Gastronomía

Rubaiyat, el templo de la carne en Madrid

El repertorio de carnes va desde la hamburguesa Rubaiyat, elaborada tropical kobe beef

Organizan talleres culinarios para iniciar a los niños en la gastronomía

Terraza del restaurante Rubaiyat.
Terraza del restaurante Rubaiyat.

La historia de Rubaiyat encierra mucho sentimiento. Va unido al esfuerzo de un gallego, Belarmino Fernández Iglesias, que emigró a São Paulo (Brasil), donde comenzó lavando platos en restaurantes. En los años cincuenta comenzó su gran aventura profesional, que le ha llevado a convertirse en uno de los mas afamados restauradores de Brasil y Argentina. Con una especialidad:la carne. En la Hacienda Rubaiyat, en Brasil, crían de forma natural y en libertad sus propias razas brangus (cruce de Aberdeen Angus y brahma)y tropical kobe beef.

Después de varias décadas, la familia Fernández Iglesias decidió dar el salto a España y abrir en 2006 un restaurante en Madrid, donde antaño estuvo El Balneario de Cabo Mayor, y que ha supuesto uno de sus mayores triunfos en la carrera de este emprendedor que regresó a su país por la puerta grande. Y ahí sigue, sirviendo en la capital una de las mejores carnes.

La carta es sencilla. La materia prima es la gran protagonista. El repertorio de carnes va desde la hamburguesa Rubaiyat, elaborada con 250 gramos de carne de tropical kobe beef, a la parrilla y servida con rúculas salvajes y cebollas dulces doradas. De esta misma raza se pueden tomar distintas partes como un beef de 380 gramos (68 euros), un entrecot de 360 gramos (59 euros), también tienen la versión mini de 200 gramos (33 euros). Aunque lo mejor es compartir un plato degustación (86,40 euros) para dos personas con las distintas variedades de esta exclusiva raza: picaña, asado de tira y bife de chorizo.

Las carnes de Rubaiyat.
Las carnes de Rubaiyat.

De la raza brangus, el repertorio es más amplio, desde un baby beef (380 gramos, 32,40 euros) a un solomillo alto del centro (28 euros), o el famoso steak tartar cortado a punta de cuchillo (26 euros). También cuentan con un plato que bautizan como queen beef, una pieza para dos personas, con un corte de carne muy suave, procedente de una selección de novillas de la Hacienda Rubaiyat. Las carnes, entre las que destaca el chuletón de vaca vieja, se acompañan de las famosas soufflé, por las que ya merece la pena la visita, como también por los panes caseros elaborados en el propio horno.

Las entradas no tienen demasiada complicación:parrillada de verduras, pulpo a feira, pan con tomate o salteado de setas de temporada. El resto de las carnes, cordero lechal y pollo de carne, siguen el mismo procedimiento de crianza que el vacuno. Los postres también son sencillos pero contundentes. La carta de vinos es amplia con precios ajustados. Rubaiyat tiene abierta de forma periódica su cocina para los niños, donde se les enseña a elaborar platos y a conocer la importancia de una alimentación sana, a la vez que descubrirán sabores nuevos y les permitirá iniciarse en el mundo de la gastronomía. Tiene una de las terrazas más agradables de Madrid. Durante este mes ofrece Pan, queso y vino, y Codorniz y chocolate, las tapas que han recibido el premio a las mejores de España.

Rubaiyat. Juan Ramón Jiménez, 37. Madrid. Teléfono: 913591000. 

Normas