El despegue de la banca en Bolsa
BBVA, Bankinter y Popular, los valores preferidos por los analistas

BBVA, Bankinter y Popular, los valores preferidos por los analistas

El cierre de cortos, la mejora del riesgo país y la expectativa de un pacto sobre los créditos fiscales animan al sector

CaixaBank es la entidad que cotiza con mayor descuento respecto a su valor en libros

Si hubiera que señalar uno de los sectores más castigados por la crisis, el bancario y el constructor ocuparían los primeros puestos. En los últimos tiempos la banca española se ha enfrentado a la que ha sido su prueba de fuego: la dotación del riesgo inmobiliario para cumplir con los dos reales decretos del Ejecutivo. En apenas 12 meses el sector financiero español ha destinado alrededor de 125.000 millones de euros en provisiones. Pero el esfuerzo no ha quedado ahí.A las provisiones hay que sumarle la reestructuración y la recapitalización para cumplir con las exigencias de Basilea III y las medidas de Bruselas a las entidades nacionalizadas.

La consecuencia más inmediata de todo esto –además de la caída del beneficio, que en algunos casos se ha transformado en pérdidas– ha sido el desplome de las cotizaciones.Ante la incertidumbre generada por un sector que ha recibido más de 40.000 millones las casas de análisis decidieron dejar a un lado la banca y centrar sus apuestas en valores más defensivos que les permitieran capear el temporal con mayor holgura.

Pero lo que valía hasta hace poco parece que empieza a ponerse en tela de juicio si se tiene en cuenta las revalorizaciones del mes de julio, el mejor mes para el Ibex desde agosto de 2012. A lo largo de esas sesiones Popular, Bankinter,Sabadell y CaixaBank consiguieron colarse entre los 10 mejores valores del selectivo, con ascensos que van desde el 34,7% que registró la entidad de preside Ángel Ron al 12,7% que se anotó la catalana. Y el rally se prolonga en agosto.

Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG, apunta a varias razones que justifican este comportamiento. Por un lado se encuentran arropados por “las subidas generales del Ibex y del resto de Bolsas dada su mayor elasticidad tanto en las tendencias alcistas como bajistas, que provoca siempre exageraciones de estos movimientos”, y por otro, por “la mejora de la deuda, los resultados empresariales y la posibilidad de que los activos fiscales diferidos (DTA según sus siglas en inglés) puedan computarse como capital”, pese al criterio de Basilea III.  

Además del buen comportamiento experimentado por la banca doméstica, algunas firmas de análisis y gestoras de renta variable comienzan a incorporar de manera progresiva valores bancarios en sus carteras.Es el caso de Bestinver, la gestora del grupo Acciona, que después de años sin invertir en banca en el primer semestre de 2013 se ha decantado por Bankia, Liberbank y Bankinter como alternativas.

Bankia es un caso singular. Además de Bestinver, en Société Générale escogen al banco presidido por Goirigolzarri como su preferido dentro de la banca doméstica. El motivo de esta elección es que la cotizada ha sufrido un duro castigo enBolsa.En lo que va de año se deja un 84%.Sin embargo, esta no es la única justificación a la mejora de su recomendación. Después de recibir ayudas europeas por 18.000 millones y de proceder a la conversión de híbridos (deuda subordinada, participaciones preferentes y los bonos convertibles contingentes del FROB) en acciones, en la actualidad la entidad está completamente saneada. Pero como dice el refrán, no es oro todo lo que reluce. En el hipotético caso de que los DTA dejen de contabilizarse como core tier 1 Bankia se enfrentaría a una situación que la volvería a poner contra las cuerdas.A día de hoy la entidad dispone de 8.621 millones en créditos fiscales que se incluyen en el apartado de fondos propios, permitiendo situar su core en el 10,5% frente al 9% que exige Basilea III. Si finalmente tal y como prevé Société se llega a un acuerdo y la banca española mantiene como recursos propios de primera categoría activos fiscales diferidos por importe de 29.000 millones de euros, su core capital quedaría en el 7,4% frente al escenario más adverso del 3,1%.

Pero existen otra razones que llevan a los expertos a descartar a Bankia como opción de inversión. Alfonso de Gregorio, director de gestión de Gesconsult, apunta a la elevada volatilidad que pesa sobre el valor financiero. Junto a Gregorio el 72% de los analistas consultados por Bloomberg recomiendan vender, frente a un 14% que se decanta por comprar y otro 14% que prefiere mantener.

Los gigantes: BBVA gana la batalla a Santander

Desde comienzos de año es una tendencia que viene repitiéndose. Los analistas confían más en BBVA que en Santander a la hora de realizar sus apuestas bursátiles.La entidad que preside Francisco González ha subido un 12% en Bolsa, lejos del 75% de Bankinter, y aunque algunos creen que su recorrido ya ha terminado es posible que se produzcan nuevos ascensos hasta los 8 euros por acción. Esta teoría es defendida por Fernando Hernández, director de gestión de Inversis Banco, que considera que para asistir a nuevas revalorizaciones en el sector en general, y en la gran banca en particular, es necesario que los datos macroeconómicos que se han conocido recientemente se confirmen en próximos trimestres.

Javier Urones, analista de XTB, confía a partes iguales en los dos colosos del sector ya que cree que en un entorno de morosidad elevada los bancos domésticos se encuentran en una situación de mayor debilidad, al carecer de la diversificación necesaria para compensar el mal comportamiento del mercado nacional. Asimismo, considera que los resultados publicados este semestre, que cuales batieron las previsiones del mercado, deben tomarse con prudencia ya que tienen su origen fuera del negocio puramente bancario. Los beneficios de la primera mitad de año se apoyan fundamentalmente a las plusvalías obtenidas por la venta de activos, en especial en la banca nacionalizada.Esto además de reportar ganancias les lleva a cumplir con las exigencias de Bruselas de que los bancos que recibieron ayudas se desprendan cuanto antes de su cartera de participaciones.

Por su parte, de Gregorio afirma que en las carteras de Gesconsult, Santander no tiene presencia por los peores resultados registrados por el banco de Emilio Botín en Reino Unido yBrasil desde hace varios trimestres. Entre los expertos consultados por Bloomberg BBVA vuelve a situarse en mejor posición que su rival más inmediato. En concreto el 39% de los analistas recomienda comprar para BBVA frente al 23% de Santander.

Société Générale fija la recomendación de la entidad que preside González en comprar, el único de los bancos cotizados que consigue ese honor. Con un ratio de capital del 11,3% la entidad posee 7.705 millones en activos fiscales. Si como se ha comenzado a prever en el propio sector, una parte podría seguir computándose como capital de máxima calidad, el core capital quedaría en el 9,5% frente al 8,5% de Santander que posee 11.686 millones en DTA.

Las entidades domésticas: un pulso entre Bankinter y Popular

En lo que va de año Bankinter ha sido el banco que mejor lo ha hecho.Con una revalorización del 75% se sitúa como la segunda cotizada del Ibex 35 que más ha subido, solo por detrás de Sacyr.La escasa exposición al sector inmobiliario, su orientación empresarial y el hecho de no contar con crédito al promotor le han servido para escapar al azote de la morosidad. Si en mayo, último mes del que se disponen datos, la mora del sector financiero ascendía al 11,23% Bankinter cerró el semestre con una tasa 4,62%, lejos así del 10,84% del Popular, el 9,75% de CaixaBank o el 10,64% de Sabadell.

Después del rally de los últimos siete meses, la mayoría de los analistas coinciden en señalar que el mercado ya “ha puesto en precio” el esfuerzo de la entidad por contar con un balance saneado y que para asistir a nuevas subidas es necesario que las condiciones macro mejoren y que el crédito vuelva a fluir. Sin embargo, Pingarrón cree que, al presentar menos riesgo y contar con una trayectoria alcista más sólida que la del resto de entidades, Bankinter podría formar parte de “carteras mixtas compensadas con otros valores menos cíclicos”.

Popular, que a finales de 2012 realizó una macroampliación para escapar de la intervención del FROB, empieza ahora a recoger los frutos. En primer lugar, la entidad ha cerrado el semestre con un beneficio de 170 millones y en el conjunto del año ha subido un 34%. Al ascenso en Bolsa y los resultados se suma que la entidad que preside Ángel Ron es la preferida por los analistas dentro de los bancos que concentrar la mayor parte de su negocio en España.Así, y según Bloomberg, el 27% recomienda comprar.En el caso de Sabadell ese porcentaje se sitúa en el 4%; en el de Bakinter, en el 20% y en el de CaixaBank, en el 18%.

En el último mes, y más concretamente desde el 24 de junio, la banca doméstica ha experimentado fuertes alzas. Desde IG apuntan que si el clima de mercado, a día de hoy caracterizado por la buena acogida de los resultados, cambiase “estos bancos sufrirán y sus cotizaciones podrían caer más que las de otro valores ya que son excesivamente dependientes del fondo de mercado, y no tienen fuerza para ir contra él”.

El descuento al que cotizan estos valores respecto a su valor en libros continúa siendo significativo. CaixaBank se sitúa a la cabeza con un descuento del 39%, seguido de Popular (35%), Sabadell (33%) y Bankinter (4,1%).

Lo que queda por hacer

A pesar de los esfuerzos acometidos por el sector, los expertos creen que la temporada de provisiones aún no ha concluido. Pablo González, consejero delegado de Ábaco Capital, opina que “nos esperan alrededor de dos o tres años de elevadas dotaciones”. Los retos a los que se enfrenta la banca siguen siendo importantes y necesarios para cumplir con las exigencias impuestas por la troika y Basilea III y poder dejar atrás la mala racha fruto de unos balances poco saneados.

BASILEA III
Entre las exigencias impuestas por Basilea III se encuentra la de disponer de un core tier 1 del 9%. En principio después de las ampliaciones acometidas por el sector las entidades cumplirían con el requisito.Sin embargo, la otra exigencia derivada de Basilea III es que los activos fiscales diferidos dejen de computar como capital de primera categoría. Las entidades cotizadas disponen de cerca de 45.000 millones de estos activos.Si finalmente no se llegara a un acuerdo, las entidades españolas estarían en un serio aprieto. Diez años es el plazo que da Basilea pero como siempre el mercado se anticipa y empieza a descontar un escenario más adverso. No obstante, firmas como SG apuntan a que el sector podrá conservar como core capital 29.000 millones de euros de estos activos.

MOROSIDAD
Los créditos morosos se han convertido en un quebradero más para la banca española. A día de hoy la tasa de mora continúa su ascenso y se sitúa en el 11,23%. Pablo González considera que si la recuperación de la que tanto se habla en los últimos tiempos se confirma a finales de año la tasa podría tocar techo y dos años después podría comenzar a hablarse de tasas moderadas. Dentro de la banca española Bankia con una mora del 13,4% es la más perjudicada, seguida por Popular,Sabadell y CaixaBank.

REFINANCIACIONES
El anuncio realizado por el Banco de España a finales de abril sobre el cambio de normativa de provisiones para los créditos refinanciados podría generar una necesidad de saneamientos adicionales que se estima en hasta 10.000 millones y que firmas como SG elevan hasta 17.000.Pese a este nuevo escenario Fernando Hernández, de Inversis, cree que los inversores ya han hecho los números y que el mercado ha descontado las provisiones que las refinanciaciones traerán consigo.

RIESGO PAÍS
Para Hernández el gran reto al que se enfrenta la banca en corto plazo no es ni Basilea III ni las refinanciaciones sino desligar la unión que existe entre riesgo país y riesgo bancario.
La caída del diferencial entre el bono a diez años español y el bund germano se ha visto reflejada en el buen comportamiento de la banca en Bolsa. Una vez que el riesgo sistémico sobre España ha desaparecido y los problemas de solvencia parecen solucionados, ya solo queda la normalización total de la deuda soberana y el acceso a la financiación y la unión bancaria se convierte en la vía más adecuada para conseguirlo. Es el paso necesario para la recuperación económica y para que el crédito vuelva a fluir.

Normas