Los principales fabricantes redujeron un 50% su beneficio semestral
El consejero delegado de Volkswagen, Martin Winterkorn
El consejero delegado de Volkswagen, Martin Winterkorn

La gran automoción europea ha dejado de ganar 4.300 millones en un año

La recesión casi generalizada que atravesó Europa durante el primer semestre del año se dejó sentir en los grandes grupos generalistas de automóviles: Volkswagen, PSA Peugeot-Citröen, Renault y Fiat.

Las cuentas de resultados de los grandes fabricantes de automóviles europeos no podían ser inmunes al deterioro económico que atraviesa el continente, pese a que en algún caso así parecía en los últimos trimestres. Hasta ahora. El apoyo fundamental de los países emergentes, en especial China y el mercado latinoamericano, ya no compensan las caídas de ventas en el que, de momento, sigue siendo el destino principal de estos automóviles:_la vieja Europa.

En conjunto, los grandes compañías europeas del sector, Volkswagen, PSA_Peugeot-Citröen, Renault y Fiat Group registraron un beneficio neto de 4.930 millones, frente a los 9.300 que estas mismas cosecharon en la primera mitad de 2012. Una caída cercana al 50% que, aunque el análisis individual arroja porcentajes diferenciados, deja claro que la diversifiación de sus mercados no evita el impacto de la caída de ventas en europa. En el primer semestre, éstas alcanzaron los 6,2 millones de unidades, un 6,6% menos que el año anterior, con retrocesos del 11,6% en Alemania, el principal mercado, de un 15,5% en Francia, del 10,3% en Italia y del 5% en España, frente a la subida del 10% en Reino Unido, el único mercado significativo que ha logrado avanzar.

La exposición a los países que más caen y las soluciones emprendidas para paliar la caída de ventas han arrastrado los beneficios, pese a que los niveles de facturación se mantuvieron al alza, si no con ligeros aumentos. El caso más significativo es el de Volkswagen. El gran gigante del continente acumuló un beneficio de 4.800 millones de euros, una cifra importante pero muy lejos de la de 2012. Entonces el conglomerado alemán ganó 8.847 millones, un 46%_más, pese a que este año ha vendido un 5,4% más de automóviles y su facturación aumentó un 3,5%, con crecimientos de casi el 20% en China y del 12%_en EE_UU. Pero los ajustes en los precios para avivar las ventas europeas terminaron por comerse el beneficio y el margen sobre sus ventas, ya inferior al 6%.

Dacia aguanta a Renault

Los dos grandes fabricantes franceses no atraviesan su mejor momento, aunque su trayectoria en el primer semestre dejó sensaciones diferentes. Renault registraba un beneficio neto de 97 millones de euros, un 94% menos que los 774 millones del año pasado, y con una pérdida operativa de 250 millones. Sus ventas en este periodo cayeron un 2%, porcentaje que se eleva al 7,3% en Europa. El auge de su marca low cost, Dacia, que vendió un 16,5% más de coches, no compensó el mal resultado de la marca Renault, que sigue acaparando el 82% de las ventas del grupo.

La diferenciación entre marcas de diferente valor dentro de un mismo grupo es una estrategia que PSA_quiere seguir para levantar su negocio europeo, subiendo un escalón la marca Peugeot sobre Citröen. Con ello, y con su contundente plan de ajustes, intentará salir de números rojos, que en el primer semestre consiguió reducir casi a la mitad. Aún así, perdió más de 400 millones de euros, con un descenso de las ventas en Europa del 7%y unos ingresos inferiores en 1.000 millones a los que obtuvo en el primer semestre de 2012.

El otro gran constructor del sur de Europa, Fiat, con cada vez más genética norteamericana, también redujo su beneficio neto un 7%, ganando 466 millones, aunque la aportación de Chrysler resultó vital. Sin ella, el grupo italiano habría registrado unas pérdidas de 482 millones, un 8% más que un año antes. después de matricular un 5% menos de automóviles en Europa. Mejor le fue en su división industrial, que le generó 500 millones de beneficio, un 10% más que en 2012.

Esperan una mejora en el segundo semestre

A pesar de los malos resultados que los fabricantes europeos han cosechado este año, éstos continúan manteniendo sus objetivos para el presente ejercicio. Volkswagen aspira a mejorar los ingresos por ventas del año pasado, que entonces ascendieron a 192.000 millones de euros. Está en el camino, ya que en el primer semestre ingresó 98.687 millones, gracias al progreso en EE_UU, que en lo que va de año ha recuperado los niveles de ventas de antes de la crisis, y a China, donde triunfa gracias a su división de coches premium. Audi. Renault se marca los objetivos de aumentar sus ventas mundiales y acabar el año con un margen operativo positivo, mientras que PSA_prevé combatir la caída del mercado en Europa con una mayor reducción de costes. Fiat, por su parte, espera vender entre 4,3 y 4,5 millones de automóviles en todo el mundo, contando con la aportación de Chrysler. Ninguna varía su hoja de ruta porque ninguna espera un empeoramiento mayor del mercado en Europa. Los mejores datos de ventas de julio, con aumentos en España, Alemania y Francia, y una caída en Italia que fue la menor en dos años, han aplacado el pesimismo del sector, también animado por los últimos datos económicos en Alemania y Francia, que vieron aumentados sus respectivos PIB en un 0,7% y en un 0,5%, abriendo la puerta a consolidar la salida de la recesión en la segunda mitad del año.

Normas