

Telefónica ha mantenido en el último año una agresiva política de venta de activos. En 2012 vendió Atento, un 5% de China Unicom y un 23% de Telefónica Alemania a través de una OPV, entre otras participaciones. En 2013, entre otros movimientos, ha anunciado la venta de su filial irlandesa a Hutchison y de un 40% de sus activos centroamericanos a Corporación Multi Inversiones. El objetivo de la operadora, que está también en proceso de compra de E-Plus, filial alemana de KPN, es situar la deuda por debajo de 47.000 millones a final de 2013.

Por otra parte, la Oficina Checa de Telecomunicaciones dio ayer el visto bueno a la participación en la subasta de espectro para 4G a las cinco compañías que habían presentado su solicitud. Los participantes serán Telefónica, T-Mobile, Vodafone, Revolution Mobile y Sazka Telecommunications. El proceso empezará el 11 de noviembre.

Normas