Viajes
Península de Tróia. Ver fotogalería
Península de Tróia.

Comporta, los Hamptons de Portugal

A una hora en coche al sur de Lisboa. En Tróia hay un hotel de cinco estrellas

Las playas son frecuentadas por Sarkozy, los Grimaldi, Christian Louboutin...

Es un lugar escogido de Portugal. Dicen que se parece a California, otros lo comparan a Los Hamptons, el exclusivo lugar de vacaciones de los neoyorquinos, por la exclusividad de sus visitantes, tales como los hijos de Carolina de Mónaco, Nicolas Sarkozy y Carla Bruni, el zapatero de las suelas rojas, Christian Louboutin o la actriz británica Kristin Scott-Thomas son algunos de los famosos huéspedes que veranean en Comporta, a una hora en coche hacia el sur desde Lisboa, en la localidad de Alcácer do Sal, en el Alentejo. Testigo de ello es el azul intenso y el agua brava del Océano Atlántico, al lado del río Sado. La vida en este lugar es lenta, se detiene, no hay bullicio, todo es eco-chic.   

Un lugar donde la tierra va al encuentro del mar, una península que se adentra en el azul del océano y el verde del río, senderos que caminan hasta parajes de una reserva natural habitada por especies únicas, con aroma a pinar, y con campos de golf.

En este lugar, donde la naturaleza es generosa, nace un hotel de cinco estrellas, de diseño y estilo contemporáneas:Tróia Design Hotel, un resort compuesto por 61 habitaciones de lujo y 144 suites residenciales con vistas al mar y a la enigmática Sierra de la Arrábida. De un estilo rompedor, tiene 14 plantas, terrazas ondulantes y una fachada comunicante con la otra orilla, a través de un sistema de iluminación innovador.

El hotel ha sido reformado recientemente, pero data de los años sesenta, cuando fue concebido por el arquitecto portugués Conceição Silva. Cuenta con un spa de 1.200 metros cuadrados, una piscina interior y más de 70 tratamientos diferentes. Para los niños hay un club con un concepto innovador de actividades indoor y en la playa. Quién lo desee puede disfrutar de dos piscinas exteriores, una de ellas infinita, donde la superficie se funde con el horizonte, y otra para niños.

El imponente edificio se encuentra en Tróia, una zona conocida por su patrimonio histórico. Esta península se caracteriza por una franja de arena en la orilla del estuario del río, con aproximadamente 17 kilómetros de longitud y cerca de 1,5 kilómetros de anchura. Durante el período de ocupación romana (entre el siglo I y el siglo VI d.C.), era una isla del delta del Sado, denominada isla de Ácala. Las ruinas del asentamiento comprenden una zona de viviendas, un balneario, un núcleo religioso y varias zonas industriales. La principal actividad era la pesca, la fabricación y la exportación de conservas de pescado. Actualmente, aún existen algunos restos de ese periodo.

El sur de Tróia es un paraíso para los amantes del surf, pero también es un lugar donde los aficionados al golf pueden dar rienda suelta a este deporte. De hecho allí se encuentran algunos de los mejores campos de Europa, como Tróia Golf, diseñado por el arquitecto estadounidense, Robert Trent Jones Senior. Es único por el magnífico paisaje del entorno, que combina mar, río y sierra.

De hecho, la sierra de la Arrábida, con 500 metros de altitud, se divisa desde el hotel Tróia Design, y es otro de los atractivos de la zona, que invita a la aventura pero también a la meditación. El Parque Natural de la Arrábida, con un área aproximada de 10.800 hectáreas, destaca por el predominio de la vegetación mediterránea, con algunas especies únicas. La riqueza ambiental de la zona se extiende hasta el mar, donde se ha creado una zona de protección marina, que es el hábitat natural de muchos peces, erizos y estrellas de mar.

El litoral alentejano está poblado de pequeñas aldeas y cabañas de pescadores, donde también abundan hoteles pequeños, que combinan confortabilidad con naturaleza. Por ejemplo, las Casas Na Areia, unas cabañas boho-chic, con suelo de arena. Olas pequeñas cabañas de Brejo da Armada, unifamiliares integradas en plena naturaleza.


DÓNDE COMER

Museo do Arroz. En una antigua fábrica de arroz, con terraza a los arrozales. Tiene un restaurante más informal, llha do arroz, en la playa de Comporta.

Sal. En la playa do Pego, la más exclusiva, a la que se puede acceder sólo con tarjeta de residente.

Gervasio. Junto a la playa de Brejo, choco frito (calamar) con tomates de su huerta y una cerveza Sagres bien fría.

COMPRAS

TM Collection. Sedas, ropa y artículos portugueses para el hogar. www.tmcollection.com

Lavanda. Vestidos y bolsos, todo hippy chic.

Julio Carvalhal. Sus muebles adornan las mejores cabañas. Junto a la playa de Carvalhal.

Normas